30 may 2020

Ir a contenido

MATERIALES EN SUSPENSIÓN

Grandes cantidades de polvo sahariano sobre toda España

Los suelos han quedado cubiertos de barro por efecto de la lluvia

Antonio Madridejos

Simulación de la evolución del polvo en suspensión según el programa de cáculo del Barcelona Supercomputing Center (BSC). / BSC-CNS

Los cielos presentan esta mañana un aspecto marronoso y la visibilidad es reducida debido a la llegada de una masa de fino polvo de origen sahariano que permanecerá sobre la península Ibérica hasta al menos el martes, según muestran las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y del Barcelona Supercomputing Center (BSC-CNS). En Catalunya, donde se han registrado ligeros chubascos por el paso de un pequeña perturbación, el suelo ha quedado cubierto de polvo debido al arrastre ocasionado por el agua.

Sara Basart, investigadora del BSC y especialista en predicción de polvo, comenta que el momento de mayor intensidad del fenómeno ya ha pasado, con deposiciones superiores a los 10 miligramos por metro cuadrado, pero que se mantendrá varias horas más. Basart considera la intrusión sahariana de "poco habitual, aunque tampoco excepcional".  La investigadora destaca como curiosidad que esta incursión de polvo sahariano tiene como contrapartida que esté nevando en el Teide.  

El BSC es el primer centro operativo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) dedicado a la predicción de tormentas de polvo y arena. "Cada año tenemos dos o tres situaciones de este tipo, pero no siempre coincide con la lluvia que hace que el polvo se asiente", explica Basart. El momento más habitual es la primavera, coincidiendo con la mayor actividad en los núcleos formadores de polvo en el sur de Argelia.

Las temperaturas han experimentado un considerablemente aumento, de hasta 10 grados en las mínimas en zonas del interior. En el área de Barcelona, las estaciones de medición de la contaminación muestran que la calidad del aire es regular, pero sin alcanzar los niveles de aviso a la población "porque la lluvia se ha llevado lo peor", dice Basart.