Cultura

El Museu de Mataró acoge la obra del artista Pere Casanovas

  • La muestra tiene una doble intención: dar a conocer la trayectoria del artista y destacar la relevancia de la actividad desarrollada por su taller

Antoni Tàpies y Pere Casanovas ante la obra ’Rinzen’ para la Bienal de Venecia, 1993.

Antoni Tàpies y Pere Casanovas ante la obra ’Rinzen’ para la Bienal de Venecia, 1993. / Antoni Bernad (Ayuntamiento de Mataró)

Se lee en minutos

El Periódico

El Museu de Mataró (Maresme) repasa la trayectoria artística de Pere Casanovas y su intensa colaboración con artistas tan significativos como Antoni Tàpies, Pablo Palazuelo, Antoni Llena, Frederic Amat, Perejaume o Josep Guinovart, entre otros.

Se trata de un proyecto expositivo que se ha planteado como una doble intención: dar a conocer la trayectoria de Pere Casanovas y destacar la relevancia de la actividad desarrollada por su taller. Pere Casanovas. Escultor y colaborador de artistas, una muestra que se enmarca en el proyecto Singulars, que repasa la trayectoria de artistas de la ciudad.

En este caso, por la particularidad del proyecto, que cuenta con la participación de obra de otros artistas, “hemos contado con la colaboración de Manuel Guerrero, como comisario, ensayista y crítico de arte”, explican desde el Ayuntamiento de Mataró.

Así, durante los meses que durará la muestra se realizarán algunas actividades, visitas dinamizadas y recursos educativos para el público escolar.

Artista del metal

Nacido en Sant Miquel de Campmajor (Girona) en 1943, con catorce años Pere Casanovas se instaló con su familia en Mataró, donde comenzó a trabajar como tornero en la fundición Roure. Poco después entró en el taller de Luis Terricabres, ‘Terri’.

De la experimentación inicial en el campo de la pintura y de las artes plásticas, Pere Casanovas pasó a centrarse en la escultura. Él mismo explica que la observación detallada de la obra Sideroploide (1960-1963), de Salvador Aulestia, en el Puerto de Barcelona, le llevó a querer trabajar el metal.

Noticias relacionadas

Con la apertura de su propio taller, en 1974, Casanovas inició una prolífica colaboración con los principales creadores del panorama artístico catalán. De su taller han surgido obras tan significativas como Núvol i cadira, de Antoni Tàpies, o David i Goliat, de Antoni Llena.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO