30 sep 2020

Ir a contenido

'Las cooperativas somos experiencias de éxito'

Los datos avalan la fortaleza y consolidación del modelo cooperativo. Las cooperativas están presentes en todos los sectores, ofrecen empleo más sólido y estable, son bien valoradas por los consumidores y sus valores se ajustan al nuevo paradigma social.

A las cooperativas nos define el sociólogo Manuel Castells como los tranvías, que siempre habían estado entre nosotros y que de golpe se descubrió que eran modernos, sostenibles, ecológicos y exitosos. De cooperativas siempre ha habido, pero parecería que ahora somos modernassosteniblesecológicas y exitosas.

Las cooperativas somos experiencias de éxito. La cuestión es definir qué objetivo y qué éxito persiguen. Seguramente las cooperativas responden a un modelo tan diferente de las sociedad de capital económico que los modelos de éxito también lo son. Pero creo que hay una serie de datos que ponen de manifiesto la fortaleza y la consolidación del modelo cooperativo.

Durante todo el 2015 se ha mantenido el aumento del empleo generado en los años anteriores para las cooperativas. En el tercer trimestre del 2015, que es el último del que tenemos datos, este crecimiento es un 4,5% más que el mismo periodo del año anterior. Esto pone a las cooperativas a un nivel de empleo previo al inicio de la crisis, con más de 42.000 personas contratadas. Nuestras empresas ofrecen un empleo más sólidoestable y de carácter indefinido.

Otro elemento que pone de manifiesto la consolidación de las cooperativas es el estudio de las personas consumidoras de productos y servicios cooperativos que ha impulsado la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya. El estudio reconoce que los productos y servicios cooperativos están muy bien valorados por parte de los consumidores y que el producto cooperativo tiene un valor significativo y significado. Los valores de los productos son importantes a la hora de consumir y también en cuanto a establecer vínculos con proveedores y clientes. La persona consumidora apuesta por un modelo de sociedad de valores y su forma de consumir es una forma de incidir en la sociedad que quiere construir.

Otra de las fortalezas del cooperativismo se pone de manifiesto al analizar los sectores donde las cooperativas ejercen su actividad. Está presente en todos los ámbitos económicos y, a menudo, se trata de sectores innovadores y profesionalizados.

La fortaleza y consolidación del modelo cooperativo también es fruto del momento de cambios que estamos viviendo y, muy especialmente, del nuevo paradigma social y cultural donde los valores y los objetivos están cambiando y el modelo cooperativo, basado en los valores, es el vestido más adecuado para construir el modelo y el espacio relacional para las personas que quieren que sus modelos de vida, trabajo y relación estén en coherencia con la forma de ser, de pensar y de actuar.

¿Cuáles son los valores que definen el modelo cooperativo como un valor transformador y definidor del nuevo espacio relacional? No insistiré en la calidad del modelo de empleo de las cooperativas, pero sí hay que recordar, entre otros, que su modelo de conciliación de vida personal y laboral ha obtenido recientemente el reconocimiento del Ayuntamiento de Barcelona.

Los valores que articulan el cooperativismo hacen que hoy sea un modelo en la cabeza de mucha más gente. La participación en calidad de igualdad de todas las personas socias, la transparencia de la gestión, como una exigencia legal y reconocida por ley, y la gestión democrática, entendiendo que todos y todas decidimos cómo queremos relacionarnos, organizarnos y compensarnos.

A todo esto se añade un valor significativo y singular que nos diferencia profundamente de cualquier otro modelo y que es la participación en la propiedad de los bienes de la cooperativa. En las sociedades de capital, los bienes son de las personas propietarias de la empresa. En las cooperativas, la propiedad de los bienes es de todas las personas que son socias.

Este es el elemento diferenciador de todas las proclamas y consignas de gestión que proponen el modelo participativo con un modelo de implicación en la producción, pero no en las ganancias de la empresa. En las cooperativas, la participación igualitaria en la propiedad de la empresa ya es la razón de la implicación en la medida que el ganancias y los beneficios repercuten directamente en los socios y socias de la cooperativa.

En franca minoría

Pero la realidad es que, a pesar de todas las herramientas a su alcance, las cooperativas se encuentran en franca minoría respecto al modelo dominante, el modelo de las sociedad de capital económico. La razón radica en el desconocimiento general del modelo cooperativo. Tanto es así que, en el momento de constituir una empresa, no es un recurso habitual recurrir a la constitución de una cooperativa.

Las cooperativas estamos trabajando, y lo estamos consiguiendo, con el objetivo de que más y más personas accedan al modelo cooperativo. En las sesiones orientativas que cada dos semanas se organizan en la federación, hemos añadido una propuesta de test on line y de acceso libre, que permite evaluar las capacidades y competencias que debe tener, idealmente, una persona que impulsa una cooperativa.

También se ha trabajado para que el mundo de las finanzas, a menudo separado del modelo organizativo de las cooperativas, se implique en los proyectos y consiga una financiación basada en el proyecto y no en las garantías y avales personales. Esto quiere decir que hoy las finanzas trabajan en el desarrollo del modelo cooperativo y se traduce en el modelo Financoop (plataforma integrada por las entidades financieras cooperativas o las entidades de banca ética) que tienen como finalidad financiar los proyectos de carácter social basado en el modelo de economía social y de las personas.

En el fomento del modelo cooperativo destacamos el desarrollo del programa municipio cooperativo en el que ya participan 17 ayuntamientos comprometidos con el fomento del cooperativismo en su territorio. Del mismo modo, es importante reconocer la labor del programa Aracoop para potenciar el modelo de gestión y dimensionamiento del cooperativismo.

El cooperativismo se encuentra en un momento de crecimiento por la naturaleza de su modelo, la fortaleza de sus proyectos y la adecuación al momento en que, entre todos, estamos diseñando.