Ir a contenido

SANIDAD ANIMAL

La gripe aviar obliga a sacrificar 7.000 patos en otras seis granjas catalanas

Las explotaciones afectadas recibieron animales contagiados del foco inicial de Sant Gregori

Más de 230 empresas situadas en los perímetros de protección han quedado inmovilizadas

Antonio Madridejos

El Departament d'Agricultura i Ramaderia de la Generalitat ha ordenado el sacrificio de unos 7.000 patos de otras seis granjas avícolas, cinco en la provincia de Lleida y una en la de Barcelona, que recibieron animales procedentes de la explotación de Sant Gregori días antes de que el primer foco de gripe aviar fuera declarado oficialmente. Se trata, por tanto, del "mismo brote", insisten fuentes de la 'conselleria'.

La decisión se ha tomado, explica Agricultura, después de que se haya confirmado que el foco de influenza aviar del tipo H5N8 detectado en la granja de Sant Gregori "es de alta patogenicidad" (se transmite de forma muy agresiva entre las aves) y de detectar la presencia del mismo virus en las citadas granjas. "El sacrificio -insiste en una nota informativa- es una de las medidas de seguridad previstas en el plan de emergencia ante un foco de influenza aviar".

Las nuevas granjas afectadas se encuentran en los municipios de Vilallonga de Ter, con un censo de 500 patos, Vilopriu (177 patos), Fontanilles (5.600 patos), Bescanó (450 patos), La Cellera de Ter (190 patos) y Lliçà d'Amunt (380 patos). Además, por principio de máxima precaución, se ha tratado como foco una explotación de Sant Aniol de Finestres que cuando fue inspeccionada ya había sacrificado todos sus animales.

Los patos habían llegado a ellas desde Sant Gregori, donde habían crecido desde la infancia, para concluir allí el ciclo de alimentación antes de su sacrificio para, fundamentalmente, la obtención de fuagrás. La 'conselleria' recuerda que la trazabilidad de los animales -los movimientos desde el nacimiento hasta el sacrificio- nunca se ha perdido.

PERÍMETROS DE PROTECCIÓN

Además, se han inmovilizado todas las granjas de aves -no solo patos- que hay en un radio de tres kilómetros alrededor de cada una de las explotaciones donde se han detectado focos y se ha restringido el movimiento de las explotaciones avícolas en un radio de 10 kilómetros. Al tratarse de seis granjas muy repartidas por el territorio, las nuevas restricciones afectan a un total de 237 explotaciones de aves de corral comerciales y a cerca de un millar de pequeñas granjas de autoconsumo. En cualquier caso, eso no significa en absoluto que sus animales tengan que ser sacrificados.

Desde los servicios veterinarios oficiales y las oficinas comarcales del Departament d'Agricultura se dará toda la información y asesoramiento a las explotaciones afectadas y se harán todos los controles previstos en el plan de emergencia.
 
A día de hoy, la influenza aviar en Catalunya, subraya la 'conselleria', "está acotada en las granjas de patos que han tenido relación con la explotación del primer foco, y "sobre ellas se está actuando con la máxima celeridad para erradicar los focos y minimizar los riesgos de propagación". "Desde Agricultura -prosigue- se quiere recordar que el episodio es un problema exclusivamente de sanidad animal, ya que la influenza aviar del subtipo H5N8 no se transmite a los humanos".

Desde el 28 de octubre de 2016 y hasta el momento se han notificado en Europa 781 focos de influenza aviar en aves domésticas, 38 en aves cautivas y 972 en aves salvajes. En Francia, donde se detectó la presencia del virus H5N8 a finales de noviembre, se han sacrificado ya más de tres millones de patos, lo que significa un 8% de la producción nacional, según informa la agencia Efe.

0 Comentarios
cargando