Paso por paso

¿Cómo purgar los radiadores para tener la calefacción a punto ante la DANA?

El procedimiento es fundamental para que la caldera no trabaje el doble para desprender calor

Calefacción

Calefacción / EPC

2
Se lee en minutos
Judit Bertran

Con la llegada de la gota fría DANA, las temperaturas bajarán y también la cota de nieve. El temporal irrumpirá con fuerza entre el lunes 22 y el miércoles 24 y la gota fría que se formará por la irrupción de aire frío de origen polar. Y para estar preparados para protegernos de esta ola que se avecina, un punto significativo sería tener los radiadores purgados y preparados para el frío polar.

¿Por qué purgarlos?

A veces, los radiadores no desprenden el calor que deberían ya que dentro del sistema de calefacción se ha acumulado aire que entorpece la circulación del agua que calienta el radiador y evita que se emita calor de forma homogénea. Por lo tanto, antes de cada temporada de frío -u ola de frío- convendría purgar los radiadores para evitar pasar frío.

Cuando los radiadores no están purgados, el termostato no salta pero la caldera trabaja hasta el doble para conseguir llegar a la temperatura deseada.

Por lo tanto, un sistema de calefacción eficiente evitará derroches de energía, y menos ahora que el precio de la luz se ha elevado.

¿Cómo podemos hacerlo?

El proceso consiste principalmente en expulsar el aire sobrante del circuito de los radiadores. Y para hacerlo, primero tenemos que comprobar si es necesario: encienda la calefacción y pase la mano por la parte superior del radiador, si está más fría que la parte inferior, eso significa que tiene aire.

El purgado se realiza con la caldera apagada y los radiadores fríos.

Noticias relacionadas
  1. Empiece con el radiador más cercano a la caldera.

  2. Coloque un recipiente bajo la llave (un cazo o un vaso) para el agua que salga del purgado.

  3. Gire la llave con un destornillador o con una moneda para abrir la válvula. Posteriormente empezará a salir aire -que generalmente huele mal- junto con algo de agua.

  4. Cuando el chorro de agua que salga sea totalmente fluido -al principio no lo será-, puede cerrar la llave girándola en sentido inverso.

  5. Repita el proceso en todos los radiadores. Recuerde seguir el flujo del agua -empezando por el más cercano a la caldera.

  6. Revise la presión de la caldera (1-1,5 bares) tras eliminar el purgado de cada radiado antes de seguir con el siguiente, ya que tras el purgado suele bajar el nivel de presión.

  7. Cerrar la llave del radiador y, de nuevo, comprobar la presión.