Ir a contenido

PROGRAMA IBERLINCE

Un cazador mata en Ciudad Real a uno de los linces del programa de reintroducción

ANTONIO MADRIDEJOS / Barcelona

Liberación en el término municipal de Villamanrique, en Ciudad Real, del lince Kala, una hembra que dos meses después apareció muerta.

Liberación en el término municipal de Villamanrique, en Ciudad Real, del lince Kala, una hembra que dos meses después apareció muerta. / EFE

Kenitra, uno de los ocho linces liberados el pasado verano en Castilla-La Mancha dentro de un programa para la reintroducción de la especie,  ha muerto a consecuencia de un disparo accidental en un finca de caza de la provincia de Ciudad Real, según ha informado en su página web el proyecto Iberlince.

La muerte de Kenitra, un joven macho, se produjo el miércoles en el transcurso de una acción de caza en una finca de Torre de Juan Abad, al parecer destinada al control de zorros. Según Iberlince, la propiedad de la finca en la que ocurrió el suceso se puso inmediatamente en contacto con los agentes medioambientales de la Consejería de Agricultura para dar cuenta del hecho y realizar las diligencias oportunas.

Una vez en el lugar de los hechos, los agentes comprobaron que se trataba de Kenitra, ejemplar liberado el 3 de julio de este año, cuyo cadáver ha sido llevado al centro de recuperación El Chaparrillo, donde se le practicará la necropsia.

"El incidente con el lince se ha producido durante una batida para cazar zorros, una modalidad de control de predadores poco habitual y muy peligrosa ya que moviliza a muchas personas y armas en zonas con abundancia de predadores, no solo de zorros, y donde es fácil disparar sin haber identificado bien el objetivo", ha denunciado Ecologistas en Acción en un comunicado.. 

Kenitra era un macho que procedía del centro de cría de La Olivilla, en Santa Elena (Jaén), y que fue liberado junto a Kaplán, Kairós y Kiowa con el fin de que estos ejemplares fueran conformando un futuro nuevo núcleo reproductor para la especie.

OTRA MUERTE RECIENTE

La muerte de Kenitra se une a la muerte, el pasado mes de septiembre, de Kala, otro de los ocho linces liberados en verano que apareció sin vida en el término municipal de Villamanrique por causas que aún se desconocen. La Consejería de Agricultura descartó que su muerte se produjera por veneno.

El proyecto Iberlince espera consolidar las últimas poblaciones de lince ibérico en España, situadas en Sierra Morena (Córdoba-Jaén) y en Doñana, y reintroducirlo en áreas donde se extinguió en décadas pasadas, incluyendo Extremadura, Madrid, Castilla-La Mancha y Portugal.

0 Comentarios
cargando