Ir a contenido

FUEGOS HISTÓRICOS

Punto final judicial a los incendios del Berguedà 25 años después

Endesa ha sido condenada a pagar alrededor de 70 millones de euros a los afectados, según 'Regió 7'

EL PERIÓDICO

Uno de los focos del incendio del Berguedà, en Puig Reig, en 1994.

Uno de los focos del incendio del Berguedà, en Puig Reig, en 1994. / RICARD CUGAT

Han pasado 10 años del incendio de Horta de Sant Joan y sus presuntos responsables, Antonio Paz y Lorenzo Forner, siguen sin ser juzgados, pero es que las decenas de afectados por los incendios del Berguedà han tenido que esperar un cuarto de siglo para que el Tribunal Supremo dictara sentencia.

Las elevadas temperaturas que se registraron en julio de 1994 con la entrada de una ola de aire caliente procedente de África favorecieron la propagación de más de 100 incendios simultáneos en el Este de la península Ibérica. A partir de aquel 3 de julio en el Bages y el Berguedà ardieron más de 45.000 hectáreas (60.000 según la fuente), y a estas comarcas afectadas se sumaron otras como el Baix Llobregat, el Priorat, la Segarra y el Alt Camp. Cuatro personas perdieron la vida en el mayor fuego que ha sufrido Catalunya en las últimas décadas

Las chispas de un tendido eléctrico

El fuego del Berguedà se inició en el término municipal de Gargallà y se fue uniendo a otros incendios. El origen de las llamas fueron las chispas que saltaron de un tendido eléctrico de la compañía Fecsa (posteriormente absorbida por Endesa). Así lo dictaminó finalmente el Tribunal Supremo el pasado mes de abril después de décadas de pleitos planteados. Según informó el diario 'Regió 7', la compañía eléctrica deberá abonar aproximadamente unos 70 millones de euros, cantidad resultante de sumar la indemnización por los daños causados y los intereses generados ene esos 25 años.

La demora ha sido tal que 11 de los demandantes ya han fallecido y han sido sustituidos por sus herederos. En todo el proceso comparecieron como afectados 117 propietarios agrícolas y forestales, aunque algunos de ellos llegaron a acuerdos o fueron apartados de la causa antes de la fase final. En esta última etapa del supremo han sido una veintena, varios de los cuales habían presentado las demandas de coste más elevado.

A raíz de aquellos incendios se empezó a evidenciar un problema medioambiental del que sigue sin hallarse solución: la despoblación rural y el abandono de los terrenos agrícolas y forestales son el combustible perfecto para que se propaguen las llamas.