Ir a contenido

Zona muerta

El Puerto de Mataró tiene vacíos el 50% de los locales y la revitalización del espacio sigue sin fecha

El plan estratégico prevé dejar en manos de un único operador la explotación de la zona comercial y el coste para ponerla al día es de unos 4 millones de euros

ACN

Locales de la zona comercial del Puerto de Mataró.

Locales de la zona comercial del Puerto de Mataró. / ACN

La zona comercial del Puerto de Mataró lleva años en decadencia. El abandono de locales y la falta de estrategia para definir en él usos atractivo arrastra desde principios de la década. Actualmente hay 59 locales de los cuales 30 están cerrados y las concesiones ya caducadas de los que todavía están activos se han renovado ahora provisionalmente, pudiendo llegar hasta 2021 mientras se decide cuál debe ser el futuro del puerto de una ciudad en pleno auge turístico. El Consorcio que forman Ayuntamiento y Generalitat estudia poner en manos de un único operador la explotación de la zona comercial y que, además, se haga cargo de una inversión de 4 millones de euros para poner el espacio al día desde el punto de vista urbanístico, pero aún no se ha encontrado que pueda hacerse cargo.

El alcalde de Mataró, David Bote, ha explicado a la ACN que esta podría ser una buena apuesta, pero no la única, y se pone de plazo finales de este 2018 para decidir cuál será el modelo de gestión futuro: "Cuando los centros comerciales pueden actuar conjuntamente consiguen más atracción, pero tienen que salir los números y no descartamos otros modelos de gestión".

Bote reconoce que en las condiciones actuales la revitalización del espacio se podrá hacer "a medio y largo plazo", pero aspira a que cuando esto sea una realidad, el puerto se convierta en un atractivo importante para el territorio y funcione como locomotora comercial del conjunto de la ciudad: "tiene que haber una mezcla de usos con servicios para los amarres y una oferta comercial atractiva".

Sobre el papel, lo que dibuja el plan estratégico del Consorcio del Puerto es "revitalizar" la instalación, sobre todo en la vertiente náutica y comercial, para convertirlo en un "puerto de referencia en la costa de Barcelona". Este objetivo está sobre la mesa desde hace algunos años, con un plan aprobado en 2009, que se ha ido renovando por falta de concreciones.

El alcalde de la ciudad confía en que a partir de finales de 2018 pueda haber un "calendario acotado en el tiempo" para poner fin al círculo vicioso en el que parece instaurado el puerto. El nuevo horizonte que fija el plan estratégico llega hasta 2030 y la última revisión del documento, hace menos de un año, prevé un impulso de la actividad comercial fijando "criterios de calidad".

El Puerto en números

Según datos de 2017, la zona comercial da trabajo actualmente a un centenar de personas y la facturación anual global es de 2,8 millones de euros. Estas cifras se asocian a una superficie de 3.250 metros cuadrados, que representan un 52% de la superficie disponible. Con el espacio a pleno rendimiento se calcula que se llegaría a los 210 puestos de trabajo y una facturación total de 5,7 millones de euros.

Locales vacíos y espacio decadente

El espacio comercial del puerto se divide en dos niveles, uno a pie de embarcaciones y otro de elevado que transcurre después del paseo marítimo. En ste segundo espacio la mayoría de negocios que dan a la zona peatonal están abiertos, pero en la parte de atrás hay muchos vacíos y en mal estado. En total, de una veintena de locales, doce tienen actividad y ocho están cerrados.

La situación del nivel inferior de la zona comercial es aún peor. Hay cerrados 22 de los 39 locales existentes y la imagen de decadencia está mucho más acentuada. Los locales vacíos están del todo abandonados y en alguna sala de ocio nocturno aún se puede ver el precinto policial que años atrás sirvió para clausurarlo.

Esta situación rompe toda posibilidad de que haya una continuidad comercial que favorezca el paseo. En algunos casos,  ya está previsto que se derriben algunos de los módulos comerciales que hay en medio de la plaza del puerto, una actuación que el Consorcio avanzará en los próximos meses con el fin de "mejorar la imagen" del puerto , según ha reconocido el alcalde.

El actual escenario provoca que, a pesar del auge turístico que vive Mataró en los últimos años o la presencia de un hotel con altos índices de ocupación dentro del recinto portuario, la zona comercial esté prácticamente desierta en pleno mes de agosto . Los pocos peatones que hay son los que vienen y van del hotel o de los restaurantes que todavía funcionan.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

0 Comentarios
cargando