Ir a contenido

El lince ibérico reconquista sus territorios

El programa de cría y las liberaciones de ejemplares jóvenes consolidan seis nuevos núcleos

Este año se esperan los primeros nacimientos en libertad en Ciudad Real, Toledo y Portugal

Antonio Madridejos

Liberación de un ejemplar lince nacido en cautividad en la Sierra Morena de Ciudad Real, el pasado febrero.

Liberación de un ejemplar lince nacido en cautividad en la Sierra Morena de Ciudad Real, el pasado febrero. / IBERLINCE

Un ambicioso programa de cría en cautividad y la posterior suelta de los ejemplares jóvenes en el medio natural han logrado que el lince ibérico, especie emblemática del bosque mediterráneo, endemismo peninsular, salga del abismo en el que se encontraba hace apenas una década e inicie una reconquista de sus antiguos territorios

El escaso felino, que en sus peores momentos quedó restringido a dos núcleos en las sierras de Andújar y Cardeña-Montoro (Jaén y Córdoba) y en el entorno de Doñana (Huelva y Sevilla), en total con menos de 100 ejemplares, se está consolidando en todos los enclaves en donde se han efectuado liberaciones, incluido el sur de Portugal, y actualmente ya hay 405 ejemplares, según el centro presentado esta semana por los responsables del programa Life+Iberlince. "Para nosotros, la clave es el número de hembras territoriales en libertad, y ya estamos en 120", afirma Miguel Ángel Simón, coordinador del plan. El proyecto lo impulsa la Junta de Andalucía con la participación de otras instituciones, entre ellas el Ministerio de Medio Ambiente.

"El crecimiento ha sido particularmente rápido en los núcleos andaluces de Sierra Morena, tanto en los ya existentes de Andújar y Cardeña como en los nuevos de Guarrizas y Guadalmellato", destaca Simón. Ahora ya hay en total 285 ejemplares, 38 más que en el año anterior, en una superficie de 727 hectáreas. La expansión ha sido tan exitosa que ya puede hablarse de una única "metapoblación", en palabras del coordinador, porque los ejemplares se mueven entre las diferentes colonias. Incluso se producen contactos con los linces liberados en la vertiente norte de Sierra Morena, ya en la provincia de Ciudad Real.

La escasez de conejos debido a una grave enfermedad hemorrágica y los atropellos en carretera son los problemas más acuciantes

Para considerar consolidado un núcleo se necesitarían 30 hembras y unos 120 individuos, relata Simón, "pero para ello no basta con soltar animales". "Tiene que haber reproducción en libertad, entre 15.000 y 20.000 hectáreas bien conservadas y una buena densidad de conejo, que es su alimento casi exclusivo", sintetiza. Dos hembras liberadas en el valle del Matachel (Badajoz), uno de los lugares de suelta, ya tuvieron descendencia el año pasado (tres cada una), un hito en la conservación del lince porque era la primera vez en tres décadas que criaban en libertad fuera de Andalucía. "Aún no tenemos noticias de los núcleos de Vale do Guadiana-Mértola (Portugal), los dos de Ciudad Real y el de los Montes de Toledo, pero creemos que este año será posible", avanza Simón. 

mapa hábitat lince ibérico

DESTINOS POTENCIALES 

Más a largo plazo, lo lógico sería que la especie avanzara por su cuenta y recolonizara el vasto territorio que ocupó antaño, cuando el progreso de la agricultura y la caza indiscriminada ocasionaron un retroceso dramático de las poblaciones. Diversos emplazamientos en Castilla y León, Aragón, Madrid, La Rioja y hasta la Comunidad Valenciana o Navarra podrían ser óptimos, considera Simón, pero el coordinador prefiere ir poco a poco. "Además de la voluntad, será necesario un estudio técnico que asegure la presencia de conejo. No todas las zonas en las que hubo lince décadas atrás están en disposición de acogerlos ahora", asume.

El año pasado, las 27 parejas constituidas en los centros de cría en cautividad tuvieron 61 cachorros, 53 de los cuales salieron adelante. Las previsiones de este año son ligeramente menores, pero también positivas: se han constituido 23 parejas, con una estimación de entre 28 y 40 nacimientos. Los cachorros nacidos en cautividad permanecen lejos del contacto humano y son liberados cuando superan el año (todavía son juveniles no reproductores). "Tienen que temer al hombre", prosigue el coordinador.

El coordinador del Iberlince recuerda que la escasez de conejos y los atropellos siguen planeando sobre el futuro de la especie. En el primer caso, la responsable principal es la enfermedad hemorrágica EHVb, que está causando estragos de las poblaciones. En colaboración con diversas entidades, se están liberando conejos de cría como suplemento para la alimentación, "pero esto no puede ser la solución definitiva", reconoce Simón. En cuanto a la siniestralidad viaria, el año pasado se redujo a la mitad la mortalidad por atropellos, pero aún así se contabilizaron 10 fallecimientos. "Las grandes carreteras no son necesariamente las peores puesto que suelen tener zonas de paso inferior o puentes que pueden aprovechar los animales. El problema más grave son las carreteras locales que a ambos lados no tienen más que monte", concluye.

Claves de la especie

EN PELIGRO

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) descatalogó el año pasado el lince ibérico como "especie en grave peligro de extinción" y ahora lo considera simplemente "en peligro" porque en los dos núcleos principales se superan los 50 ejemplares maduros. La categoría superior de "especie vulnerable" no se conseguirá hasta que haya al menos 250 durante cinco años, según los criterios de la IUCN. ​


CONSANGUINIDAD

Además de los 405 linces en libertad, hay además otro centenar, todos adultos y de reintroducción no viable, que permanecen en los cuatro centros cría, más el Zoobotánico de Jerez, como individuos reproductores y garantes del equilibrio genético. "Han vivido varios años en cautividad y ahora les costaría cazar -precisa Simón- , pero siguen siendo excelentes progenitores". Lo que se hace normalmente es emparejar a machos y hembras de orígenes diferentes para evitar los problemas de consanguinidad. "Los ejemplares más viejos también pueden ser muy útiles para programas de educación ambiental", prosigue. La longevidad media ronda los 14 años, aunque en cautividad llegan a 18-20.  


ACCIDENTES

Este viernes, una hembra de lince apareció muerta en la carretera CLM-403 en el término municipal de Retuerta del Bullaque (Ciudad Real), cerca del parque nacional de Cabañeros, Los atropellos son la principal causa de muerte no natural de linces, pero no la única: el año pasado, según datos del programa Life+Iberlince,10 murieron atropellados, otros cinco fallecieron por causas desconocidas, dos por enfermedad, dos por furtivismo, dos por peleas entre ejemplares y uno por ahogamiento. 


EJEMPLARES VIAJEROS

Los linces necesitan para vivir territorios bastante grandes, con decenas de hectáreas, pero si disponen de alimento luego son bastante fieles a su zona. Los ejemplares juveniles, no obstante, pueden realizar grandes recorridos de exploración (o extraviarse), y prueba de ello son dos ejemplares liberados el año pasado en Toledo, los aventureros Kentaro y Kahn, que, con un radiotransmisor al cuello, han recorrido centenares de kilómetros y atravesado autopistas y autovías hasta llegar a la provincia de León y al Algarve, respectivamente.