Ir a contenido

COMPARECENCIA ANUAL DEL ALCALDE DE MATARÓ

Fin del mandato en Mataró: 'marrones' resueltos, los grandes retos pendientes

El alcalde David Bote destaca como durante el mandato se ha puesto "la ciudad al día" y se ha fijado un rumbo estratégico

Joan Salicrú

Reloj de arena justo detrás del cual aparecen las manos del alcalde de Mataró, David Bote, en la comparecencia ante la prensa que acostumbra a celebrar cada inicio de año. Al lado, sus inconfundibles gafas rojas.

Reloj de arena justo detrás del cual aparecen las manos del alcalde de Mataró, David Bote, en la comparecencia ante la prensa que acostumbra a celebrar cada inicio de año. Al lado, sus inconfundibles gafas rojas. / JOAN SALICRÚ

De forma casual, un reloj de arena quedó posado justo delante de donde se sentaba el alcalde de MataróDavid Bote,  simbolizando cómo el tiempo del mandato se va agotando y es hora de hacer balance. En su comparecencia anual ante la prensa que sigue la actualidad política localel primer edil de la capital del Maresme admitió este martes que los tres grandes temas de futuro de la ciudad –hipotética instalación de El Corte Inglésampliación del Mataró Parc y renovación total del Puerto- siguen sin avances perceptibles pero se mostró orgulloso del trabajo hecho por haber resuelto muchos asuntos heredados de gobiernos anteriores: "marrones" como las carpetas del edificio de El Rengle, el contencioso con la empresa que gestiona El Sorrall o la Fundación Hospital. 

“Con El Corte Inglés hemos hablado dos veces por teléfono después de la sentencia del Supremo y hay voluntad de seguir haciéndolo y de buscar una forma en que puedan venir a la ciudad; con el Mataró Parc hemos avanzado mucho aunque aún no pueda explicar nada; y en relación al puerto hemos renovado mil amarres y estamos pendientes de cambios que ha habido en las personas que representan la Generalitat en el Consorci del Port”, explicó Bote, el cual un año atrás, en una comparencia llevada a cabo en el Parque Forestal del ciudad, hizo comentarios muy parecidos.

Pero una cosa no quita la otra, según Bote. Su discurso fue, de nuevo en esta ocasión -en línea con lo que ha expresado varias veces-, que su gobierno ha tenido que llevar a cabo tareas muy importantes de poner la ciudad al día. En este contexto, por ejemplo, hay que enmarcar el asfaltado de varias calles de toda la ciudad que los mataroneses perciben con "asombro" los últimos días. O en la creación de una auténtica "administración electrónica" para favorecer una mejora en la atención a los ciudadanos. O la construcción del nuevo colector de aguas en Cerdanyola, que tiene que garantizar una distribución más eficiente hacia toda la ciudad. "No estamos empantanados, de ninguna de las maneras", sacó pecho el alcalde.

Bote aseguró que, si bien en este momento no está en marcha la concreción de ningún gran proyecto emblemático, sí se están haciendo cosas importantes para el futuro de la ciudad. Por ejemplo en relación con la revitalización del centro de la ciudad a través del Plan de Impulso del Centro Histórico recordó que ahora empiezan a andar las obras de remodelación del Cafè Nou, con financiamiento europeo y un coste de 2 millones de euros. O, en este mismo ámbito, la instalación de unos servicios públicos en la manzana de Can Cruzate, la gran pieza que tiene juntar el Eix Riera con el eje de las plazas -Santa Maria, Xica, Peixateria-.

Precisamente la comparecencia se efectuaba en un establecimiento de la Plaça de la Muralla, muy cerca de donde el gobierno municipal ha decidido instalar las nuevas dependencias del OFIAC, el servicio presencial de atención a la ciudadanía, que en estos momentos se sitúa en la planta baja del edificio consistorial, en el número 48 de La Riera, y que con esta decisión quedará liberado -el nuevo espacio, llamado Espai Mataró, se ubicará donde estaba años atrás la librería Actua, en un edificio maldito, que nunca acabó de encontrar su sitio-.

La idea, largamente ansiada en las mentes de varios políticos y técnicos de la ciudad, es que esta planta baja sea un espacio diáfano que ayude a conectar el Ayuntamiento con la plaza que queda detrás suyo -que aunque se llama "del Ayuntamiento" es más un patio trasero- y ésta con el edificio de Can Cruzate, precisamente, manzana donde la exconcejala de Urbanismo Núria Calpe llegó a decir que debería instalarse "un Guggenheim".   

Redibujar la ciudad

El actual alcalde de Mataró, de hecho, dedicó una parte importante de su rueda de prensa a reflexionar sobre cómo durante este mandato -su primer mandato- se han dibujado las líneas maestras del futuro de la ciudad con el plan estratégico Mataró 2022, que fue presentado en julio pasado después de casi tres años de trabajo -en aquel momento ya admitió que seguramente era a partir de aquel momento que disponía de un relato de futuro por la ciudad, no antes-. De todos modos, quiso subrayar que algunas de las casi cuarenta propuesta de actuación vinculadas a este plan, como el programa 'Yes we rent' de promoción de la vivienda asequible, ya están en funcionamiento, aunque sus frutos tardarán en llegar.  

En otro momento, David Bote avanzó también otro detalle que sus fotos acarreará: el Ayuntamiento prevé instalar por primera vez unas escaleras mecánicas en la ciudad, concretamente entre la Via Europa y el barrio de Cirera, para posibilitar que los vecinos puedan acceder más fácilmente a una parada del Mataró Bus. Esta era una de las medidas estrellas del Plan de Movilidad que lleva todo el mandato dando vueltas por el interior del Ayuntamiento y que finalmente parece que verá la luz. 

"La ciudad está mejor que a principio del mandato"

Durante su comparecencia, David Bote también lució datos macroeconómicos de ciudad vinculándolos implícitamente a su acción de gobierno. En este sentido, recordó que durante los últimos 3 años unos 3.000 mataroneses han encontrado trabajo y que el paro, el gran asunto pendiente de la ciudad, ha bajado por debajo del 15%. Así mismo, subrayó la creación de más de 300 empresas y que 500 personas se dieran de alta como autónomos. Eso aunque hay que recordar que la capital del Maresme sigue estando en el 'top' de las grandes ciudades catalanas con más paro.

Obviamente, todo el discurso conducía a las elecciones de mayo, en las que el alcalde actual prometió "más y mejor" si es reelegido, cosa que ve relativamente fácil especialmente después de la firma de un acuerdo para los presupuestos de 2019 con el mundo de los comunes en diciembre pasado. De hecho, Bote aprovechó la comparecencia para explicar que el lunes de la semana que viene su ejecutivo llevará de nuevo al pleno municipal la aprobación inicial de las cuentas de este año -en octubre pasado no llegaron ni siquiera a empezar a debatirse- después de haber negociado una abstención múltiple de CiU, PP, Ciudadanos y Esquerra Republicana, aunque esta formación ya ha explicado que la decisión está pendiente del posicionamiento de su asamblea.

¿Presupuestos también para el 2019?

Así, los votos favorables del PSC, el único concejal de ICV-EUiA y de la concejala no adscrita vinculada a Podemos, serían superiores a los votos en contra -previsibles- de PxC, la CUP y Volem Mataró, formación que lamentaba el mismo martes no haber recibido ninguna respuesta a sus planteamientos de cara a votar también favorablemente. 

Si consigue que el trámite llegue satisfactoriamente hasta el final, Bote podrá lucir en su haber la aprobación de cuatro presupuestos consecutivos, cuando en el anterior mandato el gobierno de Joan Mora -marcado férreamente por el grupo municipal socialista de Joan Antoni Baron- solo consiguió hacerlo en una ocasión. Y a hechos como este se aferra el joven alcalde de la capital del Maresme para asegurar que, como suele decirse, "lo mejor está por llegar".

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

Temas: Alcaldes