Ir a contenido

EN UN EMBALSE

Pancarta récord para sequía record

Greenpeace cuelga un gran cartel para denunciar la mala gestión del agua

Nacho Herrero

La pancarta desplegada por Greenpeace en el embalse de Barrios de Luna.

La pancarta desplegada por Greenpeace en el embalse de Barrios de Luna.

La organización ecologista Greenpeace ha realizado esta mañana una espectacular acción en el embalse Barrios de Luna de León para denunciar que la mala gestión y el despilfarro son tan culpables como la falta de lluvias de la grave sequía que se vive en varias zonas de la península ibérica.

Sus activistas han desplegado durante más de tres horas una enorme pancarta de 1.500 metros cuadrados, la más grande que la ONG ha utilizado en sus acciones en España, con el lema ‘Sequía=mala gestión” y el dibujo de un grifo con una única gota de agua.

Julio Barea, responsable de la campaña de agua de la organización recordó que “las reservas de agua embalsada en España no superan el 37%” y aseguró que “es un claro reflejo de la mala gestión que se ha hecho de nuestros recursos hídricos previamente". 

El dato es el peor desde 1995, cuando en semana 47 del año (la pasada) el nivel estaba en un 26’8% pero contrasta con el 48'1% el año pasado y en 2010 en el 66'5%. El nivel de precipitaciones de los últimos meses también es igual de preocupante. La pasada primavera fue la más seca desde 1965 y según los datos de AEMET entre el 1 de octubre y el 14 de noviembre las precipitaciones fueron un 63% inferiores a los valores normales en ese periodo. Según Greenpeace las previsiones indican que las previsiones seguirán siendo escasas lo que pone en riesgo incluso el abastecimiento humano en los próximos meses.

Una cuenca en sequía, un puente de récord

La cuenca del Duero es, tras las del Segura y la del Júcar, la tercera con menos porcentaje de agua embalsada con un 29% pero es la quinta con más capacidad de todo el país, con mucha más que las dos anteriores. En el embalse de Barrios de Luna sólo hay actualmente 13 hectómetros cúbicos de agua frente a los 308 que caben, lo que supone un pírrico 4’2%. Además de ser el quinto embalse más grande de la cuenca, el leonés ha sido el elegido para esta acción porque está atravesado por el puente Ingeniero Carlos Fernández Casado, ideal para descolgar la enorme pancarta que había realizado Greenpeace. Desde que se inauguró en 1983 y durante unos años fue el puente atirantado más largo del mundo por su vano central, que es de 440 metros.

Justo en medio de esa zona central, veinte activistas de la organización ecologista han empezado a desplegar la pancarta a las ocho de la mañana. Según comunicó la propia ONG necesitaron un kilómetro y medio de cuerdas y cincuenta anclajes para sostener los 120 kilos que pesaba la pancarta. En total tardaron más de dos horas y media en conseguir desplegarla. La acción se acabó cerca del mediodía.

Una política no basada en embalses

Con su acción, Greenpeace ha querido denunciar también que los embalses sigan siendo la principal base de la política estatal del agua. Según sus datos, España es el país con más embalses por persona del mundo pues hay cerca de 1.300 lo que contrasta, según la ONG, con la complicada situación actual. “Parece evidente que la apuesta por una política basada en grandes obras hidráulicas no es la solución a la desaforada demanda de agua de nuestro país”, ha señalado Barea.