Ir a contenido

MEDIO AMBIENTE

Los ecologistas europeos piden acabar con diésel y la gasolina en 2035

Los federación europea de oenegés Transport & Environement argumenta que se "necesitan medidas urgentes" para atajar el cambio climático

Manuel Vilaseró

Un coche eléctrico en el Salón del Automóvil de París.

Un coche eléctrico en el Salón del Automóvil de París. / EFE/ Ian Langsdon

Un informe que publica este jueves la federación europea de oenegés Transport & Evironement, Europa debería dejar de vender vehículos de combustión en 2035, cinco años antes de lo propuesto por el Gobierno español para poder cumplir con los compromisos de París. La forma de lograr un transporte sin emisiones de carbono es, sostienenn los ecologistas, mediante los coches eléctricos y de hidrógeno.

El documento advierte, no obstante, que no va a ser suficiente con la sustitución de los vehículos de combustión interna por eléctricos, sino que se necesitará hacer un esfuerzo para reducir el uso del vehículo privado y cambiarlo por medios más sostenibles como transporte público, caminar y bicicleta.

Tanmbiñen deja claro que aunque las medidas de reducción del uso de los vehículos son fundamentales, y además tienen la ventaja adicional de reducir atascos y crear ciudades más vivibles, éstas por si solas solo podrían contribuir a un 28% de reducción de CO2  para 2050. Para cumplir con los objetivos de París, el último coche de diésel o gasolina no debería venderse, en ningún caso, después del 2035 como plazo máximo. Además, añade el informe que en el año 2050 debería prohibirse por completo la circulación de vehículos de combustión interna.

Transporte público

Nuria Blázquez, coordinadora de transporte de Ecologistas en Acción, organización social en España de T&E, opina que “es imprescindible cambiar el uso del vehículo privado por un uso masivo de transporte público, desplazamientos en bici y caminando". "Necesitamos además que los (pocos) vehículos que existan sean de 0 emisiones, y de momento la tecnología más eficiente son los vehículos eléctricos”, ha añadido.

El análisis también indaga en el uso de los combustibles de bajas emisiones, pero concluye que será prácticamente imposible producirlos en suficiente cantidad como para mover todos los vehículos europeos. La producción de carburantes sintéticos será poco eficiente y requerirá de grandes cantidades de energía renovable, equivalente a cerca del 70% del total de la producción eléctrica europea actual, para mover los vehículos en 2050. Mientras, una flota basada en hidrógeno requeriría un 38% y una de baterías eléctricas tan solo el 15%.  

Respecto al biometano, no habrá cantidad suficiente de este gas renovable para abastecer a los coches. Por otro lado, este combustible será necesario para reemplazar el gas fósil de uso industrial y en calefacción.

Lejos de París

El análisis de T&E deja patente que la propuesta que se debate ahora mismo entre el Consejo, la Comisión y el Parlamento europeos de una reducción en 2025 y 2030 (del 35%) queda muy por debajo del 60% que se necesitaría para lograr los objetivos climáticos de París.

La Unión Europea debe publicar el próximo día 28 una Estrategia de Descarbonización para 2050 y en ella deberá determinar cómo conseguir un transporte limpio. Recordemos que el transporte es el sector de mayores emisiones de carbono, contribuyendo a un total del 26 % de todas las emisiones en España y el 27% a nivel europeo según la Agencia Europea de Medio Ambiente. Los coches representan el 44% del sector, de acuerdo con la misma fuente.

Javier Andaluz, responsable de Clima y Energía de Ecologistas en Acción, opina que hay que ir más allá “la contundencia del último informe del IPCC, muestra la urgencia de alcanzar la neutralidad de las emisiones en Europa en 2040". "Esto requiere un esfuerzo sin precedentes para eliminar el uso de todos los combustibles fósiles y en especial el del transporte que es el sector más emisor", ha advertido.