Ir a contenido

España sigue entre los rezagados en la lucha contra el cambio climático

Estados Unidos y Arabia Saudí ocupan las dos últimas posiciones del ránking hecho público en la Cumbre del Clima de Katowice

Manuel Vilaseró

Central térmica de Andorra Teruel.

Central térmica de Andorra Teruel. / AGUSTÍ CARBONELL

España ha escalado tres posiciones en la clasificación del Índice de Actuación frente al Cambio Climático 2019 (CCPI, por su siglas en inglés) pero sigue en la parte baja de la tabla. Ahora ocupa la posición 35, en un ránking en el que el dudoso honor de ocupar el farolillo rojo lo comparten los Estados Unidos y Arabia Saudí (59 y 60).

La ligera mejoría se debe al “impulso a la ambición climática y a las energías renovables que ha dado el nuevo Gobierno”, según  Seo Bird Life, una de las organizaciones ecologistas que forman parte de los coordinadores del estudio. Queda, sin embargo, mucho por hacer. Empezando porque “las emisiones han seguido una preocupante tendencia al alza los últimos años”.

“Para seguir esta tendencia y convertirse en un auténtico líder climático se tiene que avanzar con decisión en varios frentes, tanto por parte del  Gobierno y como de las autonomías y municipios", ha señalado el responsable de Cambio Climático de la organización ecologista, David Howell. Hay que tener en cuenta que en el 2014 España llegó a ocupar el puesto 23 y en sólo tres años cayó 15 puestos por la inacción del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Aumento mundial

El índice, elaborado por Germanwatch y el Instituto New Climate junto con la Red de Acción Climática (CAN), se ha presentado este lunes durante la celebración de la Cumbre del Clima (COP24), en la ciudad polaca de Katowice. Los autores muestran su decepción porque después de tres años consecutivos en los que las emisiones de dióxido de carbono mundiales permanecieron estables, éstas hayan vuelvo a  aumentar en el 2017 y vayan a hacerlo aún más en el 2018, según las últimas previsiones.

"Sólo unos pocos países" han comenzado a implementar estrategias para limitar el calentamiento global por debajo de 2 o incluso 1,5 grados centígrados”, los objetivos acordados en el acuero de París (2015), recuerda el informe.

El CCPI señala que, aunque se ha producido un crecimiento continuo de la energía renovable, especialmente en los países que antes tenían una baja puntuación, se constata una "falta de voluntad política" en la mayoría de los gobiernos para “eliminar los combustibles fósiles a la velocidad necesaria”. Algo que se considera injustificable desde el punto de vista técnico y económico a la vista del desarrollo alcanzado por las energías límpias.

Segunda plaza para Marruecos

En contraste con España. Marruecos, que aumentó significativamente su participación en la capacidad de energía renovable ocupa la segunda plaza detrás de Suecia. Por el contrario, Alemania vuelve a caer, desde el puesto 22 al 27 (sus emisiones no han disminuido desde 2009). China sube al rango 33 por un exitoso plan de apoyo a la energía renovable y los Estados Unidos (59) está a la cola por la regresión protagonizada por la Administración Trump.

Respecto al papel de España en la lucha contra el calentamiento global, el diputado  de Equo Juantxo López de Uralde,  ha revelado que el Gobierno solo ha aportado el 14% de la inversión que se comprometió aportar en 2014 al Fondo Verde para el Clima (Green Climate Fund) para contribuir a los esfuerzos de países en vías de desarrollo por alcanzar sus metas en materia de adaptación y mitigación al cambio climático.

De los 120 millones de euros inicialmente comprometidos para este fin, "España sólo ha aportado, hasta el momento, 17 millones", lo que "demuestra que, por un lado, van las palabras y, por otro lado, los hechos", ha criticado Uralde.