Ir a contenido

Detienen a dos hombres en Mataró por estafar más de 30.000 euros a clientes de páginas web y aplicaciones de compraventa

Los falsos compradores quedaban en una nave y engañaban los vendedores para llevarse el material sin pagar

Buscaban género de todo tipo, aunque la mayoría de los productos estaban relacionados con el cultivo de marihuana

ACN

Un coche de los Mossos d’Esquadra.

Un coche de los Mossos d’Esquadra. / El Periódico

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el 3 de octubre dos hombres por estafar más de 30.000 euros a clientes de página web y aplicaciones de compraventa. 

Los falsos compradores quedaban en una nave para hacer la transacción y engañaban los vendedores para llevarse el material sin pagar. 

Buscaban género de todo tipo, aunque la mayoría eran productos relacionados con el cultivo de marihuana. 

Productos relacionados con el cannabis

Los investigadores trabajan con la hipótesis de que la finalidad de las estafas fuera la instalación de un cultivo extensivo de marihuana. 

Se han detectado 15 estafas por un importe de 31.294 euros, tanto en Catalunya como en Valencia. 

Los autores fueron detenidos ‘in fraganti’ cuando cometían la estafa número 16, por un importe de 14.673 euros. 

Uno de los detenidos tiene más de 30 antecedentes policiales.

Los detenidos buscaban víctimas a través de aplicaciones de teléfono de compraventa de productos o a través de páginas web del mismo tipo. Allí contactaban únicamente vía mensajería instantánea.

Una vez acordaban la entrega, los estafadores les daban la dirección de un local, donde las víctimas se encontraban con un hombre con ropa de trabajo que manifestaba ser trabajador de la empresa compradora. 

Allí se efectuaba la descarga de la mercancía y posteriormente el falso trabajador los acompañaba a la supuesta sede de la empresa compradora para efectuar el pago, donde los hacía esperar en la puerta. 

Pasados ​​unos minutos sin que saliera nadie, las víctimas empezaban a sospechar que se trataba de un fraude. Los locales tenían dos salidas para que los estafadores pudieran marcharse sin ser vistos.

Los investigadores no descartan que se hayan producido más hechos y que no hayan sido denunciados.

Los detenidos, de 22 y 34 años, vecinos de Mataró y nacionalidades guineana y magrebí, pasaron a disposición judicial el 4 de octubre y el juez de guardia de Mataró decretó su libertad con cargos.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA