Ir a contenido

acciones de Extinction Rebellion en nuevos ministerios

La rebelión climática sube de grado con acampadas y cortes de tráfico

Centenares de personas plantan tiendas frente al ministerio de Transición tras colapsar el centro de Madrid

Londres encabeza, con 135 detenidos, una nueva ola de protestas en 60 ciudades de todo el mundo

Manuel Vilaseró

La rebelión climática sube de grado con acampadas y cortes de tráfico

EUROPA PRESS

Las protestas contra la pasividad de los Gobiernos frente a la crisis climática han subido de grado este lunes en 60 ciudades de todo mundo con cortes de tráfico y acciones de desobediencia civil que se han saldado con no menos de 200 detenciones. En Madrid se han vivido momentos de tensión cuando centenares de activistas han bloqueado la circulación a primera hora de la mañana en una arteria clave de acceso al centro, junto de Nuevos Ministerios. Otros tantos han empezado poco después una acampada indefinida en la plaza San Juan de la Cruz, frente al Ministerio para la Transición Ecológica.

Las protestas han sido convocadas por el colectivo Extinction Rebelion, que saltó a los medios el pasado abril al bloquear durante varios días los puentes de acceso al corazón de Londres. Reclaman una declaración de emergencia climática y ecológica que vaya acompañada de medidas concretas que permitan hacer frente de verdad al calentamiento del planeta.

En la capital de España, a la convocatoria se han sumado también movimientos como Fridays for Future y grupos ecologistas como Greenpeace y Ecologistas en Acción, integrados en el colectivo 2020 Rebelión por el Clima, lo que les ha permitido dar un salto adelante en cuanto al número participantes.

Tres detenidos

El corte en el puente de Joaquín Costa sobre la Castellana se ha producido poco después de las 8,30 horas . Los activistas se han tumbado o sentado en el suelo y han encadenado a la vallas una pequeña embarcación, causando un gran colapso de tráfico.

La intervención policial, que no ha logrado reabrir la vía hasta las 12 horas, se ha saldado con unas 30 personas trasladadas a comisaría y tres detenidas, que a las pocas horas han sido liberadas. También se han producidos varios heridos leves, según la organización.

Acampada

Mientras la policía estaba enfrascada en este desalojo, otros activistas distribuidos en tres columnas llegadas de otros tantos puntos de la ciudad han plantado unas 40 tiendas de campaña sin que las autoridades hayan puesto ningún reparo.

"Frente al colapso del que advierte la comunidad científica, urge tomar medidas inmediatas antes de llegar a un punto de no retorno", explicaban los activistas, que quieren denunciar "la pasividad del Gobierno y de las empresas frente a la crisis climática".

Los portavoces del movimiento explicaron que se reunieron con la ministra Teresa Ribera el 4 de septiembre, pero ante lo que califican ante la "inacción" por parte del Gobierno en funciones, han decidido quedarse frente al edificio hasta obtener alguna respuesta concreta a sus peticiones. 

Londres y Amsterdam

Londres se perfila, una vez más, como el epicentro de las protestas. La policía británica suma ya 135 detenidos en las primeras movilizaciones, que no han hecho más que comenzar. Los activistas indicaron a los medios que esperan que sus movilizaciones lleguen a ser hasta cinco veces mayores que las de abril, cuando se produjeron más de 1.100 detenciones.  Está previsto que los bloqueos duren un mínimo de dos semanas y se espera que participen en ellos más de 20.000 personas que ocuparán once zonas estratégicas, incluyendo la plaza de Trafalgar y el puente de Westminster.

En Amsterdam el centro quedó loqueado por más de mil manifestantes sentados y agarrados unos a otros en la calle Stadhouderskade, una de las más frecuentadas de Ámsterdam. En Berlín se ha iniciado, como en Madrid, una acampada frente a la sede del Gobierno federal, en la que ha participado la capitana de la ONG Sea Watch, Carola Rackete.

El muñeco de Thunberg

El contrapunto ha tenido lugar en Roma, donde un muñeco con la figura de Greta Thunberg, apareció colgado del cuello en un puente. El maniquí  de la joven activista sueca de 16 años también muestra un letrero en el que está escrito en inglés "Greta is your good" (Greta es tu dios ).

La imagen inmediatamente hizo reaccionar a la clase política. La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi (Movimiento 5 Estrellas), expresó en Twitter la "solidaridad" de su ciudad hacia la familia de Greta Thunberg.

 


 

Temas: Ecología Madrid