En les Cinc Sènies

Perejaume reivindica el valor del olvido en una muestra que interviene sobre espacios naturales del Maresme

'Guardar a fora’ explora los límites creativos del autor con un estercolero dorado o unos aspersores para regar el mar

El artista Perejaume ante el ’Femer’, a las Cinc Sènies de Mataró.

El artista Perejaume ante el ’Femer’, a las Cinc Sènies de Mataró. / ACN / Jordi Pujolar

Se lee en minutos
ACN

La obra de Perejaume no deja nunca indiferente y su última creación es un paso más en la búsqueda de los límites creativos del artista. Guardar a fora es un canto al olvido, un intento de dar a este concepto un tono positivo. "Recordar es guardar dentro y olvidar es guardar fuera, pero con la confianza de que las cosas, fuera, también perduran", explica. Una de las piezas que mejor explica este concepto es Muladar, ubicado en un campo agrícola de las Cinc Sènies de Mataró. "El estercolero es un buen modelo de cómo gestionamos la memoria porque hay continuidad de vida", argumenta. La obra es un estercolero dorado que de lejos puede parecer un pajar para simbolizar en una misma pieza los dos gran elementos del mundo agrario.

Esta gestión del olvido, explica el autor, confronta justamente los estercoleros agrarios con los archivos académicos. El agrario, dice, es un modelo mucho más "hábil" para el estercolero "no carga con el pasado, sino que lo retoma cada vez". El estercolero, añade, representa un punto de desaparición de todo y de la posterior reanudación.

Muladar es una de las cinco intervenciones que Perejaume ha hecho en diferentes municipios del Maresme en una muestra "rota" a lo largo del territorio y que le ha permitido unir en una misma exposición materiales muy heterogéneos y con un gran margen para la creatividad. Para el autor ha sido un "privilegio" poder actuar sobre el "mundo físico".

Regar el mar

Como en el propio nombre de la muestra, Guardar a fora, Perejaume plantea otra paradoja en Regar el mar, una instalación de hierro mar adentro que en septiembre puso una veintena de grandes aspersores sobre el agua para "levantar el mar" y "equilibrar" una comarca presidida por la sierra. El proceso creativo se puede ver ahora en el cine La Calàndria del Masnou.

En la Fundació Palau de Caldes d'Estrac, Perejaume expone 24 dibujos de soles que remiten a "la obsesión" maresmense de verlo salir al mar. En Sant Pol de Mar, municipio del autor, se ha instalado una pieza "discreta" pero "entrañable" que a través de un trozo de corcho en la corteza de una palmera pretende unir la Vallalta con el Maresme más marítimo.

La última obra, en el extremo sur de la comarca, es Alella, donde Perejaume ha hecho una doble intervención. El mar a peu, una traslación en la arena de las "huellas" que dibuja la superficie del mar cuando está tranquilo, y Gran sonall, una pieza sonora hecha con sandalias y cascabeles que representa "la expresión compartida" de quien camina y el sonido que articula la superficie que pisa.

Noticias relacionadas

La muestra se puede recorrer de manera completa desde el pasado sábado 5 de junio y hasta el 17 de junio, aunque algunas de las piezas se podrán ver durante más tiempo. En la exposición ha participado el Espai d'Art i Creació Can Manyé de Alella, el cine La Calàndria de El Masnou, el Mataró Arte Contemporáneo, la Fundació Palau de Caldes d'Estrac y el Museu de Pintura de Sant Pol de Mar.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO