ANÁLISIS DEL CENTRE TECNOLÒGIC FORESTAL DE CATALUNYA

Buen inicio de la temporada de setas

Se espera que la campaña del 2014 supere los 130 kilos por hectárea, muy por encima de la media de los últimos 19 años

Muchos 'rovellons' están afectados por gusanos debido a la humedad y el calor

Selección de setas. 

Selección de setas. 

Se lee en minutos

La temporada de setas 2014 en Catalunya ha empezado con fuerza debido al verano lluvioso y a las suaves temperaturas. Según los inventarios de producción de setas que lleva a cabo el Centre Tecnològic Forestal de Catalunya (CTFC), en Solsona, en las zonas habituales de recogida se ha alcanzado una producción de 80 kilos de setas por hectárea durante entre los meses de julio, agosto y septiembre, cantidad muy superior a la media de los últimos 19 años, estimada en 57 kilos por hectárea.

"Esto hace que ahora mismo ya se pueda considerar la temporada es buena en cuanto a la producción de setas", explica el CTFC en una nota informativa. Sin embargo, la calidad de algunas especies de setas, como los níscalos ('rovellons'), no ha sido la deseada. "El 70% están afectados por gusanos, debido principalmente a la elevada humedad y a las suaves temperaturas", añade.

EL TIEMPO ACOMPAÑA

Noticias relacionadas

Las previsiones meteorológicas para las semanas próximas apuntan a un otoño en valores normales en cuanto a lluvia y temperatura. Si se mantiene esta tendencia, el CTFC considera que la producción media por hectárea podría superar los 130 kilos, incluyendo setas de todos los tipos.

Juan Martínez de Aragón, ingeniero de Montes e investigador del CTFC, recuerda que las estimaciones de producción son medias calculadas a través de modelos matemáticos de producción de setas, obtenidos después de 19 años de muestreos micológicos en parcelas permanentes distribuidas por los bosques catalanes y de información meteorológica recogida en cada una de las parcelas en el mismo periodo. "Estos modelos tienen en cuenta la variabilidad en la producción de setas que hay entre los diferentes tipos de bosque y la disponibilidad de agua que habrá durante la campaña de setas (julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre)", explica Martínez de Aragón. Las predicciones a largo plazo se basan en los cálculos del NCEP de Estados Unidos.