Ir a contenido

EXPLORANDO TERRITORIOS

Un lobo en el Empordà: la necropsia confirma la muerte de un ejemplar atropellado

El animal muerto en Mont-ras era un macho adulto de 35 kilos de peso y 140 centímetros de longitud

Antonio Madridejos

El lobo atropellado la semana pasada en el término municipal de Mont-ras, en el Baix Empordà.

El lobo atropellado la semana pasada en el término municipal de Mont-ras, en el Baix Empordà.

Un lobo falleció atropellado la semana pasada en la carretera C-31 a su paso por el término municipal de Mont-ras (Baix Empordà), no lejos de Palafrugell y de la Costa Brava, según han confirmado en la necropsia los técnicos del Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat. Aunque todo parecía indicar que se trataba de un lobo, la necropsia ha descartado finalmente que fuera un híbrido con perro o un animal nacido en cautividad.

La necropsia ha determinado que se trata de un macho adulto, de al menos 5 años, 34 kilos de peso y 140 centímetros de longitud. El origen exacto se podrá determinar tras el análisis de las muestras de pelo y músculos que se le han extraído, pero todo apunta a que es franco-italiano.

Fuerte impacto de un vehículo

La muerte fue inmediata y debido con toda probabilidad a un fuerte impacto producido por un vehículo, ya que el animal presentaba politraumatismos en todo el cuerpo. El cuello estaba destrozado. "Un vehículo potente, quizá un 4x4 o incluso un camión, lo embistió y luego pasó por encima del animal", explica Ricard Casanovas, jefe del Servicio de Fauna y Flora (Departament de Territori ). Aunque el conductor no se detuvo, otra persona observó el animal muerto y llamó al 112 para informar del hallazgo de un "gran perro" en la calzada.

El animal, que no se había detectado con anterioridad, es casi con toda probabilidad un individuo solitario en busca de nuevos territorios

El animal de Mont-ras es muy posiblemente un ejemplar explorando nuevos territorios, prosigue Casanovas, puesto que no hay indicios de otros lobos por la zona. "Todo apunta a que no estaba controlado", dice. Si sus congéneres más cercanos se encuentran en el Pirineo, eso significa que el ejemplar recorrió una gran distancia en solitario y sorteó una autopista, la vía del tren y el Eix transversal, entre otras infraestructuras.

"Otro lobo de origen franco-italiano se ha detectado en los Monegros", recuerda el jefe del Servicio de Fauna y Flora para ilustrar la gran movilidad de los machos en expansión. También han llegado hasta Bélgica. "Los animales suelen moverse por la noche, por lo que es difícil seguir sus pasos", añade Cananovas.

Análisis genético

Al lobo de Mont-ras se le han extraído cinco muestras diferentes de pelo de la cara y cinco más del resto del cuerpo, así como también muestras de músculos, que se llevarán al laboratorio de genética para poder obtener más información sobre el origen del animal. Los datos estarán disponibles dentro de 15 días.

Los resultados que se obtengan se contrastarán con la base de datos individualizados de lobos que tiene Territori, lo que permitirá saber si es un animal ya detectado con anterioridad. Por la pisada, se descarta de entrada que sea el lobo localizado en el Solsonès. Tampoco es el del Ripollès porque se detectó en Francia días anteriores al atropello.

Actualmente hay tres lobos diferentes en los Pirineos orientales, todos machos y de origen alpino (franco-italiano). Dos se mueven a ambos lados de la frontera, mientras que el tercer lobo es el que se ha observado últimamente entre el Solsonès y el Alt Urgell.

Ejemplares erráticos en el Pirineo

La Generalitat no tiene en marcha ni prevé impulsar ningún programa de reintroducción del lobo, pero algunos ejemplares erráticos entran, de vez en cuando, dentro del territorio catalán", destaca Territori en una nota informativa. Desde que en el año 2000 se detectó, de nuevo, la presencia puntual de la especie, la Generalitat ha puesto en funcionamiento un programa de seguimiento de la especie y medidas de compensación y prevención de daños para compaginar el existencia de la fauna salvaje con la actividad ganadera.

Desde entonces, los datos sobre la presencia de lobo en Catalunya han sido constantes. Siempre se ha tratado de individuos aislados que, con un débil goteo, se han ido localizando de forma recurrente. Los hay que solo se han detectado un año y otros que se han ido localizando en años sucesivos, alternándose con periodos de ausencia. "Por eso no se puede hablar de una población establecida, sino más bien de individuos dispersos", concluye Territori.