Conflicto vecinal

El Ayuntamiento de Mataró da marcha atrás y no hará el correcan en el parque de la Llibertat

Finalmente se ubicará en el parque de Sant Simó, también en el barrio de L'Havana

Una de las terrazas del parque de la Llibertat de Mataró que hubieran sido ocupadas por el nuevo correcan que planteó habilitar el Ayuntamiento.

Una de las terrazas del parque de la Llibertat de Mataró que hubieran sido ocupadas por el nuevo correcan que planteó habilitar el Ayuntamiento. / Joan Salicrú

Se lee en minutos
Àlex Rebollo

El Ayuntamiento de Mataró (Maresme) ha decidido finalmente dar marcha atrás y no hará el correcan en el parque de la Llibertat, a raíz de las protestas protagonizadas por los vecinos y entidades cercanas al espacio donde se pretendía ubicar. En su lugar este correcan se ubicará en el parque de Sant Simó, también en el barrio de L'Havana, pero más periférico.

La escuela Monserrat Solà, una de las entidades que mostró mayor oposición al correcan, ha hecho publica esta decisión a través de una carta enviada a las familias y a la que ha tenido acceso este diario. "Queremos compartir esta noticia desde la satisfacción por el trabajo realizado como comunidad educativa", señala el texto emitido por la escuela. "Tenemos por delante el reto de continuar haciendo red con las entidades del barrio para dignificar el espacio del parque de la Llibertat como zona de recreo y de cohesión social", añaden.

El proyecto contemplaba que la segunda y la tercera terraza del parque de la Llibertat, observándolo desde la escuela, se convierta en un correcan de 1600 m2. Los juegos infantiles que hay en la segunda terraza se desplazarían unos metros hasta la plaza dels Alocs, el espacio que queda justo ante la escuela, y se mantendría la primera terraza para uso de los más pequeños.

Fruto de la protesta

El área de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Mataró tiene previsto acondicionar 5 espacios de la ciudad durante este mandato para convertirlos en correcans. Fue en septiembre de 2019 cuando los propietarios de perros del colectivo Habana Dogs y un grupo de vecinos del barrio registraron una instancia con 500 firmas pidiendo un correcan.

El que se proyectó en el parque de la Llibertat levantó ampollas a principios de año entre los padres y madres de la escuela Montserrat Solà –y la propia escuela- , que no querían ver recortado el espacio donde juegan sus hijos a la salida del colegio, y un grupo de ciudadanos que irán a vivir en la nueva promoción de viviendas de Els Alocs, que da justo al parque, los cuales durante los últimos meses han recogido más de 250 firmas para evitar la instalación del nuevo equipamiento.

A raíz de las protestas, la concejala a cargo del área de Bienestar Animal, Eli Ruiz, señala que desde el consistorio decidieron reunirse con los distintos agentes implicados para tratar de buscar una solución. Así, primero se propuso a los vecinos de la zona norte del parque instalar el correcan en las parcelas de esa parte del parque, pero también se encontraron con rechazo por la cercanía entre las viviendas y el emplazamiento del supuesto futuro equipamiento.

Así, Ruiz explica que, como ya se había propuesto desde la escuela, se instó a los distintos implicados a que se reunieran y propusieran alternativas para que, después, se estudiara su viabilidad desde el consistorio. Dicho y hecho. De la mesa de diálogo salieron tres propuestas, entre las cuales estaba la de ubicar el correcan en el parque de Sant Simó. "En un inicio no era una alternativa por dos motivos: porque está muy en la periferia y porque lo que nosotros pretendíamos hacer en el parque de la Llibertat era todo un proyecto de remodelación y no solo el correcan", apunta Ruiz.

Sin embargo, tras la alternativa presentada por los distintos agentes, el ejecutivo local realizó una propuesta técnica para poder llevar el correcan al parque de Sant Simó que "sí que es verdad que está un poco desaprovechado", reconoce la concejala. De este modo, la propuesta se presentó a los vecinos que presentaron la instancia, unos 500 vecinos del barrio de L’Havana que piden el correcan, y, "aunque consideran que no es la mejor alternativa, se mostraron abiertos para no quedarse encallados en el parque de la Llibertat como única opción", afirma Eli Ruiz.

"Al final, nosotros queríamos mejorar la convivencia en un parque [el de la Llibertat] y lo que haríamos con ese correcan es empeorar esa convivencia, porque sabemos que supondría quejas y actuaciones vecinales", señala la responsable del área de Bienestar Animal como principal motivo para dar marcha atrás en el proyecto inicial.

Remodelar Sant Simó

Sobre el correcan en el parque de Sant Simó, desde el Ayuntamiento explican que, como se trata de un mirador a la playa, se mirará de hacer la zanja para los perros "a una altura que sea segura, pero que no impida gozar de las vistas". Así, Ruiz señala que se han propuesto hacer un proyecto "similar" al que tenían en el parque de la Llibertat, y que, una vez lo hagan, "si vemos que tenemos que dar más cobertura, estamos dispuestos a hacer más seguimiento".

No obstante, aunque el gobierno local quiere priorizar este proyecto a los otros espacios para perros, su puesta en marcha, prevista para julio, se tendrá que posponer a causa de los procesos administrativos que implica rehacerlo. Así, la responsable del área de Bienestar Animal añade que, para los otros correcans, se contactará primero con los respectivos consejos territoriales para tratar de encontrar el mejor espacio para cada barrio y evitar los problemas que ha habido en L'Havana.

Noticias relacionadas

Ruíz añade que desde el consistorio quieren aprovechar la instalación del correcan en Sant Simó para iniciar un proyecto de remodelación del parque y de la zona, que incluye, entre otros, el último tramo de la calle Cervantes hasta la Nacional, y por donde pasará la Anella Verda. "Todo el camino de Sant Simó a la Nacional lo tenemos que arreglar, por lo que, en perspectiva, sería un primer paso para reordenar todo ese espacio. Aunque después aún se tienen que dar muchos pasos", remarca Ruíz

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO