Recogida de residuos

Mataró retirará los contenedores del centro de la ciudad e instalará áreas efímeras en horario nocturno

El nuevo contrato prevé también la implantación del modelo ‘puerta a puerta’ en las urbanizaciones

Un área de contenedores en superficie en el centro de Mataró.

Un área de contenedores en superficie en el centro de Mataró. / ACN / Jordi Pujolar

Se lee en minutos

ACN

Mataró (Maresme) prevé adjudicar esta semana, una vez superado el trámite del pleno, el nuevo contrato del servicio de basura, que se pondrá en marcha el mes de junio. La renovación del servicio supone un aumento anual del gasto de un 15% -se pasa de 10,2 a 11,8 millones de euros- y prevé numerosos cambios en la gestión del servicio.

Los contenedores del centro de la ciudad desaparecerán durante el día y se retirarán de la vía pública. En su lugar se instalarán unas áreas efímeras y móviles de contenedores en horario nocturno. En las urbanizaciones optará por implantar por primera vez el modelo ‘puerta a puerta’ y en los barrios limítrofes con otros pueblos se instalarán áreas de contenedores cerradas para evitar que vecinos de fuera de Mataró viertan desechos.

Así, los cambios se implementarán de manera gradual entre septiembre de 2021 y enero de 2022. Lo primero que se hará será recuperar un servicio de recogida de voluminosos a demanda para evitar que los muebles viejos invadan la vía pública. El cambio también está pensado en promover la economía circular con la recuperación del mayor número posible de muebles en buen estado.

Más modificaciones

En octubre la previsión es introducir la recogida puerta a puerta de los residuos comerciales de los principales ejes de la ciudad y el mes siguiente, en noviembre, el puerta a puerta llegará al residuo domiciliario. De momento se implantará sólo en las urbanizaciones del extrarradio con la idea de que en el año 2022, a partir de enero, pueda llegar en algunos barrios de la trama urbana de la ciudad.

En diciembre llegaría uno de los cambios más llamativos del nuevo contrato de limpieza, como es la retirada de las áreas de contenedores del centro de la ciudad. Los contenedores soterrados se suprimirán definitivamente y se recuperará el espacio que ocupan en aceras. Los contenedores se superficie serán efímeros y se colocarán entre las ocho y las ocho de la mañana.

Por otra parte, en los barrios situados en los extremos del término municipal, donde se hace frontera con otros pueblos y ciudades, las áreas de contenedores estarán cerradas y sólo podrán acceder los vecinos. La medida tiene por objetivo evitar que ciudadanos de fuera de Mataró vayan a verter la basura de manera descontrolada.

Aumentar la recogida selectiva

El cambio de contrato ya estaba previsto desde el año pasado y eso ya se ha reflejado este año en las ordenanzas fiscales, con un aumento de la tasa de la basura que el gobierno ya había anunciado con el objetivo de mejorar el servicio. El alcalde, David Bote, recuerda que el compromiso de su gobierno era incrementar los recursos para conseguir "una ciudad más limpia, cívica y sostenible".

En este sentido, además de los cambios en la recogida, el nuevo contrato incluye la limpieza de la vía pública. Las calles se pasarán ahora a limpiar cada día en los barrios del Centre, Cerdanyola, Rocafonda y Pla d'en Boet. En el resto de la ciudad se hará en días alternos. Hasta ahora esta limpieza variaba su periodicidad en función de la época del año, pero el criterio elimina.

Noticias relacionadas

Actualmente Mataró recoge de manera selectiva el 35% de sus residuos y el objetivo es llegar al 45% en cinco años, gracias a las mejoras que aporta el nuevo contrato de la basura. En este sentido, una de las obsesiones del gobierno municipal será "reeducar" a la población que no separa correctamente y "fiscalizar el incivismo" para llegar a sancionarlo.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO