sostenibilidad

Todo el aceite industrial usado recogido en Catalunya se reaprovecha

Los talleres mecánicos son la principal actividad generadora de este residuo

Un taller mecánico.

Un taller mecánico. / ARCHIVO / JULIO CARBÓ

1
Se lee en minutos

En Catalunya se recogieron el pasado año 24.572 toneladas de aceites industriales usados, un residuo que fue 100% valorizado y reaprovechado como materia prima.

Sigaus, el sistema encargado de gestionar el aceite industrial usado, puso en marcha en el 2016 a través de su red un total de 18.383 operaciones de recogida para la recuperación de este residuo peligroso generado en 610 municipios catalanes, en los que se atendió a 9.264 establecimientos productores. Más de la mitad fueron talleres mecánicos en los que se generó el 39 % del volumen total del residuos recuperado.

En Catalunya se consumieron el pasado año 41.346 toneladas de aceites industriales, un 1 % menos que en 2015, principalmente en los sectores de la automoción y la industria, pero también en la construcción, la agricultura, el transporte o la refrigeración.

El aceite industrial es un residuo altamente contaminante debido a la presencia de hidrocarburos, metales pesados y otras sustancias tóxicas en su composición, por lo que es precisa su correcta gestión para evitar efectos nocivos sobre la salud y el medio ambiente.

En Catalunya, los talleres mecánicos son la principal actividad generadora de aceite usado. En ellos se recuperaron el pasado año 9.628 toneladas de aceites usados, el 39 % del volumen total recogido.

La valorización de este residuo permite convertir el aceite industrial usado en una fuente importante de materias primas para la fabricación de nuevos productos o la obtención de energía, evitando con ello recurrir al refino del petróleo para producir aceites lubricantes y fuel óleo.

No pueden ser regenerados

Noticias relacionadas

Los aceites usados que no son aptos para ser regenerados, generalmente aceites utilizados en el sector industrial que contienen una alta cantidad de otras sustancias, como agua y metales, que dificultan su regeneración, se tratan para su posterior valorización energética.

El producto resultante, un combustible de uso industrial de características similares al fuel óleo, se utiliza frecuentemente en industrias con hornos que deben suministrar una gran cantidad de energía, como los que suele haber en papeleras, cementeras o fábricas de materiales de la construcción.