Ir a contenido

FRENTE A TARRAGONA

El Gobierno deja en el aire la continuidad de la plataforma petrolera Casablanca

La licencia expirará el próximo día 27 sin que el Consejo de Ministros de este viernes haya tomado una decisión sobre la petición de prórroga presentada por Repsol

Manuel Vilaseró

Vista aérea de la plataforma Casablanca.

Vista aérea de la plataforma Casablanca. / ACN

La continuidad de la plataforma petrolera Casablanca, situada frente a las costas de Tarragona, ha quedado en el aire después que el Consejo de Ministros de este viernes no haya tomado ninguna decisión sobre la prórroga de diez años solicitada por Repsol. La actual licencia para operar expira el próximo día 27 y a partir de las 23.59 de la noche la compañía deberá detener la extracción del crudo de los pozos.

Podría darse la circunstancia de que la prórroga se concediera en la siguiente reunión del Gobierno, prevista para el 28 de diciembre. En ese caso quizás se podrían salvar las pocas horas que mediarían entre la obligación de cierre y la aprobación de la prórroga, pero si fuera más allá se entraría en un complicado proceso de parado y arranque de la instalación, según fuentes del grupo petrolero.

El borrador de la ley de Cambio Climático elaborado por el Gobierno prevé que tras su entrada en vigor no se conceda ni un solo permiso más de explotación o exploración de hidrocarburos, pero respecto a las actuales concesiones solo indica que deberán haberse extinguido a más tardar el año 2040.

Petición de cierre

La Aliança Mar Blava, integrada por 120 entidades de la sociedad civil, del sector privado y de la Administración ha reclamado al Ministerio para la Transición Ecológica que no autorice la prórroga para acabar con “los vertidos” que, aseguran, ocasiona con frecuencia la infraestructura.

La concesión data del tres de noviembre de 1978 y fue otorgada por un período de 30 años, más dos prórrogas de 10 años cada una, la primera de la cuáles es la que vence el día 27. La plataforma vehícula el petróleo extraído de cuatro pozos, los denonimandos Boquerón, Chipirón, Lubina y Montazano cuyas licencias les permiten operar hasta 2025, pero no pueden hacerlo sin la plataforma.

La única plataforma 

La petición de prórroga fue presentada por Repsol hace más de un año y desde la compañía se considera que reúne todos los requisitos legales para ser concedida. El Ejecutivo no ha facilitado ninguna versión sobre los motivos del apalazamiento de la decisión ni sobre sus intenciones futuras.

Casablanca es  la única explotación de crudo en el mar que funciona en España y tampoco extrae una gran cantidad, sólo 2.000 barriles diarios, pero sirven apara nutrir la refinería de Tarragona, con la que le une un oleoducto. La cámaras de comercio de la zona se han pronunciado contra el cierre y sostienen que genera una actividad económica estimada en 16 millones de euros.      

Temas: Repsol Petróleo