Ir a contenido

DÉCALOGO

10 consejos para unas vacaciones de Semana Santa más sostenibles

Tomarse un respiro no tiene por qué ser sinónimo de bajar la guardia a nivel ambiental, al contrario, el tiempo libre permite aumentar las acciones a favor del Planeta

XAVI DATZIRA / BARCELONA

Senderistas en Andorra. 

Senderistas en Andorra. 

Las vacaciones de Semana Santa representan un respiro en el calendario, un pequeño paréntesis para recargar las baterías y aguantar así hasta el verano a pleno rendimiento. Es un momento de relajarse y disfrutar, pero eso no quiere decir que se tenga que bajar la guardia en aspectos que son fundamenales para todos, como el cuidado del medioambiente.

Al contrario, es un buen momento para aumentar la concienciación, educar a los más pequeños y convertir en hábitos algunas acciones que son vitales para el entorno. El siguiente decálogo muestra unas sencillas recomendaciones para disfrutar de unas vacaciones con el menor impacto ambiental, elaboradas a partir de los consejos de Ecoembes, la organización que promueve la sostenibilidad a través del reciclaje de envases.

1-Hay quien prefiere aprovechar las vacaciones para descubrir una gran ciudad; otros se inclinan por la tranquilidad de un pueblo de interior, apurar la temporada de esquí en la montaña o atreverse con los primeros baños en el mar. En cualquier caso, al llegar a otra localidad, es importante localizar los contenedores amarillos (envases, latas y briks) y azules (papel y cartón) más cercanos para depositar correctamente los residuos.

2-Pocas cosas ayudan más a desconectar que una excursión por la montaña o un largo paseo por la playa. Pero todo se puede ir al traste si encuentras residuos en plena naturaleza. Por eso, recuerda llevar una bolsa para guardar los envases hasta que se tenga acceso al contenedor adecuado.

3-Semana Santa es sinónimo de procesiones en muchas ciudades y, por lo tanto, de aglomeraciones. Esto no es excusa para tirar los residuos al suelo, por mucho que cueste moverse. Guárdalos hasta encontrar una papelera o un contenedor. Lo mismo sirve para otros eventos, conciertos o actividades urbanas al aire libre.

JUGAR PARA APRENDER

4-Las vacaciones pueden convertirse un momento perfecto para enseñar a los más pequeños la importancia del reciclaje, pero sin olvidar que la diversión siempre es mucho más efectiva. Para que aprendan de forma lúdica se puede jugar a adivinar dónde hay que depositar cada residuo o hacer manualidades con envases ya usados. Tomarán conciencia de que los residuos también pueden tener una segunda vida. 

5-En esta época se multiplican las excursiones, las visitas a amigos y familiares, las barbacoas al aire libre… Y siempre hay que transportar cosas. Por eso, no está de más reutilizar las bolsas de plástico todas las veces que sea posible. Cuando ya no se necesiten más, deposítalas en el contenedor amarillo.

6-Disfrutar de la naturaleza conlleva una serie de responsabilidades, por lo que hay que recordar que la alteración del ecosistema natural puede provocar daños irreparables. La única huella que puede dejarse en un entorno natural es la de las botas de monte.

7-A la hora de escoger el destino de vacaciones, se puede añadir el parámetro de la sostenibilidad en la decisión final. Por ejemplo, escogiendo modos de transporte que no contaminen, como caminar, la bici o el transporte público. También optando por alojamientos respetuosos con el medioambiente.

CONSUMO RESPONSABLE

8-Igual que no hay que bajar la guardia con el reciclaje, tampoco con el consumo de los recursos natuales. Estar fuera no significa tener carta blanca para malgastar, así que se debe seguir vigilando el consumo de agua y electricidad como se haría en la propia casa.  

9-Como consumidores, todo el mundo tiene capacidad de elegir. Y con esta decisión, contribuir a la conservación del medioambiente. Es necesario ser responsable a la hora de consumir, informarse de la procedencia de los productos y priorizar aquellos que sean respetuosos con el medioambiente.

10-Como se dispone de algo más de tiempo libre, no vale la excusa del “no lo sabía”. Si se tiene cualquier duda sobre medioambiente o reciclaje se pueden consultar las webs especializadas. Por ejemplo, la página de Ecoembes o la aplicación móvil Guía Reciclaje.