Ir a contenido

ORNITOLOGÍA URBANA

Una gaviota muy amenazada coloniza el Fòrum de Barcelona

La legislación establece que, en caso de llegar a criar, no se podrá perturbar su tranquilidad

La gaviota de Audouin ha nidificado en los últimos años en un descampado de la Zona Franca, junto al puerto

Antonio Madridejos

Gaviota de Audouin en una playa del barrio de Poblenou, en Barcelona. / MARTÍ ALÓS

Gaviota de Audouin en una playa del barrio de Poblenou, en Barcelona.
Ejemplar de gaviota de Audouin, sensiblemente más pequeña que la omnipresente gaviota patiamarilla.

/

La gaviota de Audouin, un ave marina muy escasa y un símbolo del conservacionismo ornitológico, ha colonizado en los últimos tiempos el litoral de la ciudad de Barcelona hasta el punto de que se ha consolidado un punto de cría en la Zona Franca, junto al puerto, y es frecuente observarla en verano en las playas. Sin embargo, según relata Ricardo Ramos, ornitólogo y vecino de la zona que ha documentado la reciente expansión de la especie, la gaviota de Audouin parece estar dando un salto cuantitativo este año: agrupaciones de hasta una decena de individuos merodean por los aledaños de la plataforma artificial que debía de haber acogido el fallido zoo marino, en la zona del Fòrum, y celebran paradas nupciales como si estuvieran buscando un lugar donde establecer una colonia.

La legislación europea establece que la gaviota de Audouin (Larus audouinii) es un ave amenazada y, como tal, se ha de velar por su tranquilidad, especialmente en momentos de cría. El problema es que la plataforma en cuestión, actualmente un solar en el que crecen las malas hierbas, protegido por una valla metálica, es uno de los espacios que tradicionalmente ocupa la Feria de Abril de Catalunya. Nada garantiza que las gaviotas vayan a reproducirse en esa zona, pero en caso de consumarse entraría en conflicto con las casetas porque se produciría en las mismas fechas.

Las aves se han instalado en los terrenos que tradicionalmente ocupa la Feria de Abril

"Si en el Fòrum se crea una colonia, hay herramientas legales para paralizar las actividades cercanas, sin miramientos, pero creo que muy posiblemente solo están descansando y no se van a quedar. Hemos de estar al caso y ver cómo evoluciona", considera Ricard Gutiérrez, responsable de la Red de Rescate de Fauna Marina (Departament de Territori de la Generalitat). En cualquier caso, teniendo en cuenta que las gaviotas de Audouin son muy gregarias, van todas juntas, y que ya hay una fecunda colonia en el puerto, "es difícil que vayan a crear otra por aquí", insiste Gutiérrez.

"Si se crea una colonia, hay herramientas legales para paralizar las actividades cercanas"

Ricard Gutiérrez

Biólogo. Responsable de la Red de Seguimiento de Animales Marinos de la Generalitat

En el puerto de Tarragona, la presencia de una colonia de gaviota de Audouin obligó en el 2013 a parar unas obras en una dársena. Tres años después, algo parecido sucedió en el puerto de Barcelona, en una zona de acceso restringido donde criaba la especie. De hecho, este núcleo, el más septentrional del mundo, ha crecido a gran ritmo y en la temporada pasada ya tuvo unas 500 parejas.

Ramos explica que los ejemplares se exhiben sin rubor por el parque de Diagonal Mar "como si hubieran perdido su miedo al hombre". En cualquier caso, añade, las gaviotas en periodo de cría son muy sensibles a los ruidos y a la presencia de gente. "Como no se vigile un poco la plataforma, un simple coche puede asustarlas y echarlas para siempre", advierte Ramos. Sin ir más lejos, recientemente se echó a perder un proyecto de colonia en el delta del Llobregat.

Pollo de gaviota de Audouin anillado en el puerto de Barcelona

La gaviota de Audouin, ave que inverna a miles de kilómetros en el golfo de Guinea, en África, suele llegar al litoral catalán a finales de febrero y principios de marzo en busca de un lugar apto donde poder criar en primavera. "Se había extinguido en Catalunya, pero en los años 80 empezó a reproducirse en el delta del Ebro y ahora forma la colonia más importante del mundo", resume Gutiérrez. Como explica el especialista, antes criaba en islotes y zonas más aisladas, pero ahora se está produciendo una expansión vinculada a la actividad de barcos pesqueros y a una mayor disponibilidad de alimento.

Imposible conocer el futuro

Ramos asume que es imposible saber si acabarán criando en la plataforma, y más teniendo en cuenta las dificultades de una zona tan humanizada, pero explica un detalle poco habitual: solo una de las cerca de 20 gaviotas observadas llevaba una anilla de reconocimiento y era de color amarillo, "cuando las utilizadas en las colonias más cercanas son blancas". El ornitólogo considera que la ausencia de anillas podría apuntar a que se trata de "ejemplares no muy longevos en busca de nuevos lugares de cría".

A pesar de tratarse de una especie escasa, el éxito reproductor de la gran colonia del delta del Ebro impulsa la colonización de otros puntos de la costa. "Ahora se encuentra necesitada de espacios costeros seguros donde descansar y reproducirse", sintetiza Ramos. En su opinión, la plataforma sería un lugar ideal porque "la gente podría verlas perfectamente desde lejos, sin molestarlas". Lo mismo opina Gutiérrez: "Es obvio que esta zona podría ser muy buena, y más teniendo en cuanta la falta de zonas aptas en el ámbito de Barcelona". Varias gaviotas acuden asiduamente a los vecinos estanques de Diagonal Mar para limpiar sus plumas con agua dulce.