Ir a contenido

MEDIO AMBIENTE

La Cumbre del Clima permite avanzar en el acuerdo de París pero no va más allá

La parte esencial del libro de reglas que hará operativo el pacto de la capital francesa obtiene luz verde

El frente del petroleo logra descafeinar la declaración política sobre la necesidad de reducir más las emisiones

Manuel Vilaseró

Unos operarios empiezan a desmontar algunos de los puntos de información habilitados durante la Cumbre del Clima de Katowice (Polonia), este sábado.

Unos operarios empiezan a desmontar algunos de los puntos de información habilitados durante la Cumbre del Clima de Katowice (Polonia), este sábado. / JANEK SKARZYNSKI (AFP)

La Cumbre del Clima de Katowice ha logrado mantener a salvo el desarrollo del acuerdo de París, algo que que no era fácil ante el nuevo contexto internacional desfavorable, pero no ha ido mucho más allá. El punto clave de la conferencia, el libro de reglas que convierte en operativo el pacto de la capital francesa han salido adelante casi en su totalidad. En este sentido se puede hablar de éxito. Pero la declaración política de debía instar a los países a aumentar los esfuerzos en la reducción de emisiones a la luz de los últimos informes de la ONU ha quedado descafeíanada por la oposición radical de frente del petróleo.

Como ya se ha convertido en norma en todas las cumbres del clima, en la COP 24 se ha acabado cerrando el acuerdo en el tiempo de descuento con retrasos causados por el empecinamiento de algunos países es enmendar un punto concreto. En este caso ha sido Brasil, el nuevo Brasil del ultraderechista Bolsonaro, negacionista del cambio climático, que ha presentado objecciones al artículo número 6 de las reglas del acuerdo de París relativo al comercio de emisiones entre los países.

Algo colateral que ha sacado de quicio a los delegados de los más de 190 países hasta que se ha optado por dejar este punto para la próxima cumbre, que tendrá lugar en Chile. La conferencia debería haber finalizado el viernes pero el plenario se suspendió a las 19.30 horas para dar lugar a negociaciones interminables. Una vez solventada la crisis causada por Brasil, la guinda la ha puesto Turquía. Ante las cesiones de la presidencia polaca de la cumbre a Brasil, los turcos han visto la oportunidad para a  que se les reconozcan unas circunstancias especiales que llevan reclamando cinco años y con las que saldría ganando en cuestiones de financiacion. Dinero.

El secreto de la letra pequeña

Sin unas reglas que establecieran cómo se debe aplicar el acuerdo de París (2015) este se convertiría en papel mojado. Su aprobación estaba fijada para esta cumbre y, salvo en el caso de la objeción de Brasil, es la que ha tenido el campo más despejado, al no contar con la oposición del ‘imperio del petroleo’ (Arabia Saudí, Kuwait, Estados Unidos y Rusia). 

La socorrida frase del Conde de Romanones,  “dejad que ellos (los diputados) hagan las leyes, que yo haré el reglamento” le viene al pelo a esta cumbre. La clave está siempre en la letra pequeña y aunque las reglas sean tan técnicas y complejas de explicar son lo habrán marcado la frontera entre el éxito o el fracaso de la cumbre, según coinciden en destacar los negociadores.

Las reglas afectan sobre todo a cómo contabilizan los países las emisiones y los objetivos de reducción a que se comprometen. Estados Unidos siempre ha perseguido que todos los países estén obligados a contabilizar todo de la misma manera pero China y Rusia, pero durante la cumbre han cedido. La entrada en vigor de la contabilidad homogénea se ha fijado para 2024, un momento en que se supone que la administración de Trump ya habrá abandonado el acuerdo de París (no puede hacerlo efectivo hasta 2020) nadie de los que trabajan en cambio climático de ese ejecutivo creen que el anuncio se vaya a ejecutar.

Los países menos desarrollados tampoco querían verse obligados a elaborar los complejos sistemas de contabilidad porque carecen de medios para hacerlo. Para ellos, el documento final les adjudica unos mecanismos de flexibilidad temporal con los que se han quedado satisfechos.

“Tenemos una serie de decisiones que hacen operativo el Acuerdo de París y que son tremendamente robustas", ha valorado la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Para ella, esta de hoja de ruta supone “un motor de cambio” que permitirá ir avanzando hacia una mayor ambición, en línea con el contenido de ese informe científico de Naciones Unidas (IPCC).


Hacia los 1,5º C

Los informes del IPPCque advertían de la urgencia de tomar medidas "extremas" para frenar el calentamiento a 1,5ºC (París se conformaba con no llegarf a 2ºC) han sido recogidos en la declaración política sin  concreción ni contundencia.

El texto final señala que la cumbre "acoge con satisfacción" el informe y reconoce el papel del IPCC a la hora de proporcionar la base científica que sirva a los países para adoptar políticas frente al cambio climático pero no precisa a que nivel hay que aumentar de ambición para lograr el objetivo del 1,5ºC.

En uno de los borradores del acuerdo figuraba que había que reducir las actuales emisiones prácticamente a la mitad  en el 2030, pero este punto ha desaparecido del documento final y solicita a todos los Estados que tengan en cuenta los resultados del reciente Informe Especial sobre los 1,5ºC en las negociaciones.

Cesión controvertida

Desde la óptica de los países como España o la UE, que reclaman más ambición a la hora de luchar contra el cambio climático, se ve la falta contundencia en la declaración final como una cesión menor hacia para que el Ejecutivo de Donald Trump pueda tener su espacio de protesta mientras permite que avancen los mecanismos que pondrán en marcha todo el engranaje contra el calentamiento. 

Al fin y al cabo, declaraciones políticas puede haber muchas de aquí al 2020, que es el momento en el que los países deben presentar definitivamente sus compromisos voluntarios para la próxima década. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha convocado además, una cumbre de jefes de Estado en Nueva York para septiembre del 2019 en la que se instará sobre todo a las grandes potencias a fijar ya sus objetivos y que estos sean más ambiciosos.

Ecologistas en Acción, en cambio, no les ha parecido una cesión inocua. Al contrario. "El informe del IPCC sobre 1,5ºC es claro afirmando que apenas quedan 12 años para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero y señala a la región Mediterránea, incluida España, como uno de los países más vulnerables. Ser permisivos con la dilación de la acción climática pone en enorme riesgo a la inmensa mayoría de la población española en el medio plazo", ha señalado Javier Andaluz, coordinador de Acción Climática de la oenegé.

Tatiana Nuño (Greenpeace) opina en la misma línea que Katowice "no ha recogido ni los compromisos ni la ambición necesarios". "Ahora es clave que para la Conferencia que se celebrará en Chile para lo scompromisos sean muchas mucho más ambiciosos.


David Howell, de Seo Birdlife, considera  también que "se despejan algunas dudas para poder aplicar el Acuerdo de París, los avances han sido tímidos". "El acuerdo se queda con una ambición insuficiente ante la emergencia climática actual", ha dicho en Twitter.