14 ago 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA A LA DELEGADA DE MOVILIDAD DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID

Inés Sabanés: "Con sus críticas a Madrid Central el PP retrocede a los años 80"

La impulsora de las restricciones cree que pasará como con la ley del tabaco, "todos acabarán aplaudiéndolas"

"Bruselas nos somete a vigilancia. Si no aplicamos esta medida nos llevarán a los tribunales comunitarios", advierte

Manuel VIlaseró

Entrevista con Inés Sabanés, concejala impulsora de ’Madrid Central’ / JOSÉ LUIS ROCA

Inés Sabanés, nacida en Cubells (Lleida) hace 65 años, tiene un largísimo currículo de dedicación al servicio público desde el ámbito local y autonómico de Madrid. Integrada como miembro de Equo en la lista de Ahora Madrid liderada por Manuel Carmena, la delegada de Movilidad y Sostenibilidad es el alma que ha impulsado la primera gran zona de bajas emisiones de España, Madrid Central. No parece alterada por la campaña mediática y jurídica que ha emprendido la oposición.   

¿Podría resumir para los lectores que viven fuera de Madrid y vayan a visitarlo en que consiste Madrid Central y cual son sus objetivos?

Es una zona de bajas emisiones que combina la prioridad residencial, preservar sevicios y suministros, con restringuir el acceso a los vehículos más contaminantes. Porque es una cuestión de salud, porque nos lo requiere la normativa europea y porque ya vamos retrasados.    

En España la justicia puede que paralice este plan cuando en Alemania son los jueces los que están obligando a la ciudades a limitar los coches más contaminantes.   

Si, es cierto, y paradójico, pero ya estamos acostumbrados, también tuvimos que paralizar el protocolo para episodios de alta contaminación por no recuerdo que papel faltaba. Todo forma parte de esta política obstrucionista tan absurda. Estamos a lo que nos digan pero la justicia deberá tener en cuenta que si no pusiéramos en marcha Madrid Central quien se echaría encima de nosotros serían los tribunales de la Unión Europea.

Bruselas lleva años reclamando medidas como esta.

Cuando accedimos al gobierno municipal ya estaba abierto un procedimiento de infracción contra España por la contaminación de Madrid y Barcelona. La UE rechazó los planes que presentó Ana Botella entre 2013 y 2015 porque no solucionaban nada. Gracias al plan Aire, que incluye Madrid Central, y a planes similares de Barcelona, España ha conseguido una moratoria que le permite librarse de una posible demanda ante los tribunales comunitarios.  Pero estamos sometidos a un control estricto para que cumplamos lo prometido, una reducción de la contaminación del 23% en el 2020.

¿Lo que en este caso serían los ‘hombres de verde’  vienen a inspeccionar?

Si, nos hemos reunido con ellos varias veces, pero sobre todo tenemos que presentar cada dos meses una actualización de como va la implantación de las medidas y la calidad del aire.

Como les explica a los dirigentes que vienen de Europa, donde están acostumbrados a medidas como esta, la reacción furibunda de la oposición.

Es muy soprendente porque esto no ha salido de la nada. Madrid ya había venido dando pasos en este sentido incluso con gobiernos anteriores del Partido Popular. Les cuento lo que ocurre, que el PP experimenta un proceso de involución muy claro. Están volviendo a los años 80, cuando se oponían a impedir las entrada de los coches en el Parque del Retiro o luego a la zona peatonal de Preciados. Con Madrid pasará como con la ley del tabaco, antes de aprobarse muchos lo veían inimaginable, ahora nadie lo pone en cuestión.

Dicen que la medida es improvisada, que no es buen momento la Navidad…

Para ellos nunca es buen momento ni lo será porque no se atreven a cambiar la única ciudad de España en la que el coche siempre ha sido el rey. Madrid Central es fruto de tres años de trabajos durante los que hemos contado con los mejores expertos y la colaboración de la Universidad. Gallardón aprobó en el 2006 la implantación de una medida similar para 2010 y todavía estamos esperando. Prometen de palabra, porque saben que no pueden decir lo contrsrio, pero nunca hacen nada para proteger la salud los ciudadanos. Con la Navidad ocurre justo lo contrrio de lo que dicen. Siempre ha habido restricciones en estas fechas para evitar que se colapse el tráfico.

Parece que el apoyo del PSOE ha empezado  a flaquear.

Hay algunas discrepancias internas, pero seguimos teniendo su apoyo. Los alcaldes del PP del entorno de la ciudad nos están creando una bronca a la que arrastran a algunos socialistas. Pero es una polémica artificial. Al fin y al cabo son ellos los que lanzaron la propuesta. Y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, es una firme defensora del proyecto.

Nos comentaba un experto, el investigador del CSIC, Xavier Querol, que sería conveniente que el Gobierno apoyara la medida con subvenciones para la renovación de las flotas de reparto de mercancías afectadas.

Este Gobierno se ha comprometido y estamos hablando con Ribera precisamente de subvenciones a la compra de vehículos límpios a aquellos que tienen más difícultad para renovar la flota y específicamente destinadas a los madrileños, por ser afectados por esta medida. 

En Londres les ocurrió que al poner peaje en el acceso al centro parte del a contaminación se trasladó al entorno inmediato y ahora han decidido ampliar la zona. En su siguiente actuación ustedes tienen previsto vetar a los diésel más antiguos en el interior del perímetro marcado por la M-30, pero en 2025. ¿No se plantean adelantarlo? 

Las fechas son las prudentes para que los afectados vayan adaptánse con el cronograma que le hemos proporcionado. No es bueno que se lo vayamos cambiando. 

¿Les está siendo de ayuda la gran expasión de coche compartido eléctrico que han implantado compañías como Emov o Car2go y que Barcelona se niega aún a autorizar?

 Por supuesto. Si alguien necesita acudir al centro en coche puede usar este servicio con vehículos de emisiones cero.  Hay muchas alternativas. Se puede ir en transporte colectivo, en taxi, en bicicleta compartida. Acabamos de lanzar una aplicación (maap) a través de la cuál se puede acceder a todos estos servicios por lo consideramos muy importante.

Algunos sectores, como los transportistas les han acusado de falta de diálogo, aseguran que se reúnen con ustedes, les escuchan pero no les hacen caso.

Lo que en realidad quieren decir es que no les obedecemos. No podemos ceder en cosas que acabarían desnaturalizando el proyecto. Es lo que pasó con alguna de las áreas de prioridad residencial en el anterior mandato, con la presiones, se acabaron modificando o retrasando de modo que la de Ópera, que ya estaba aprobada hacia tiempo tuvimos que ponerla en marcha nosotros. Siempre estamos abiertos al diálogo permanente y ya hemos aceptado varias sugerencias de varios colectivo.  La medida estará sujeta a una revisión permanente en la que se verá que fallos hay y los solventaremos. Tenga en cuenta que la puesta en marcha se hace de modo gradual. Durante dos meses no se sancionará a nadie. Estamos en una fase de información pedagógica. El primer mes se informará a pie de calle y en enero los conductores que accedan sin permiso recibirán un aviso en casa de que si persisten a partir de febrero van a ser sancionados.

Que le dice la gente por la calle. ¿Ha recibido muchas quejas?

Que vá. La gran mayoría me muestran su apoyo. La gente está mucho más concienciada de que hay que tomar medidas contra la contaminación y a favor de la salud de lo que algunos dicen.