Ir a contenido

CON 2,5 MILLONES DE FONDOS EUROPEOS

Mataró propone desinflar el precio de los alquileres creando cooperativas de inquilinos para viviendas desocupadas

El proyecto, pionero en Catalunya, prevé la gestación de una bolsa de pisos asequibles donde el Ayuntamiento se sitúe como garante

Posteriormente, el objetivo del consistorio es ceder el testigo a los cooperativistas, que podrían alquilar en mejores condiciones que las de mercado

Maria Coll

El alcalde de Mataró, David Bote, acompañado de la concejal Elizabet Ruiz y colaboradores del proyecto  “Yes we rent / Lloguem”.

El alcalde de Mataró, David Bote, acompañado de la concejal Elizabet Ruiz y colaboradores del proyecto  “Yes we rent / Lloguem”. / M. COLL

Buscar alquiler asequible en Mataró, como en muchas otras ciudades próximas a Barcelona, es hoy una odisea. Se estima que en el último año los alquileres se han incrementado un 33% en la ciudad, situación que deja a muchas personas sin recursos fuera del derecho a la vivienda, que tiene cobertura constitucional.

La iniciativa sitúa al consistorio como garante del cobro de los alquileres

Ante esta situación, el Ayuntamiento de la capital del Maresme ha decidido combatir la burbuja de los alquileres con una novedosa iniciativa que tiene como principal objetivo introducir en el mercado y con alquiler asequible las 3.381 viviendas de la ciudad que actualmente se encuentran desocupadas.

El proyecto, bautizado como 'Yes we rent/Lloguem', se centra en dos ejes. En primer lugar, propone incentivos a los propietarios para que los pisos desocupados se integren en esta oferta.

A cambio de aceptar un alquiler asequible –precio establecido según los parámetros que marca la Generalitat de Catalunya-, el consistorio asegura al propietario la realización de las obras de rehabilitación, una subvención a fondo perdido por las actuaciones de eficiencia energética, la garantía absoluta del cobro del alquiler, beneficios fiscales en impuestos municipales como el IBI o la plusvalía y la gratuidad en la gestión del alquiler.

Jóvenes en programas de reinserción harán las obras

Al mismo tiempo, la iniciativa también engloba una vertiente social y educativa, ya que prevé que las obras de rehabilitación de estos pisos de alquiler social vayan a cargo de jóvenes del programas de inserción del centro Salesians Sant Jordi PES Mataró.

El objetivo de las novedosas cooperativas será que la comunidad sustituya a la Administración en la gestión

“Esta entidad ayuda a que muchos jóvenes de nuestra ciudad tengan un oficio y, trabajando en la rehabilitación de estos edificios, se podrán formar como paletas, pintores o lampistas”, explicó en rueda de prensa el alcalde de la ciudad, David Bote (PSC).

Una vez creada una bolsa de pisos de alquiler asequible, se podrá conseguir el segundo eje del proyecto, este sí completamente novedoso en Catalunya: la creación de cooperativas de inquilinos, con el objetivo de que en el futuro ellos mismos asuman la relación con los propietarios y cedan el uso de las viviendas a los socios que cumplan los requisitos de acceso que determinen sus estatutos.

De esta forma, se pretende que el usuario cooperativista obtenga un alquiler más asequible que el de mercado, con unas mejores condiciones de estabilidad. Una forma de convertir a la comunidad - y no a la Administración- en la gestora del mercado del alquiler asequible.

2,5 millones de euros de la UE

El proyecto tiene una duración de 3 años y se prevé que se inicie a mediados de 2019, una vez termine la fase preparatoria. De hecho, aún queda por concretar uno de los puntos básicos del proyecto: cómo se

El Ayuntamiento de Mataró recibirá 2,5 millones de la UE para poder ejecutar el proyecto

decidirá qué ciudadanos pueden participar en esta oferta de pisos en alquiler asequible 'no social', oferta también escasa en Mataró, pero que, a diferencia de la otra, es competencia de la Generalitat de Catalunya, según puntualizó el alcalde.

“Con esta iniciativa, buscamos que personas con sueldos de 1.000 o 1.500 euros también tengan la oportunidad de vivir en un piso de alquiler en esta ciudad”, especificó Bote.

Para poder llevar a cabo este proyecto, Mataró recibirá 2,5 millones de euros de la Unión Europea, en el marco del programa 'Urban Innovative Actions', el cual apuesta por soluciones urbanas que no hayan sido testadas anteriormente y tengan un alto nivel de riego. 

El mismo alcalde de Mataró reconoció en su comparecencia que la ciudad se encuentra ante “un reto muy difícil”, porque no solo se pretende “crear una bolsa importante de viviendas disponibles para alquiler asequible", sino también “crear una consciencia que sea capaz de influir con la etiqueta de economía social en el mercado del alquiler”.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA