Ir a contenido

Los ríos de Fukushima presentan altos niveles de contaminación radiactiva

Greenpeace ha detectado hasta 200 veces más radiactividad que antes del desastre nuclear

Adrián Foncillas

Inspectores internacionales revisan la situación de los tanques de agua en Fukushima, el pasado agosto.

Inspectores internacionales revisan la situación de los tanques de agua en Fukushima, el pasado agosto. / AP

La radioactividad en el lecho marino cercano a la central de Fukushima es 200 veces mayor a la registrada antes de que un tsunami la barriera cinco años atrás. Un estudio de la organización Greenpeace publicado este jueves alerta del duradero legado de la peor crisis nuclear desde Chernóbil y contradice la supuesta seguridad en los terrenos oficialmente limpios en el mismo día en que la compañía que gestiona la central ha admitido su incapacidad para impedir las filtraciones a las masas de agua radioactiva subterráneas.

Las conclusiones del estudio son tan demoledoras como preocupantes. Los niveles de cesio-137 en el suelo marino alcanzan los 120 bequerel/kilo cuando en el 2011 se situaban en los 0,26 bequerel/kg. Las muestras tomadas a 60 kilómetros al sur de la central y a cuatro kilómetros revelan una contaminación radioactiva similar, lo que habla de su expansión y explicaría los altos niveles de cesio registrados en varias especies marinas.

“Los niveles de radioactividad extremadamente altos que hemos encontrado en los sistemas fluviales subrayan la enormidad y la duración tanto de la contaminación medioambiental como de los riesgos para la salud pública del desastre de Fukushima”, señala Ai Kashiwagi, responsable de Greenpeace.

LECTURAS ALARMANTES

El estudio rebate que algunas zonas que serán reabiertas el próximo año para la población tras su presunta descontaminación sean seguras. Las muestras en el margen del río Niida en Minamisoma, una zona barrida por el tsunami, revelan concentraciones de casi 30.000 bequerel/kg de cesio 134 y 137. Otras lecturas alarmantes se han tomado en el río Abukuma (prefectura de Miyagi), a unos 90 kilómetros de la central. Algunos ríos sufren una radioactividad que multiplica por 200 la anterior al accidente nuclear. Las muestras fueron tomadas entre el 21 de febrero y el 11 de marzo y analizadas en un laboratorio independiente de Tokyo.

La organización calcula que la contaminación radioactiva seguirá poniendo en riesgo la vida humana durante siglos. La hoja de ruta de TEPCO, la infausta compañía que gestiona la central, prevé su desmantelamiento total en 40 años.

“Los cientos de miles de toneladas de agua altamente contaminada, el aparente fracaso del anillo de hielo para reducir las filtraciones y el reto sin precedentes de la gestión de tres reactores fundidos señalan que la crisis está lejos del final”, añade Kendra Ulrich, representante de la organización en Japón.

0 Comentarios
cargando