Ir a contenido

INFORME DE LA ORGANIZACIÓN METEOROLÓGICA MUNDIAL

Los cuatro últimos años han sido los más cálidos de la historia

Los 20 con más altas temperaturas están entre los últimos 22 años

"No estamos bien encaminados en la lucha contra el cambio climático", advierte la OMM

Manuel Vilaseró

Incendio en Portugal

Incendio en Portugal / PEDRO ARMESTRE

Si alguien tenía dudas sobre al existencia del calentamiento global, los datos ofrecidos este jueves por  la Organización Meterológica Mundial (OMM) sobre el 2018 pueden disipárselas por completo. El año 2018 ha registrado la cuarta temperatura media mundial más elevada desde que existen registros. Los otros tres fueron 2015, 2016 y 2017. Por si esto fuera poco, la información recogida también ha permitido a la OMM afirmar que los 20 años más cálidos de los que se tiene noticia corresponden a los pasados 22 años.

La organización advierte de que la temperatura media mundial durante los primeros 10 meses del año del 2018 fue casi 1°C superior a los niveles del período entre 1850 y 1900. Si esta tendencia continúa, la OMM avisa de que en 2100 las temperaturas pueden haber aumentado entre 3ºC y 5ºC.


La OMM asegura que uno de los factores que hizo que 2018 fuera ligeramente menos cálido que los anteriores fue La Niña, un fenómeno meteorológico que se asocia con temperaturas de la superficie del mar más bajas que la media. Los investigadores indican que se espera que a principios de 2019 se forme un débil El Niño, lo que podría hacer que el próximo año sea aún más cálido que este y pueda batir nuevos récords.

Otras señales reveladoras del cambio climático, como el aumento del nivel del mar, el calor oceánico, la acidificación de los océanos y el derretimiento de los hielos marinos y los glaciares, se mantienen mientras que las condiciones meteorológicas extremas han sembrado la destrucción en todos los continentes, según se indica en la versión provisional de la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial en 2018.  

Por mal camino
 

"No estamos bien encaminados para alcanzar los objetivos de la lucha contra el cambio climático y limitar el aumento de la temperatura", declaró el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas. "Conviene reiterar una vez más que somos la primera generación que comprende plenamente el cambio climático y la última generación que puede hacer algo al respecto", añadió.

"No son sólo números", afirmó la secretaria general adjunta de la OMM, Elena Manaenkova. "Cada fracción de un grado de calentamiento marca una diferencia para la salud humana y el acceso a alimentos y agua dulce, a la extinción de animales y plantas, a la supervivencia de los arrecifes de coral y la vida marina".

"Marca una diferencia en la productividad económica, la seguridad alimentaria y la resistencia de nuestras infraestructuras y ciudades. Marca una diferencia en la velocidad del derretimiento de los glaciares y el suministro de agua, y el futuro de las islas bajas y las comunidades costeras. Cada pequeño aumento importa".