Ir a contenido

EMERGENCIA EN LOS OCÉANOS

La subida máxima del mar obligaría a "reconfigurar toda la costa española"

Los dos científicos españoles que firman en el informe del IPCC, "sorprendidos" por la aceleración de los cambios

La ministra Ribera advierte que "es imprescindible" emprender la adaptación a la crecida de los mares

Manuel Vilaseró

Los estragos causados por un temporal en el paseo marítimo de Blanes.

Los estragos causados por un temporal en el paseo marítimo de Blanes. / JORDI ALTESA (ACN)

Si se cumplieran los peores augurios del informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) sobre los Océanos y la Criosfera hecho público este miércoles, España se vería obligada a "reconfigurar toda la costa" para afrontar una subida del nivel del mar que podría llegar a alcanzar los 1,1 metros de altura a fin de siglo. Aún en el escenario más optimista, con una subida del nivel del mar de 43 centímetros, habría que tomar importantes medidas de adaptación para salvar los humedales, los deltas de los ríos y las playas, algunas de la cuáles están abocadas a la desaparición. Así lo han explicado este jueves los dos científicos españoles que han participado en la  elaboración del documento encargado por la ONU.

"Lo peor es que aumentaría la frecuencia de los eventos extremos como los que hemos tenido en años anteriores, por ejemplo, en Cantabria cuando la combinación de mareas altas astronómicas y un aumento del nivel medio del mar han dado lugar a los daños que hemos experimentado", ha señalado Íñigo Losada, director de Hidraúlica Ambiental de la Universidad de Cantabria, recordando que según el informe "fenómenos extremos que ahora tienen una recurrencia de una vez cada cien años podrían ser prácticamente anuales a partir del 2030-2035 en el peor de los escenarios".

Mediterráneo y Canarias

Todo ello obligaría a esa reconfiguración de la costa, especialmente en las zonas más afectadas: el litoral mediterráneo y Canarias. El Ministerio para la Transición Ecológica en colaboración con las comunidades autónomas, un informe de evaluación de cuáles serían los daños económicos, las personas, las infraestructuras y los ecosistemas  afectados, al tiempo que se planifican medidas para evitarlos, "poniendo el acento en la restauración de los humedales, las playas y ecosistemas marinos como los de la posidonia que cumplen una función muy importante disipando la energía de esos eventos extremos y contribuyen a acumular arena".

El Delta de l'Ebre

Uno de los puntos más afectados en España sería el Delta del Ebre, que solo se podría salvar con una "adecuada gestión del aporte de sedimentos".

A los dos científicos españoles lo que más les ha sorprendido del informe es la "aceleración de los efectos del cambio climático que se ha producido en las últimas tres décadas", según Javier Arístegui, oceanógrafo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, para quién el mensaje que salga no debe ser pesimista.

"El cambio es irreversible, pero depende de nosotros que sea o no una tragedia, depende de que tomemos decisiones ya, no sólo en la reducción de emisiones sino en la adaptación a  los eventos extremos", ha señalado el oceanógrafo.

La ministra Ribera

Ambos expertos han participado en una presentación del informe del IPCC en Madrid durante la cual la ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, ha advertido que "no basta" con la mitigación de las emisiones de gas de efecto invernadero, sino que es "absolutamente imprescindible" combinarla con las políticas de adaptación como las apuntadas por los expertos.