Ir a contenido

CAMBIO CLIMÁTICO

Un glaciar de Alaska se derrite al mayor ritmo de los últimos 400 años

Las temperaturas estivales en el parque nacional Denali son de media entre 1,2ºC y 2ºC más cálidas que en el siglo XIX

El Periódico

Panorámica del monte Denali, antes McKinley, en el sur de Alaska.

Panorámica del monte Denali, antes McKinley, en el sur de Alaska. / AP

Los glaciares del Parque Nacional Denali, en Alaska (Estados Unidos), se derriten a un ritmo más rápido que en cualquier otro momento en los últimos cuatro siglos debido al aumento de las temperaturas veraniegas. En líneas generales, los veranos son de media entre 1,2ºC y 2ºC más cálidos que durante los siglos XVIII y XIX, según muestra un sondeo del hielo acumulado en el Monte Hunter (4.442 m.), una de las cimas del parque.

Así se recoge en un estudio realizado por investigadores estadounidenses del Darmouth College y las universidades de Maine y de New Hampshire, y publicado en la revista 'Journal of Geophysical Research-Atmospheres', de la Unión Geofísica Americana.

El calentamiento observado duplica al registrado en las épocas veraniegas de áreas a nivel del mar en Alaska durante el mismo periodo de tiempo analizado.

Dominic Winski, glaciólogo en Dartmouth College y autor principal del estudio, afirma que las temperaturas más cálidas están derritiendo 60 veces más rápido la nieve del Monte Hunter que en la época estival de hace unos 150 años.

Los resultados del estudio muestran que la Cordillera de Alaska, donde se ubica el Monte Denali, hasta hace poco conocido como McKinley (con sus 6.194 metros es el pico más alto de América del norte), se ha calentado rápidamente durante al menos un siglo.

Los autores indican que ese calentamiento está relacionado con las temperaturas más cálidas en el océano Pacífico tropical. Investigaciones anteriores demostraron que esa zona del planeta se calentó durante el siglo pasado por el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Señalan que esa subida de temperaturas en el Pacífico tropical ha contribuido al derretimiento sin precedentes de los glaciares del Monte Hunter.

Winski explica que entender cómo los glaciares de montaña responden al cambio climático es importante porque proporcionan agua dulce a muchas áreas densamente pobladas del planeta y pueden contribuir al aumento del nivel del mar.

"El sistema climático natural ha cambiado desde el inicio de la era antropogénica. En el Pacífico norte, esto significa que los patrones de temperatura y precipitación actuales son diferentes de los que había en época preindustrial", añade.

Núcleos de hielo

Para llegar a esas conclusiones, los investigadores perforaron núcleos de hielo del Monte Hunter en junio de 2013. Querían comprender mejor cómo ha cambiado el clima de la Cordillera de Alaska en los últimos siglos, ya que hay pocos registros climáticos en áreas montañosas más atrás de 1950.

El equipo perforó dos núcleos de hielo de un glaciar en el monte, con los que analizaron las condiciones climáticas en ese lugar desde mediados del siglo XVII.

Las propiedades físicas del hielo mostraron a los investigadores cómo era el clima del pasado en la montaña. Las zonas oscuras de hielo sin burbujas indicaban momentos en que la nieve en el glaciar se había derretido en los veranos anteriores antes de volver a congelarse.

Winski y su equipo contaron todas las bandas oscuras (que son capas de derretimiento) de cada núcleo de hielo para determinar cuándo se produjo cada episodio de fusión. Cuantos más eventos de derretimiento observaron en un año determinado, más caluroso era el verano.

0 Comentarios
cargando