Ir a contenido

Necesitamos pymes digitalizadas

Es imprescindible que las micro y pequeñas empresas se sumen cuanto antes a la adaptación digital. No pueden perder el tren, porque si lo hacen dejarán de ser competitivas, estarán en desigualdad y, en el peor de los casos, se verán obligadas a cerrar

MARÍA HELENA DE FELIPE LEHTONEN. PRESIDENTA DE FEPIME-CATALUNYA

Necesitamos pymes digitalizadas

REUTERS / FELIX ORDONEZ

El último estudio del Observatorio Vodafone revela que solo el 18% de las microempresas catalanas tienen un plan para su digitalización. Es un porcentaje muy bajo, pero, aun así, supera en cuatro puntos la media española. En cambio, más del 50% de las empresas con más de 10 trabajadores ya cuentan con un presupuesto asignado para su plan de digitalización. El reto principal es lograr que las microempresas se conciencien de la importancia de abordar el cambio digital de forma eficiente para ganar en productividad competitividad.

Desde Fepime-Catalunya hemos organizado recientemente el tercer congreso de la micro, pequeña y mediana empresa de Catalunya y hemos podido recoger las preocupaciones de las pymes catalanas. Una de las principales, sin duda, es el proceso de digitalización. Las sesiones de trabajo, a pesar de las diferencias entre territorios y sectores, nos han demostrado que queda mucho trabajo por hacer. Y más teniendo en cuenta que hay territorios que aún no cuentan con las infraestructuras necesarias: polígonos industriales sin fibra óptica, sin ancho de banda, etc.

Las nuevas tecnologías avanzan de una forma exponencial, por lo que resulta imprescindible que las micro y pequeñas empresas se sumen cuanto antes a la adaptación digital porque las que se queden atrás dejarán de ser competitivas, estarán en desigualdad y, en el peor de los casos, se verán obligadas a cerrar.

Aumentar la competitividad

Las pequeñas empresas no pueden hacer frente a la digitalización de la misma manera que las grandes compañías. Se necesita una inversión que, en la mayoría de casos, las pymes no prevén en sus presupuestos porque no lo consideran urgente ni prioritario ni creen que pueda tener un retorno cuantificable a corto plazo. Aquí surge otro reto: ayudar a las pymes a ser conscientes que el comercio electrónico, la seguridad en la red o la tecnología ‘cloud’ (por poner algún ejemplo) las puede ayudar a optimizar la gestión empresarial y aumentar su competitividad.

Hay que tener en cuenta que para llevar a cabo la transformación digital es necesario contar, por un lado, con personal cualificado que se encargue del proceso y, por otro, de tiempo para implementarlo: dos recursos que escasean en las micro y pequeñas empresas.

Por ello, es importante contar con asesoramiento profesional de empresas TIC que ayuden a las pymes a describir la mejor estrategia digital haciendo una radiografía de las necesidades reales en cada caso. Una medida que parece sencilla pero que suscita desconfianza en algunas pymes que ya han invertido en productos y sistemas que en realidad no necesitaban y que ahora muestran reticencias a volver apostar por las nuevas tecnologías.

No todas las empresas necesitan trabajar en la nube, un servidor propio, una página para ‘e-commerce’, estar presentes en todas las redes sociales, un CRM o utilizar ‘big data’ para tomar decisiones de negocio. De ahí la relevancia de diseñar la hoja de ruta adaptada a las necesidades reales de cada pyme e ir abordando cada punto en función de las posibilidades.

Rendimientos desde el minuto cero

En el marco de la digitalización hay que diferenciar entre eficacia y eficiencia. Es recomendable empezar a dar pequeños pasos (digitalizar la documentación, estar presentes en internet…) para que el empresario vea que puede sacar rendimiento de la digitalización desde el minuto cero y se anime a seguir avanzando.

En algunos sectores tradicionales se hace necesario, además, un cambio de mentalidad: a los autónomos y pequeños empresarios que han trabajado toda la vida de la misma forma les cuesta implicarse en la digitalización porque mantienen la mentalidad de artesano y no la de empresario. En contraposición, en los últimos años hay muchas empresas y ‘start-ups’ que han nacido precisamente gracias a la digitalización y ya la tienen incorporada en su ADN.

La digitalización no es una cosa lejana: está aquí, va a quedarse, cada vez evoluciona más rápido y las pymes no pueden permitirse perder el tren. Entre otras cosas porque las micro, pequeñas y medianas empresas representan el 97% del tejido empresarial catalán.

Para que se mantengan como motor económico de Catalunya es necesario acompañarlas y facilitarles el proceso de transformación digital. Y esto solo se puede lograr con el apoyo y la implicación de la Administración, a nivel local, nacional y europeo. Desde Fepime-Catalunya queremos promover que las inversiones que las pymes realicen en este ámbito sean fiscalmente deducibles, pero también son imprescindibles programas, subvenciones y formación específica.

Solo si contamos con pymes fuertescompetitivasinnovadoras y a la vanguardia de las nuevas tecnologías podremos hacer frente a los retos de futuro en igualdad de condiciones con las grandes empresas.

0 Comentarios
cargando