Ir a contenido

A golpe de susto

La localidad de Flix aún aguarda la finalización de las obras de descontaminación del embalse

SÍLVIA BERBÍS / FLIX

La localidad de Flix (Ribera d'Ebre) vive desde hace años a golpe de susto. Aunque lo anhela, no ha conseguido de momento desprenderse de la etiqueta que vincula su nombre a un pantano contaminado por la actividad industrial de Ercros. Hace 12 años, unos informes científicos revelaron al mundo la composición de su nauseabundo lecho. Desde entonces, la población ha estado más en el punto de mira de lo que querría, casi siempre por el mismo motivo, la contaminación del embalse. Con la puesta en marcha de unos trabajos de limpieza publicitados por su promotor, el Ministerio de Medio Ambiente, como modélicos y casi únicos en el mundo, Flix empezó a desprenderse de su losa particular.

Sin embargo, la exhalación liberadora que estaba a punto de dar se ha cortado en seco. A la detención de la cúpula de la empresa pública encargada de la limpieza, Acuamed, incluyendo al director de la obra en Flix, por presunto fraude y a las dudas suscitadas por los relatos de algunos trabajadores sobre la corrección de los procesos de limpieza e incluso los riesgos para la salud que pudieron asumir, se le ha sumado el oscurantismo del ministerio a la hora de ceder los informes que detallan si quedan o no residuos en el embalse pese a los años de extracción.

Además, el agua del recinto donde se operó sigue contaminada, y las naves de descontaminación están sin desmantelar. Para sembrar más sospechas, solo faltaban las transcripciones de diversas conversaciones telefónicas pinchadas por la Guardia Civil, hechas públicas en los últimos días, que revelan que se llegó a planear usar ácido clorhídrico en el embalse con el objectivo de rebajar el pH.

"Solicitamos que los trabajos no se reanuden, ni sobre el terreno ni en la tramitación de los proyectos pendientes, hasta disponer de plenas garantías de lo que se ha efectuado, contrastadas con la comunidad científica, y que ella también avale lo que se haga a partir de ahora", afirma el alcalde de Flix, Marc Mur. Justo esta semana ha llegado a Flix la nueva dirección de obras, pero "como hay más dudas que otra cosa, pedimos que paren", señaló tras la junta de portavoces reunida esta semana.

El Govern de la Generalitat también pretende mostrarse firme. "Manifestamos nuestra desconfianza sobre el procedimiento llevado a cabo por Acuamed y exigimos al ministerio que visite el territorio para dar explicaciones sobre la situación actual y cómo se está afrontando este tramo final de las obras", señala la secretaria de Medi Ambient, Marta Subirà, asegurando que incluso se están estudiando posibles acciones legales.

La interrupción de las labores ha dejado pendiente el desmantelamiento de las naves construidas para la limpieza. Existe un proyecto depositado por el ministerio a la Generalitat para su tramitación y autorización ambiental. La descontaminación de los dos hectómetros de agua tóxica confinada en el recinto cerrado no tiene proyecto, y faltará también retirar la barrera de tablestacas que configura ese recinto.

Temas: Flix Acuamed

0 Comentarios
cargando