15 ago 2020

Ir a contenido

REACCIÓN A LA INSEGURIDAD EN EL MARESME

El alcalde de Mataró pide mano dura contra los reincidentes tras el auge delictivo en el municipio

El primer edil expone la necesidad de un agravante penal para quienes repitan delitos, característica de la actual oleada de violencia en la ciudad

Joan Salicrú

El alcalde de Mataró, David Bote, durante la comparecencia sobre seguridad del pasado lunes.

El alcalde de Mataró, David Bote, durante la comparecencia sobre seguridad del pasado lunes. / JOAN SALICRÚ

“Delinquir no puede salir gratis”. Así lo afirmó este lunes el alcalde de Mataró (Maresme), David Bote (PSC), en su primera comparecencia poscovid a raíz de los hechos delictivos que se han producido en las últimas semanas en la capital del Maresme y que tienen en vilo a la población local. Bote usó esta gráfica expresión para lamentar que más de 70 delitos incluidos dentro de esta ola los habían cometido las mismas nueve personas, lo cual consideró "inaceptable".

En este sentido, Bote celebró una mayor implicación de los Mossos d’Esquadra en la situación que vive el municipio, los cuales habrían focalizado su acción en relación a unas pocas personas sospechosas de reincidencia y habrían aportado más pruebas penales ante el juez, de forma que en los últimos días se han producido ya ingresos en prisión provisional, circunstancia que no se daba hasta el momento.

Pero Bote no se quedó ahí. A pesar de anunciar que -según los datos provisionales, a la espera de una nueva Junta Local de Seguridad- la espiral de acciones delictivas habría empezado ya a remitir, el alcalde de Mataró ha pedido dos cambios penales muy concretos: que, ante la proliferación de pequeña delincuencia, la reincidencia sea considerada un agravante a la hora de tratar una situación delictiva; y que los ayuntamientos incorporen herramientas legales para atajar las ocupaciones de pisos vacíos, de las que ahora carece.

No en vano, el fenómeno de la ocupaciones es uno de los principales quebraderos de cabeza del escenario poscovid para el Gobierno local y en las últimas semanas se han hecho distintas actuaciones policiales para evitar nuevas acciones. En esta línea, David Bote explicó que se trabaja para intentar cerrar un edificio ocupado propiedad de la Sareb en la calle Jaume I del barrio de Cerdanyola, que está causando una fuerte polémica vecinal.

En relación a esto, la asociación de vecinos de Cerdanyola ha convocado una manifestación bajo el lema “para la seguridad, el civismo y la convivencia en el barrio” este próximo domingo a las 19 horas, mientras que las denominadas 'patrullas vecinales' han notificado otra concentración el siguiente domingo, el 19, a las 12:00 h delante del bloque ocupado, evidenciándose dos estrategias distintas a la hora de abordar la problemática. En la comparecencia de ayer, el Ayuntamiento explicó que en su día intentó comprar esta vivienda a la Sareb, pero que lo descartó por el alto precio que pedía para ella. 

Soluciones “no solo policiales”

A pesar del enfoque en términos de seguridad que tuvo en gran parte del encuentro con periodistas, el alcalde de Mataró –cuyo partido, el PSC, gobierna en coalición con los comunes- admitió que las soluciones a las problemáticas que vive la ciudad en el ámbito de la seguridad no pueden ser solo policiales.

Así, explicó haber mantenido varias conversaciones con el conseller El Homrani para ver qué tipo de actuaciones desde un punto de vista social se podrían poner en práctica para mejorar la situación de los menores no acompañados que serían responsables como mínimo de una parte de los incidentes que vive la ciudad.

Por otra parte, David Bote ha explicado que durante este 2020 –concretamente en agosto- está previsto recuperar hasta doce plazas de policías locales hasta ahora vacantes así como la contratación de seguridad privada para liberar los seis efectivos que custodian el propio edificio del Ayuntamiento y la instalación de las primeras cámaras de videovigilancia que habrá en la ciudad, emplazadas en la zona de ocio del Pla d’en Boet, otro de los puntos calientes de la capital del Maresme, especialmente de noche.

Modificación presupuestaria y crisis de gobierno

Finalmente, el alcalde de Mataró anunciço junto al primer teniente de alcalde Juan Carlos Jerez una modificación del presupuesto municipal de 2020 –aprobado justamente el jueves antes del inicio del confinamiento- de 9,5 millones de euros. De estos, dos millones son para nutrir las inversiones no previstas acordadas en el marco de la pionera Taula per la Reconstrucció pactada entre gobierno local, partidos de la oposición, los dos principales sindicatos y las dos organizaciones patronales.

En relación a estas medidas, Bote anunció una remodelación de su gobierno que se dará a conocer el próximo jueves para poder acometer con más garantías el nuevo escenario que se ha abierto también en la política municipal a raíz de la pandemia.

Una situación nueva con algún alivio que otro para las finanzas locales, que por ejemplo a partir de ahora podrán destinar el superávit de un año anterior a inversiones y no tendrán que dedicarlo, como hasta ahora, a rebajar el nivel de la deuda municipal.  

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA