Reducir gastos

El Ayuntamiento de Mataró plantea una drástica reducción del centro de formación permanente Tres Roques

  • Desde el gobierno local, aunque reconocen que parte de los cursos se dejarán de ofertar, aseveran que todavía no se puede concretar en qué grado se reducirá

  • El motivo principal es que parte de la escuela de adultos Can Noé se trasladará al equipamiento que durante los últimos años ha sido sede de Tres Roques

  • “Ojalá pudiéramos hacer de todo, pero no. Estamos en una situación de crisis y tenemos que reenfocar las prioridades”, defiende el concejal de Educación

Imagen de archivo de una clase en el Centro de Formación Permanente Tres Roques de Mataró.

Imagen de archivo de una clase en el Centro de Formación Permanente Tres Roques de Mataró. / Ayuntamiento de Mataró

3
Se lee en minutos
Àlex Rebollo

Buena parte de la oferta de cursos que durante los últimos años se han impartido en el Centro de Formación Permanente Tres Roques de Mataró (Maresme) desaparecerán de cara al próximo curso. “Se cargan casi todo”, remarcan a este diario fuentes vinculadas al centro. Desde el Ayuntamiento, aunque reconocen que parte de los cursos se dejarán de ofertar, aseveran que todavía no se puede concretar en qué grado se reducirá la oferta porque todavía están “terminando de cuadrar con la dirección de la escuela los cursos que se mantienen”.

Desde el consistorio explican que el motivo por el que se reducirán los cursos es porque parte de la escuela de adultos Can Noé se trasladará al equipamiento que durante los últimos años ha sido sede del centro de Tres Roques. “A partir del próximo curso, este equipamiento [Tres Roques] estará ocupado por la Escuela Municipal de Adultos, que continuará desarrollando su oferta formativa en las nuevas instalaciones”, señala un comunicado publicado por el propio centro de Can Noé.

Según indican desde el consistorio, aproximadamente, un 60% del profesorado que actualmente trabaja en Can Noé se trasladará al edificio de Tres Roques y el otro 40% restante se quedará en las actuales dependencias de la escuela de adultos, en la avenida del Perú.

Durante el primer trimestres de 2021, de enero a marzo, Tres Roques ofertó un total de 47 cursos. Aunque este diario ha solicitado en distintas ocasiones cuántos alumnos y profesores participaron en estos cursos, a fecha de publicación de esta noticia, todavía no se ha obtenido respuesta. Sin embargo, una memoria publicada conjuntamente por el Ayuntamiento y el propio centro de formación permanente coincidiendo con el décimo aniversario del espacio sí que entra en el detalle de las cifras. De este modo, la memoria indica que, a lo largo del curso 2017-2018, se realizaron 128 cursos, por los que pasaron 1.397 alumnos y 81 docentes.

Reorientar la oferta

¿Estos cursos eran necesarios? Seguramente para mucha gente sí, pero creo que este centro lo podemos aprovechar para otras necesidades”, defiende el concejal de Presidencia y Educación del Ayuntamiento de Mataró, Miquel Àngel Vadell.

Así, Vadell señala que se ha decidido trasladar parte de la escuela de adultos a Tres Roques para “reorientar la oferta” de cursos y dar “una mejor respuesta” a las necesidades del barrio de Cerdanyola, donde actualmente funciona el Centro de Formación Permanente.

“En la zona norte de la ciudad no tenemos ninguna oferta para jóvenes con estudios básicos. Será una oportunidad para estos jóvenes que no terminan los estudios o que requieren de cursos de alfabetización”, comenta Vadell. De hecho, el concejal señala que miembros del equipo directivo de Can Noé ya están realizando visitas a los centros educativos del barrio de Cerdanyola para dar a conocer su oferta.

No hay dinero para todo

La reducción de oferta de los curso de Tres Roques se enmarca también a la necesidad que tiene el Ayuntamiento de Mataró de reducir el gasto ordinario en aquellas actividades que no le son de competencia propia para, así, poder liberar recursos y dirigirlos a otros frentes, evitando tener que seguir subiendo los impuestos como en los dos últimos años.

En una entrevista publicada en el diario local Capgròs a principios de año, el alcalde de Mataró, David Bote, preguntado por dónde iba a parar el dinero de los mataronenses que se adquiría con la subida de impuestos, destacaba que, entre otros servicios, iba al enseñamiento, lo que definía como “la principal política de este Ayuntamiento” y destacaba tanto a la escuela de adultos como al Centro de Formación Tres Roques. Finalmente, el actual sistema de formación municipal para adultos no encaja con los fondos de las arcas municipales, por lo que parte de la oferta de Tres Roques, aún por determinar en qué grado, dejará de existir el próximo curso. “Ojalá pudiéramos hacer de todo, pero no. Estamos en una situación de crisis y tenemos que reenfocar las prioridades”, reafirma Vadell.

Noticias relacionadas

De hecho, también en materia de educación y para reducir gasto, el Ayuntamiento de Mataró ha llegado a un preacuerdo con el Departament d’Educació de la Generalitat esta misma semana para que, a partir del curso 2022-2023, el Instituto Miquel Biada de Mataró se integre en la red pública de Educació. Actualmente, el centro es de titularidad municipal, ofrece tres líneas de ESO y tres de bachillerato y centra buena parte de la oferta de formación profesional en el municipio.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO