Catalunya recicló 235.369 toneladas de envases domésticos en 2015, un 3,4% más que en el 2014

Los resultados presentados por Ecoembes revelan que cada catalán depositó 15 kg en el contenedor amarillo y 19,6 kg en el azul, muy por encima de la media española

Catalunya recicló 235.369 toneladas de envases domésticos en 2015, un 3,4% más que en el 2014
2
Se lee en minutos
XAVI DATZIRA / BARCELONA

Reciclar es un acto cada vez más interiorizado, de tal manera que lo que realmente se considera extraño es mezclar en un mismo cubo de basura plástico, vidrio, papel, materia orgánica y fracción resto. Una práctica respetuosa con el medioambiente que, además, sigue creciendo año tras año. En Catalunya se reciclaron 235.369 toneladas de envases en el 2015, un 3,4% más que el año anterior, tal y como se desprende de los resultados presentados por Ecoembes en el marco del Día Mundial del Reciclaje, que se celebró el pasado mes de mayo.

Estos buenos resultados se han dado, según la organización que coordina el reciclaje de los envases domésticos en todo el Estado, gracias a un modelo de colaboración público-privada que se adapta a las necesidades de cada momento y cada municipio, en el que el ciudadano juega un papel fundamental. Sin su compromiso no sería posible que los envases se reciclaran correctamente. Así, en el 2015 cada catalán depositó 15 kilos en el contenedor amarillo (envases de plástico, latas y briks) y 19,6 kilos en el azul (envases de papel y cartón), cifras que superan en 2,3 y 4,5 puntos respectivamente la media estatal.

ESFUERZO COMPARTIDO

Esto ha sido posible gracias al trabajo que ha desarrollado Ecoembes junto con los ayuntamientos, con los que han conseguido estar cada vez más cerca del ciudadano a través de la red de 71.916 contenedores amarillos y azules distribuidos por toda la comunidad y que hacen posible que el 99% de los catalanes tengan acceso a la recogida selectiva de estos residuos.

“Nos encontramos ante una sociedad cada vez más concienciada que trabaja en equipo para conseguir un objetivo común: el cuidado del medioambiente, y Catalunya es un ejemplo de ello. Esto nos ha permitido alcanzar en el 2015 unos resultados en línea con los objetivos marcados por Europa para 2020”, asegura Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes. La clave es un modelo flexible y la aproximación del reciclaje al día a día del ciudadano. “Somos conscientes de los retos que nos plantea el futuro, pero estamos yendo por el camino correcto”, añade.

COLABORACIÓN GLOBAL

Los datos en Catalunya también han tenido un reflejo a nivel estatal. En España durante el 2015 se reciclaron 1.300.339 toneladas de envases, un 3,3% más que en el 2014, lo que ha permitido alcanzar una tasa de reciclaje del 74,8%. De esta forma, los envases se posicionan como los residuos urbanos que más se reciclan en todo el territorio, lo que consolida a Ecoembes, como referente en esta materia y a su modelo como un ejemplo de economía circular que contribuye al desarrollo sostenible.

Noticias relacionadas

En el marco de esta economía circular, el reciclaje consiguió a nivel estatal durante el 2015 el ahorro de 1,3 millones de toneladas de materias primas. Asimismo, ha evitado la emisión de 1,2 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y ha permitido importantes ahorros en consumo de energía, agua y materias primas.

En este sentido, gracias al reciclaje de envases domésticos el pasado año se ahorraron 4,6 millones de MWh, es decir, la energía que se necesitaría para el funcionamiento anual del 47,5% de los smartphones que hay en España; y se evitó el gasto de 24,8 millones de m3 de agua, una cantidad que serviría para que todos los catalanes (7,5 millones de personas) se dieran una ducha diaria durante cuatro semanas.