Ir a contenido

NUEVAS EVIDENCIAS EN LA REVISTA 'NATURE'

La acción del hombre rompe los ciclos climáticos de los últimos 2.000 años

Tres estudios demuestran que el calentamiento global actual es el único fenómeno planetario y unificado

Los científicos llaman a la acción ante la evidencia de que la industria ha sido el disruptor de la crisis

Valentina Raffio / Carlos Márquez Daniel

Franceses y turistas, bañándose en las fuentes junto a la torre Eiffel para combatir la canícula, este jueves. 

Franceses y turistas, bañándose en las fuentes junto a la torre Eiffel para combatir la canícula, este jueves.  / BERTRAND GUAY / AFP

Alguien podría caer en la tentación de pensar que el calentamiento global contemporáneo es un episodio más de cuantos fenómenos cíclicos va soportando el planeta. Ahora toca calor, luego nos vamos al frío, y así sucesivamente, porque el mundo es caprichoso y los caminos del clima son inescrutables. Ha tenido que venir la prestigiosa revista Nature para dejar claro, con tres estudios, que lo que muchos consideran un episodio más de la Tierra es una verdadera crisis climática, porque el trance en el que estamos inmersos es uniforme y global, algo que no había pasado en los últimos 2.000 años.

Es, por lo tanto, la única etapa de los dos últimos milenios en la que queda demostrada una coherencia en la variabilidad de las temperaturas en todo el mundo. Todo, coincidiendo con el inicio de la era industrial, en el siglo XIX. Los investigadores han llegado a la conclusión de que el 98% del planeta padece los efectos del calentamiento global, un hecho que, tal y como señalan, demuestra que el impacto humano sobre el medio ambiente “tiene una consistencia espacial sin precedentes en el contexto de los últimos 2.000 años”. En todo este tiempo se han producido otros episodios climáticos de alcance. Han sido dos. El primero, marcado por un intenso calor, sucedió entre los siglos X y XIII y se le conoce como anomalía climática medieval. Pero en ese caso, el termómetro, de haber existido, solo se habría disparado en el 40% de la superficie terrestre, mientras que el otro 60% siguió tan pancho. El segundo episodio recibe el nombre de pequeña edad de hielo y se enmarca entre los siglos XIV y XIX.

Respuesta natural

Los negacionistas detendrían el relato en este punto para hacer una pregunta lógica: ¿cómo se sabe el alcance de esos fenómenos si apenas existe documentación ni se disponía de la tecnología para estudiarlos? Bastaba con preguntárselo a la naturaleza, esto es, con consultar los anillos de los árboles del Ártico o de zonas alpinas, que además de la edad también informan sobre las variaciones de temperatura, la composición química de los corales y los sedimentos de los lagos y de los glaciares. Y, por si fuera poco, se ha añadido la información de las erupciones volcánicas ocurridas a principios del siglo XIX. Todo ello interpretado bajo la lupa de siete métodos estadísticos diferentes y respaldado por 700 registros climáticos de todo el mundo. 

A grandes rasgos, estos nuevos estudios arrojan conclusiones preocupantes para el planeta. Si bien es cierto que este no es el primer cambio en el clima al que se enfrenta la Tierra, todo apunta a que sí que estamos ante el primero que es causado directamente por la actividad humana y no por causas naturales, como podría ser un pico de actividad volcánica. El calentamiento global ha aumentado drásticamente a partir de la segunda mitad del siglo XX, por lo que la tendencia general sugiere que la situación ha ido empeorando progresivamente en las últimas décadas. Esto, a su vez, también sugiere que los pronósticos sobre el aumento de las temperaturas efectuados para las próximas décadas, aunque puedan sonar catastróficos, son más que plausibles.

Mensaje para los negacionistas

“Estos estudios deberían detener a los negacionistas del cambio climático que afirman que el reciente calentamiento global es parte de un ciclo climático natural. Los datos obtenidos demuestran la clara diferencia entre los cambios en el clima regionales y localizados y el efecto verdaderamente global de las emisiones de gases de efecto invernadero antropogénicas", comenta Mark Maslin, profesor de climatología en el University College London (UCL) y experto independiente a los recién publicados estudios. 

“Estos hallazgos destacan lo excepcional que han sido estas décadas. No solo el cambio climático en el siglo XX es el calentamiento más rápido en el registro, sino que es la primera vez que el clima está cambiando en todas partes del mundo de la misma manera”, añade Daniela Schmidt, profesora de paleobiología de la Universidad de Bristol en relación a estos nuevos estudios. Por su parte, Peter Stott, jefe del departamento que investiga el clima en el Met Office Hadley Centre británico, valora de estas nuevas investigaciones el hecho que hayan demostrado que estos “patrones de calentamiento” del planeta no se habían registrado antes de la aparición de la industria. 

La publicación de estos estudios, además de aportar nuevas evidencias científicas sobre el calentamiento global, también conllevan una llamada a la acción por parte de la propia comunidad científica. Simon Lewis, profesor de Ciencias del Cambio Global del UCL, considera que estos informes “refuerzan la evidencia de que la acción humana está causando cambios rápidos en el clima del planeta” y se pregunta si la ciudadanía “obligará a los gobiernos y a las empresas a tomar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero para estabilizar el clima”.