Cerradas desde el inicio de la pandemia

Las ferias de atracciones retoman la actividad en Mataró tras catorce meses de parón

Se harán en un recinto perimetrado, se limitará el aforo al 30% y se prohibirá fumar y comer en los espacios comunes

Imagen de archivo de una atracción de la feria de Mataró.

Imagen de archivo de una atracción de la feria de Mataró. / Ayuntamiento de Mataró

Se lee en minutos
ACN

Las ferias de atracciones volverán el próximo 11 de junio en Mataró (Maresme). Será la primera gran feria desde el inicio de la pandemia, hace catorce meses, y el sector lo vive con esperanza. "Nos cerraron sin demostrar que no lo hacíamos bien", se lamenta el presidente del Gremio de Feriantes, Marcos Orús. Ahora, esperan que la oportunidad de Mataró sea "la llave" que pueda abrir el camino a nuevas ferias y que "poco a poco vuelva la normalidad", tanto para el sector como para los niños y jóvenes.

En esta primera experiencia, la feria será en formato parque de atracciones, con el recinto perimetrado y un límite de aforo del 30%. No se permitirá fumar ni comer en los espacios comunes y los puestos de comida deberán tener un espacio habilitado para que los clientes puedan consumir.

La feria podrá abrir en Mataró después de que este mismo mes de mayo la Generalitat haya autorizado la reanudación de un sector que ha estado totalmente inactivo desde el inicio de la pandemia del covid-19. El sector trabaja ahora para que se les equipare con otros sectores y las atracciones puedan estar abiertas hasta la medianoche y se aumente el aforo permitido.

A la espera de que prosperen las peticiones, de momento la feria abrirá de cinco de la tarde a las diez de la noche. Los fines de semana la apertura se adelanta a las cuatro y media de la tarde y abrirá también unas horas por la mañana, entre las once y media y las dos y media. El aforo, si no hay cambios antes del día 11, será del 30%.

Reinventarse

En cuanto a las atracciones, se espera que estén prácticamente todas. El gremio calcula que habrá cerca del 85% de las que hay habitualmente. El presidente de los feriantes, Marcos Orús, explica que muchas familias han tenido que reinventarse y otras han visto precipitado retomar la actividad con tan poco margen de tiempo.

"Podremos hacer la primera feria en condiciones después de muchos meses. Queremos demostrar que una feria también es segura y que, como el resto de sectores, es momento de que nosotros también podamos salir adelante", celebra Orús. En este sentido, los feriantes explican que se han tomado todas las medidas de seguridad necesarias para que todo salga bien.

Los organizadores han previsto cinco puntos de acceso para evitar aglomeraciones, se ha reforzado la seguridad y habrá hasta 22 vigilantes en el interior del espacio. Las atracciones se desinfectarán todas después de cada viaje y el consumo de comida y bebida se limita a los espacios que cada stand deberá habilitar para sus clientes.

La feria de artesanos y de restauración, también

Además de las atracciones, entre el 11 y el 20 de junio se instalarán también en el parque Central de Mataró la feria de artesanos de primavera, que modificará ligeramente su ubicación para garantizar los flujos de estrados y salidas, y las paradas de restauración, que se ubicarán en el parque Vell, como es habitual.

Noticias relacionadas

La concejala de Promoción de Ciudad, Núria Moreno, explica que la ciudad está buscando reencontrar una "cierta normalidad" y asegura que la feria es importante que se haga para que a nivel social es un evento "muy apreciado por la ciudadanía". Si la prueba de Mataró es exitosa, el Gremio ya tiene apalabradas ferias en Premià de Mar y Blanes.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO