Ir a contenido

PROTECCIÓN DE LOS FONDOS MARINOS

SOS por los corales de Catalunya

La Generalitat prohibirá la extracción a partir del año que viene y durante al menos una década

Un análisis científico estima que el 90% de las poblaciones se encuentran en estado crítico

ANTONIO MADRIDEJOS / BARCELONA

La extracción de coral rojo en el litoral de Catalunya quedará prohibida tajantemente a partir del próximo año y durante al menos una década para intentar alejar las colonias de una extinción que parece cercana. No había otra opción. “La única solución es prohibir su extracción durante unos cuantos años”, argumenta Cristina Linares, investigadora del Departamento de Ecología de la Universitat de Barcelona. “Necesitamos protegerlos cuanto antes si queremos seguir teniendo unas colonias sanas”, añade Joaquim Garrabou, investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona.

El Departament d’Agricultura i Pesca de la Generalitat adoptará en breve el cambio legal que establecerá la moratoria de extracción y que irá precedido por una reducción del 50% de las licencias para la campaña de este año. "Si en el 2028 observamos que la mejora es todavía escasa, nos reservamos al posibilidad de alargar la prohibición", resume Sergi Tudeladirector general de Pesca. La moratoria -una medida pionera en todo el ámbito de distribución del coral rojo- irá acompañada de un seguimiento científico de las poblaciones.

RESULTADOS DEL ANÁLISIS

La Generalitat ha adoptado estas medidas después de encargar a un grupo de 14 científicos independientes, entre ellos Linares y Garrabou, un informe sobre la situación de las últimas poblaciones catalanas de coral rojo. En él, los científicos concluyeron que el 90% de las poblaciones evidencian un estado de conservación crítico. Además, determinaron que la recuperación de las poblaciones solo sería posible en ausencia de actividades extractivas y que se precisan más de 30 años para alcanzar un buen nivel de conservación.

"Más que bajar la densidad de corales, lo que estamos viendo es una drástica disminución del tamaño -prosigue la investigadora de la UB-. Antes los había que medían más de un palmo, pero ahora la mayoría miden menos de tres centímetros". "Se han llevado los mayores -añade su colega del CSIC-. Ya no quedan ejemplares grandes". Como explica Tudela, los corales tienen un crecimiento muy lento, de unos 0,25 milímetros de diámetro por año, y además la dispersión de las semillas es difícil, "por lo que se requieren muchos años para recuperar una población".

En su evaluación, los científicos recomendaban al menos 20 años sin ningún tipo de extracción, pero finalmente han sido 10 con la posibilidad de ser prorrogables. "No nos parece mal si hay un seguimiento efectivo. Aquí lo esencial es que se pongan medios para frenar la extracción ilegal", dice Garrabou. De hecho, no están a salvo ni las colonias de las Medes-Montgrí pese a que la extracción en toda la zona está prohibida desde 1992.

"También deberían aplicarse restricciones en las áreas de corales con una excesiva presencia de submarinistas -afirma Linares-. Aunque sea involuntariamente, el simple hecho de rozarlos ya les causa un grave problema". En las zonas con muchos escafandristas, la tasa de recuperación es más lenta. Por si fuera poco, a todo ello se suma el aumento de las temperaturas debido al cambio climático y la contaminación del agua.

CARACTERÍSTICAS DE LA ESPECIE

El coral rojo ('Corallium rubrum') se distribuye por el Mediterráneo occidental, incluyendo la ribera meridional, y aguas atlánticas adyacentes (sur de Portugal y Marruecos). "Hay áreas que están mucho menos explotadas, pero en líneas generales todas las poblaciones están amenazadas". En el caso de Catalunya, la especie se distribuye en la Costa Brava, desde el cabo de Begur hasta el cabo de Creus -más algunas pequeñas colonias en el Maresme-, en unas profundidades que oscilan entre los 100 y los 800 metros. Se instalan sobre todo en terrenos rocosos. Sus colonias dan refugio a muchas especies de peces e invertebrados y conforman un hábitat de interés pesquero, además de ser un innegable reclamo turístico.

El sistema actual de extracción en Catalunya, basado en permisos que tienen en cuenta el peso de los corales, no ha logrado frenar la degradación de las colonias ni ha evitado el expolio. En los últimos años se han concedido 10 permisos para pesca individual. Tudela explica que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente se ha comprometido ante la Generalitat a aplicar las mismas medidas de protección establecidas por Catalunya en las aguas exteriores, que están bajo competencia estatal.

El coral se extrae con fines ornamentales y gran parte se destina a la exportación. Muchos acaban en Italia, donde todavía un importante sector de joyería. "A quien tenga un coral en su comedor no le pedimos que lo tire -concluye Linares-, pero sí que no compre más".

Una colonia virgen en Córcega de tamaño gigantesco

Las colonias de corales rojos en el Mediterráneo occidental fueron siglos atrás infinitamente mayores que en la actualidad, según muestra el descubrimiento y análisis de una colonia prácticamente virgen en aguas de Córcega, dentro de una cueva submarina en la reserva natural de Scandola. La investigación se ha publicado en la revista Scientific Reports.


El trabajo ha sido coordinado por Joaquim Garrabou, del Instituto de Ciencias del Mar (ICM) del CSIC, y en ella han participado también científicos de la Universitat de Barcelona, el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB) del CSIC, la Universitat de Girona, el Instituto Mediterráneo de Oceanología, el Parque Regional de Córcega (Francia) y la National Geographic Society (Estados Unidos), entre otros centros.


El estudio ha sido posible gracias al descubrimiento, en el 2010, de la colonia de Scandola, que se encuentra en un estado de conservación que nunca se había visto hasta ahora a profundidades someras. Los investigadores han analizado el estado, la biomasa y la densidad de la colonia y las han comparado con las de otras poblaciones, algunas de las cuales han estado protegidas durante las últimas décadas. "Los datos resultantes son abrumadores -destaca el CSIC en una nota informativa-. La biomasa de coral de la población descubierta en Córcega es 100 veces superior a las de las otras poblaciones que se conocen en el Mediterráneo, incluyendo las de zonas protegidas desde hace más de 40 años". Esto implica que "este estudio hará replantearse cuál es el estado de referencia de las poblaciones de coral rojo, así como la sostenibilidad de la pesca del coral", dice Garrabou.

Temas: Playas Catalunya