07 abr 2020

Ir a contenido

GRÁFICOS

Así se aprecia el cambio climático en cuatro lugares emblemáticos

Imagen del cambio en el lago glaciar Jökulsarlon

Imagen del cambio en el lago glaciar Jökulsarlon

El cambio climático que provoca el calentamiento del planeta puede apreciarse no solo en las estadísticas sino también en lugares concretos de la Tierra. Estos son cuatro de ellos:

1. El glaciar Columbia en Alaska

El enorme glaciar que desciende desde las montañas de Chugach al fiordo Prince William, en la gélida Alaska, ya es una sombra de lo que era cuando fue descubierto por exploradores británicos en 1794. 

La nariz del coloso de hielo se extendía hasta el borde norte de la isla de Heather, cerca de la desembocadura de la Bahía de Columbia. El glaciar mantuvo esa posición hasta 1980 cuando comenzó a retroceder a un ritmo cada vez más rápido, hasta llegar a 15 kilómetros menos. Si el deshielo continúa, la masa de agua liberada contribuiría de forma directa al aumento del nivel de los océanos en el globo terráqueo. 

2. El lago glaciar Jökulsarlon

El mayor y más conocido lago glaciar de Islandia, ha doblado su capacidad en los últimos 45 años por el acelerado deshielo del glaciar Vatnajökull, del que se alimenta, hasta los 20 kilómetros cuadadrados. En algunas zonas tiene ya una profundidad de 230 metros. Pero en 1930, ni siquiera existía.

3. La deforestación de la Amazonia

Ipixuna es una de las zonas de Brasil donde más se aprecian los efectos de la pérdida de masa forestal que afecta a la Amazonia. Una pérdida de 9.762 kilómetros cuadrados de vegetación –el equivalente a Chipre– en un año, según datos del 2019, que supone un 30% más de lo que se había perdido el año anterior. 

Los incendios en la zona no ayudan y tampoco la política de Jair Bolsonaro de negar el desastre ecológico. En Rondonia, el tercer estado más deforestado de la Amazonia, la construcción de una carretera se está llevando por delante mucho más que el tramo necesario para que pasen los vehículos. La mano del hombre va más lejos que la de la naturaleza.

4. El mar de Aral

El gran mar interior del Cáucaso, el mar de Aral, uno de los cuatro lagos más grandes del mundo, es hoy poco más que una laguna seca y altamente contaminada debido al desvío de los ríos que lo nutrían. Reducido al 10% de su tamaño original, se ha divivido en dos. El norte está creciendo gracias a la construcción de un presa, mientras que el sur se está desecando por la dejadez de las autoridades.