Ir a contenido

EL FUTURO DE LA CAPITAL DEL MARESME

David Bote ya tiene relato para Mataró

El gobierno municipal aprueba en solitario el plan estratégico Mataró 2022 después de tres años de trabajo en una comisión de todos los partidos excepto la CUP

Joan Salicrú

El alcalde de Mataró, David Bote, se ayudó de un mapa de la ciudad para explicar como el Mataró 2022 es un contenedor de los otros planes estratégicos que la ciudad tiene en marcha. 

El alcalde de Mataró, David Bote, se ayudó de un mapa de la ciudad para explicar como el Mataró 2022 es un contenedor de los otros planes estratégicos que la ciudad tiene en marcha.  / JOAN SALICRÚ

Tres años y dos meses después de iniciarse el mandato, el alcalde de Mataró David Bote se muestra, ahora sí, convencido de tener claro un “relato de ciudad” después de que el gobierno municipal aprobara este lunes en junta de gobierno local el plan estratégico Mataró 2022. Un relato de ciudad que, obviamente, va mucho más allá de esta fecha –cada vez más cercana en el tiempo- y que es una forma de pensar la ciudad como mínimo a diez años vista.

“Mataró, ciudad de mar de la Barcelona metropolitana, se afianza como capital emprendedora que opta por una economía diversificada hacia el textil especializado, el ámbito sociosanitario y el nuevo turismo con esencia cultural y deportiva”.

Esta es la frase que consta en el resumen ejecutivo del plan estratégico y que sintetiza en pocas palabras como quiere ser Mataró en el futuro –al menos como quiere que sea su gobierno-.  Una ciudad que acababa de anunciarse que, con 127.000 habitantes, queda confirmada como la octava de Catalunya.

De todos estos conceptos, el alcalde David Bote recalcó durante una comida con los periodistas que sigan la actualidad local el concepto de “ciudad mediterránea” y el de “posicionada junto a Barcelona” además de la idea de ser capaz de ejercer de “capital”… aunque no aclaró exactamente si se refería al Maresme o a una parte más pequeña de la comarca.

Un plan de planes con tres ideas claras

¿Pero por qué ahora un nuevo plan estratégico? ¿Es que no existía? La respuesta es que no. El Mataró 2022 es “el plan de planes” en la medida que el Ayuntamiento acumulaba sin un elemento sintetizador varios planes especiales como el del futuro del Puerto, el que dibuja la ampliación del Tecnocampus, el de impulso del centro histórico o el recién anunciado plan para revitalizar los polígonos industriales –también los planes territoriales de Cerdanyola, ya aprobado, y el de Rocafonda, que aún no está listo-.

Es decir: hacía falta un documento marco para meter dentro todos los otros documentos, la profusión de los cuales podía generar una sensación de “quien mucho abarca, poco aprieta”. “A principio de mandato lo que hacíamos cada mañana era subir las persianas; ahora tenemos unas gafas a través de la cuales mirar todo lo que hacemos”, explicaba un miembro del ‘staff’ del alcalde Bote.

El plan tiene tres ideas claras: la lucha contra el paro y la creación de ocupación de cualidad –los últimos datos hablan de un 14% en la ciudad, aún superior que la media-; la igualdad de oportunidades para la cohesión social y territorial; y la imagen, reconocimiento y promoción de la ciudad.

En el documento entregado se pormenorizan las distintas acciones que salen del Mataró 2022, algunas de las cuales son de ejecución inmediata. En el campo de la vivienda, por ejemplo, se habla de dos iniciativas nuevas: el ‘Yes, we rent’, que busca generar un mercado de vivienda de alquiler asequible, o la puesta en marcha de la ‘Taula d’Habitatge Col·laboratiu des de l’Economia Social’ para atajar la emergencia residencial que se detecta en la ciudad.

¿Pero en qué medida el Mataró 2022 simplemente ha servido para reagrupar de una forma distinta piezas ya existentes o ha generado auténtico valor añadido? “El trabajo alrededor de este plan estratégico nos ha permitido aclarar que el Tecnocampus tenía que crecer –con el llamado Distrito Tecnocampus- hacia el puerto, hacia el centro de la ciudad, el polígono industrial Balançó i Boter y la zona de Iveco Pegaso y no hacia la zona de El Rengle, como inicialmente se había previsto”, ha comentado David Bote para demostrar la evolución conceptual que ha supuesto el trabajo para el propio alcalde.

Un calendario de ejecución que coincide con las próximas elecciones

Dentro del plan de trabajo del Mataró 2022 figura que en el cuarto trimestre de 2018 se llevarán a cabo algunas actuaciones previstas, pero como es obvio el grueso del plan no des desplegará hasta 2019.

Por lo tanto, el plan empezará a ejecutarse justo en los diez meses que quedan hasta las próximas elecciones municipales, algo que más que probablemente acarreará las críticas de la oposición. Tiene un coste de 1,8 millones de euros, de los cuales 1,1 serán sufragados a partir de subvenciones otorgadas.

El Mataró 2022 se trabajó hasta el mes de mayo en una comisión creada ‘ad hoc’ con presencia de todos los grupos municipales y que presidía el jefe del grupo municipal de Esquerra Republicana, Francesc Teixidó. En aquel momento, éste anunció su dimisión de la misma dado que el trabajo ya estaba hecho y que salir a fotografiarse todos los grupos generaría una “foto incómoda”.

Justamente era lo que los estrategas del gobierno municipal buscaban al proponer que la comisión del plan estratégico –lo hicieron en otros varios casos- fuera presidida por el jefe de un grupo de la oposición. Y aunque Teixidó, hombre de consenso, dio su visto bueno a la operación a principios de mandato, al final la hizo descabalgar al darse cuenta de que presidir este ente podían generar confusión entre su electorado a un año de las elecciones.   

En aquel momento el líder de los independentistas también exigió al gobierno municipal que éste no se hiciera suyo el plan omitiendo que era de todos: “si se hace electoralismo con el contenido de este Plan, lo estaremos perdiendo como ciudad”.

Los socialistas, que gobiernan en solitario des del pasado octubre, barruntaron en aquel momento qué hacer y decidieron terminar el proceso aunque no fuera como estaba previsto, puesto que finalmente es el gobierno municipal quien lo ha adoptado como propio (en la comisión informativa de este lunes solo se dio cuenta de su aprobación).

Algunos, por lo tanto, sospechan que al final un trabajo unitario de todos los grupos –excepto la CUP- habrá servido a los socialistas para construir el relato de ciudad que antes de las elecciones de 2015 y tras cuatro años en la oposición tenían como mucho esbozado a grandes trazos.  

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

0 Comentarios
cargando