Ir a contenido

Francia eleva el riesgo por gripe aviaria tras varias granjas de patos afectadas

La Generalitat limita la cría de aves de corral al aire libre y el uso de patos como reclamo en la caza

Antonio Madridejos

Las autoridades francesas han subido el nivel de riesgo por gripe aviaria a la categoría de “elevado” después de la detección de dos brotes de alta mortalidad y casos aislados en diversas granjas avícolas del sur y el suroeste del país, previsiblemente por contagio a partir de aves silvestres migratorias, lo que obligará a las explotaciones a extremar las medidas de control.

Alemania, Austria, Polonia, Países Bajos, Suiza, Dinamarca, Hungría y Suecia, entre otros países europeos, también han informado recientemente de mortalidad en animales silvestres y de granja, en todos los casos por el virus H5N8, sin peligro para los humanos. El mes pasado hubo que sacrificar 30.000 pollos en el estado alemán de Schleswig-Holstein.

Tras la detección de los casos en Francia, el Departament d’Agricultura de la Generalitat, a partir de una orden ministerial válida para toda España, ha decidido informar al sector y prohibir ciertas actividades como la cría de aves de corral al aire libre (salvo que se disponga en el espacio de telas de separación) o la cría de aves de corral junto a patos y ocas. Las medidas afectan especialmente a municipios costeros y aquellos que se encuentran cerca de zonas húmedas con gran presencia de aves migratorios.

BAJO CONTROL

"No hay que alarmarse porque la situación no lo merece. Simplemente es necesario aumentar la precaución -insiste Teresa Masjuan, directora general de Agricultura i Ramaderia-. Nuestras explotaciones no son como hace décadas y están preparadas". Entre otras medidas, al igual que se ha hecho en Francia, ha quedado prohibida la utilización de aves anseriformes (patos) y charadriiformes (gaviotas, limícolas...) como reclamos para cazar.

TRANSMISIBLE ENTRE AVES

El virus detectado, del tipo H5N8, es inofensivo para los humanos, pero altamente transmisible entre aves. El virus permanece latente en ejemplares silvestres -en Europa, por ejemplo, se ha detectado en los últimos años en cisnes, cercetas, somormujos y porrones, entre otros- y se convierte en un problema cuando, en sus movimientos migratorios, muy particularmente en otoño, entran en contacto con animales de granja.

El municipio francés más afectado es Amayrac, cerca de Albi, en el departamento de Tarn, donde se han tenido que sacrificar 18.000 aves, fundamentalmente patos que se criaban al aire libre, al detectarse a finales de noviembre una elevada mortalidad por gripe en dos granjas. Se ha establecido en un área de vigilancia de 10 kilómetros alrededor de ambas explotaciones. Con posterioridad, también se han registrado casos aislados en granjas de Lot-et-Garonne, Gers y Altos Pirineos, departamento limítrofe con España.

Según ha informado el Ministerio de Agricultura, se ha elevado el nivel de riesgo porque las explotaciones no se encuentran cerca de zonas húmedas, donde el peligro es supuestamente mayor. Previamente se habían detectado aves silvestres muertas en la región de Calais, en el norte del país, y en la Alta Saboya, en los Alpes.

Aunque el virus no sea peligroso para los humanos, el nuevo brote es un golpe importante para el sector, y muy particularmente para los productores de fuagrás, cuando parecía haberse recuperado de otro brote de gripe aviaria que se registró el año pasado.

0 Comentarios
cargando