Ir a contenido

MEDIO AMBIENTE

Los embalses se encomiendan a la borrasca 'Ana'

El frente dejará lluvias intensas en prácticamente toda España, pero más escasas en el Mediterráneo

Los embalses de las Cuencas Internas de Catalunya se encuentran al 46% de su capacidad

Antonio Madridejos

Los embalses se encomiendan a las lluvias de la borrasca ‘Ana’. / MARC VILA (FOTO) - JORDI RIBOT / RAMON GABRIEL / ANA MENESES (VÍDEO)

Los embalses catalanes aguardan como agua de mayo la prevista llegada de la borrasca Ana, un intenso frente que recorrerá a partir de este domingo toda la península Ibérica de oeste a este, pero todo indica que las precipitaciones se reducirán a medida que avancen hacia el Mediterráneo y apenas contribuirán a mejorar la situación de las reservas. Donde sí se esperan lluvias abundantes es en Galicia, que parece estar sacudiéndose la grave sequía que sufría, y posiblemente también en Asturias, León, Sistema Central y la costa de Andalucía. La situación volverá a la estabilidad el martes.

Los embalses de las Cuencas Internas de Catalunya, que abastecen de agua a prácticamente el 80% de la población catalana, incluyendo el área de Barcelona, se encuentran en situación de prealerta por sequía porque las reservas se hallan al 46,8% de su capacidad máxima (325 hectómetros cúbicos), frente al 54% de hace un mes, según datos de la Agència Catalana de l'Aigua (ACA). Los embalses de la cuenca del Ebro en la provincia de Lleida se hallan en un estado similar, aunque con una repartición muy irregular.

Cola del embalse de Camarasa, en el Noguera Pallaresa (cuenca del Ebro). Está al 54%.ramon gabriel

Media de España

En el conjunto de España, la situación es dramática con un volumen medio almacenado en los embalses del 36,4%. Las peor paradas son las cuencas del Segura (13%), Júcar (25%), Mediterráneo andaluz (30%) y Guadalquivir (31%).

Según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), este domingo se formará en el Atlántico un potente borrasca mediante un proceso de ciclogénesis explosiva y ello dará lugar a vientos muy fuertes, muy mal estado de la mar y lluvias. La borrasca ha sido bautizada con el nombre de Ana como resultado de un nuevo protocolo para dar nombre a los frentes que puedan ser intensos, a la manera de lo que se hace en el Caribe con los ciclones tropicales.  

Fuertes y persistentes en Galicia

Las precipitaciones podrían ser localmente fuertes y persistentes sobre todo en el noroeste y en zonas montañosas, donde podrían alcanzarse o superarse los 80-100 litros por metro cuadrado en todo el episodio, especialmente en Galicia. Las lluvias tenderán a disminuir de oeste a este a lo largo del lunes. En Catalunya, la Aemet ha emitido para el lunes un aviso por lluvias en la mitad norte de la provincia de Lleida y otro por vientos intensos que abarca la mitad septentrional del territorio.

Aunque las precipitaciones en Catalunya han sido escasas durante las últimas semanas, la reducción de las reservas se ha ralentizado al haber disminuido la demanda urbana y de riego agrícola. En cualquier caso, la superación del umbral del 50% ha obligado -tal y como está preestablecido- a elevar la producción de las dos desalinizadoras hasta el 70%.

El campanario de la iglesia de Sant Romà de Sau, visible al haber bajado el nivel del embalse. JORDI RIBOT PUNTÍ (iCONNA)

Por subcuencas

Dentro de la cuenca del Ter, los embalses de Sau y Susqueda se encuentran al 39% y el 52%, respectivamente. En el Llobregat, la situación no es mucho mejor, con La Baells al 51% y La Llosa del Cavall al 39%, mientras que el de Darnius-Boadella, en el río Muga (Alt Empordà), se halla al 36%. Finalmente, destaca el mal estado de los pequeños pantanos de Riudecanyes, con las reservas al 18%, y de Siurana, al 12%. En otoño del año pasado se vivió una situación similar, aunque no tan intensa, pero remitió al llegar el invierno.

Las reservas actuales en Catalunya garantizan el suministro doméstico para medio año en el caso hipotético de que no lloviera nada. Por precaución, no obstante, y además de aumentar la actividad de las desalinizadoras, la ACA está comprobando las captaciones subterráneas (más de 300 pozos) por si fuera necesario complementar el abastecimiento. En caso extremo, con las reservas por debajo del 25%, también se pondrían en marcha los sistemas de reutilización en el tramo final del Llobregat.

La fase de alerta llegaría en caso de que las reservas se situaran por debajo del 40%. Si se alcanzara ese porcentaje, se reducirían las extracciones de los embalses, se prohibirían los usos exclusivamente de generación hidroeléctrica, se incrementaría la explotación de pozos en desuso y se daría un impulso a la reutilización, entre otras medidas.

0 Comentarios
cargando