REUNIÓN DEL EJECUTIVO LOCAL CON ADIF

Mataró propone construir una nueva estación de tren de múltiples salidas

El Gobierno municipal ha presentado un proyecto para un edificio "más moderno" tras considerar que la actual terminal no es funcional

La regidora de Urbanismo informa además de que la N-II, que pretende convertirse en un bulevar de entrada a la ciudad, se encuentra "a punto" del traspaso

Proyecto de nueva estación de Mataró presentado por el Ayuntamiento a Adif. 

Proyecto de nueva estación de Mataró presentado por el Ayuntamiento a Adif.  / Grupo de Investigación de Arquitectura Mediterrania de la Escuela de Arquitectura La Salle BCN - URLL

5
Se lee en minutos
Maria Coll

El Ayuntamiento de Mataró, justo el año que se celebra el 170 aniversario del primer viaje en tren de la península entre Barcelona y la capital del Maresme, quiere construir una nueva estación de tren.

El pasado 16 de octubre, en una reunión en Madrid con representantes de Adif, empresa propietaria de las infraestructuras ferroviarias del Estado, representantes del consistorio presentaron un proyecto de nuevo edificio “más moderno” y similar a "las estaciones de metro de Barcelona”.

El Gobierno municipal (PSC) considera que la actual estación de tren de Mataró, que data de 1905 y está catalogada como Bien de Interés Local, no es funcional teniendo en cuenta los equipamientos que hoy en día hay en la zona de poniente de la ciudad, como el centro universitario TecnoCampus Mataró-Maresme.

“Como ahora a la estación solo se accede por el centro, los pasajeros, cuando salen del tren, deben caminar 100 metros para llegar al edificio, validar el billete, y volver de nuevo hacía atrás”, explica Núria Moreno, regidora de Urbanismo, Desarrollo Económico y Cultura del Ayuntamiento de Mataró.

Una gran estación

Además, no está previsto que las nuevas entradas de esta gran estación sean pasillos subterráneos, sino pasarelas exteriores y aéreas. “No queremos que los pasos para llegar a esta estación sean angostos como los actuales, sino que formen parte de la nueva estación, una construcción que sea exterior y ayude a dinamizar la ciudad y conecte al ciudadano con el comercio y la actividad urbana”, asegura Moreno.

La nueva estación, basada en un proyecto ideado en 1998, ocuparía desde la plaza Miquel Biada hasta el final de la Ronda Barceló.

La nueva estación tendrá entradas y salidas sectorizadas para optimizar el recorrido de los pasajeros

La nueva estación sería como las actuales estaciones de metro de Barcelona: con entradas y salidas por los extremos y con accesos sectorizados según los intereses de los viajeros, con el objetivo de optimizar el recorrido de los pasajeros.

En el caso de Mataró, los pasajeros podrían escoger entre cuatro entradas/salidas: puerto, playas, centro urbano o ensanche/universidad. “De esta forma, un estudiante que va al Tecnocampus no pierde minutos haciendo y deshaciendo el mismo camino, ya que cada persona escoge la ruta que quiere hacer”, explica la edil.

El Ayuntamiento deja claro que se trata tan solo de un proyecto, porque la decisión de llevarlo a cabo no está en sus manos, pero no lo descarta a corto plazo. “Adif ve que nuestras propuestas son coherentes, pero las estructuras son de ellos”, reconoce Moreno.

La decisión está en manos de la empresa. Igual que el futuro de la antigua estación, un símbolo de Mataró y de la historia del tren. Por ahora se ha creado una comisión de trabajo con el objetivo de crear un anteproyecto, hacer un presupuesto y buscar inversiones.

En cambio, el llamado tren orbital, que supondría la conexión ferroviaria de Mataró y Granollers, aunque no se descarta por completo,  pasa a ser un proyecto a “muy largo plazo” por falta de presupuesto.

"Pensamos la anilla verde marítima como un itinerario paisajístico por la costa"

Núria Moreno

Regidora de Urbanismo de Mataró

Sendero verde costero

Aparte de la nueva estación, en esta reunión, el Ayuntamiento de Mataró también propuso a Adif la creación de una anilla verde marítima con la intención que los transeúntes puedan llegar de Mataró a Barcelona andando.

La base del proyecto es aprovechar el sendero de 4 a 6 metros que ya realiza la compañía al lado de la vía para proteger sus infraestructuras ferroviarias y habilitarlo como vía verde. “No sería un paseo marítimo al uso, sino un itinerario paisajístico por la costa”, puntualiza Moreno.

En este momento, la posible ruta queda cortada en Cabrera de Mar y la riera de Argetona se convierte en un gran escollo para los caminantes, pero, en este punto, el proyecto propone construir un viaducto peatonal.

N-II, a punto del traspaso

Por otro lado, la regidora de Urbanismo, Desarrollo Económico y Cultura también informa de que solo quedan “los últimos flecos” de negociación con la Generalitat de Catalunya para disponer de la concesión de la carretera N-II a la ciudad, lo cual permitirá al consistorio tener la competencia plena de esta vía, tanto en movilidad como en urbanización.

Una necesidad urgente, ya que ahora no se pueden ni ampliar las aceras, insuficientes para “la afluencia de estudiantes” que mañana y tarde hacen el camino de la estación de tren hacia el Tecnocampus.

La idea del Gobierno socialista de Mataró es convertir la N-II en “una gran avenida de entrada a la ciudad” por la costa, una transformación que no esperan que tenga efectos en la movilidad de la ciudad.

La N-II a su paso por la estación de tren de Mataró.

Desbloquear la Ronda Barceló

Si la N-II era un tema pendiente para el Gobierno socialista en esta legislatura, convertir la Ronda Barceló en un bulevar –otra calle muy abandonada desde que dejó de ser espacio de ocio nocturno- es otro.

En este punto, el ejecutivo presentará, para que sea aprobada en una próxima Junta de Gobierno, una subdivisión poligonal del espacio con la intención de romper la conexión urbanística que existe entre la línea de Can Fábregas y la Ronda Barceló y así poder dar licencias de obras en esta zona sin tener que estar pendientes de la decisión del Tribunal Supremo respecto la zona superior de esta área. 

Esta desvinculación, según el ejecutivo municipal, permitirá ejecutar el proyecto ya aprobado de urbanización de esta vía, aunque la denominada Torre Barceló- una supuesta construcción que debía tener 25 pisos de altura-, quedaría pendiente para más adelante.

Con estos proyectos se quiere potenciar el puerto y la fachada marítima de la ciudad

Con todos estos proyectos, algunos nuevos, otros enquistados desde hace meses, el Ayuntamiento de Mataró quiere poner en valor dos puntos fuertes de la capital del Maresme: la fachada marítima y el puerto, zona prácticamente muerta a nivel comercial y de ocio.

“Hasta ahora éramos una ciudad muy basada en la industria del género de punto y que vivía de espaldas al mar, pero debemos abrirnos a nuevos sectores: servicios y turismos”, explica Moreno.

Noticias relacionadas

Y, sobre todo, la prioridad del ejecutivo es mejorar la imagen y la conectividad de la zona litoral de poniente de la ciudad (estación-Ronda Barceló-Iveco Pegado-Tecnocapus), precisamente la más degradada por la desaparición de mucha industria.

Más noticias de Mataró