19 sep 2020

Ir a contenido

CONTAMINACIÓN

Madrid respiró en el 2019 el mejor aire de la década gracias al veto al coche

El área creada por Carmena contagió la reducción de la contaminación al resto de la ciudad

Ecologistas en Acción denuncia que el 'efecto Almeida' ha empezado a restar eficacia a las medidas

Manuel Vilaseró

Manifestación en favor de Madrid Central.

Manifestación en favor de Madrid Central. / EL PERIÓDICO

El efecto de Madrid Central en la mejora de la calidad del aire no se ha limitado al área donde rige el veto al coche. Las mediciones de contaminación en el conjunto de la capital de España arrojaron en el 2019 los mejores datos de la década gracias a la zona de bajas emisiones (ZBE) creada por la anterior alcaldesa, Manuel Carmena, según un informe de Ecologistas en Acción.

La reducción se ha concentrado en el contaminante más problemático, el dióxido de nitrógeno (NO2). Su media anual ha bajado un 10% respecto a la de los nueve años anteriores. En la estación de la plaza del Carmen, situada dentro de Madrid Central, ha disminuido un 22%.

De 11 a 2 estaciones

A lo largo de la década, un promedio de 11 estaciones de medición habían superado el valor límite anual que marcan las directivas europeas (40 microgramos por metro cúbico), mientras que en el 2019 lo han hecho solo 2 (plaza Elíptica y Escuelas Aguirre). Ningún año se había bajado de seis.

El otro baremo legal, el del número de horas que se superan los 200  microgramos por metro cúbico, solo la estación de la plaza Elíptica lo rebasa, cuando hasta ahora lo habían hecho cada año entre dos y seis estaciones.

El informe también tiene en cuenta que el 2019 no fue un año más lluvioso que la media de la década, lo que habría facilitado la caída de la polución. Al contrario, estuvo algo por debajo, tanto en días de lluvia como en cantidades de precipitación.

Claro contagio

Para Juan Bárcena, portavoz de la oenegé, los datos son una prueba de que "no ha existido" el denominado ‘efecto frontera’ que preconizaban los que se oponían a Madrid Central. Estos sostenían que los automóviles contaminantes colapsarían su  entorno inmediato. "Al contrario, se ha producido el ‘efecto contagio’ al evitar que miles de conductores se planteen entrar o cruzar Madrid en coche", ha explicado Paco Segura, portavoz de contaminación de Ecologistas.

Ante esta situación, podría no quedar muy lejos el momento en que Madrid pudiera cumplir con las directivas europeas, evitando así las sanciones que amenazan a España. Ecologistas cree que son necesarias, sin embargo,  medidas adicionales y su temor es que los recortes que ya ha aplicado y prevé llevar a cabo el actual alcalde, José Luis Martínez Almeida, den al traste con la mejoría.

'Efecto Almeida'

En el segunda semestre del año, después de "la confusión creada por Almeida, la situación empeoró". Baste decir que en la única estación situada dentro del perímetro de Madrid Central, la de la plaza de El Carmen, los contaminantes subieron un 50% de junio a julio, después que se anunciara la paralización de la imposición de multas. Es lo que denominan el 'efecto Almeida’.

Los ecologistas lograron que se volvieran a imponer multas al ganar un recurso judicial. Este mismo jueves han vuelto a presentar otro ante el contencioso-administrativo  contra las medidas que a finales del año pasado recortaron el perímetro de Madrid Central y alagaron la moratoria a determinados vehículos contaminantes.