24 feb 2020

Ir a contenido

El poder solidario del botón verde

El redondeo con fines sociales permite contribuir con unos céntimos a una buena causa en cada compra

En 2019 se realizaron 5,3 millones de donaciones utilizando este sistema en mil tiendas en toda España

Mònica Tudela

Redondeo solidario en los supermercados Bonpreu para recoger fondos para el Casal dels Infants.

Redondeo solidario en los supermercados Bonpreu para recoger fondos para el Casal dels Infants. / MARC ESTIVILL / WORLDCOO

Martes de noviembre por la tarde en el supermercado Bonpreu de Poblenou. Francesca Fábregas hace la compra junto a su hijo pequeño, Pep. El importe total es de 32,35 euros. A la hora de pagar con tarjeta, sin embargo, Francesca redondea su compra hasta los 32,50 euros y dona 15 céntimos para la creación de un nuevo centro de neonatología avanzada en hospital Vall d’Hebron. “Siempre le doy al botón verde (el de aceptar el redondeo para la donación), cuando compro. Ayudo a los demás casi sin darme cuenta”, comenta la clienta.

En lo que va de 2019, ese botón verde se pulsó 5,3 millones de veces en las más de mil tiendas que tienen implementado el sistema de redondeo solidario en España, según datos de Worldcoo, la empresa social que ha desarrollado este sistema y que hace de intermediaria entre las ONG y las empresas. “Se han financiado más de 340 proyectos distintos y se ha beneficiado a un total de 178.000 personas”, explica Anna Moragas, de Worldcoo. La práctica de la microdonación por una causa social gana terreno a pasos agigantados. Se popularizó primero en las compras on line, con el llamado widget solidario (Ticket Master, PC Componentes, Promofarma o Hawkers, por ejemplo, lo incorporaban), y saltó a las tiendas físicas, una vez superadas las barreras tecnológicas para implementar el pago en los terminales.

Restaurante Viena, con la campaña para recoger fondos para la Fundació Pasqual Maragall. /marc estivill (worldcoo)

Supermercados como Bonpreu y Esclat, Condis, BonÀrea o Sánchez Romero (en Madrid), los restaurantes Viena, las zapaterías Querol y las ópticas Cottet incluyen el redondeo solidario en sus puntos de venta. Cada uno tiene su regla de redondeo, en función del importe a pagar, y su forma de llevarlo a cabo: en algunos casos el cliente acepta directamente en el terminal de pago y, en otros, es el cajero que cobra quien pregunta al cliente y lo hace de forma manual. Por supuesto, durante la compra el cliente también puede elegir no redondear.

Todo tipo de asociaciones

Bonpreu (con 131 tiendas) y Esclat (54), pioneros en este sistema, colaboran cada mes con una entidad diferente. Desde febrero pasado, lo han hecho con el Casal dels Infants, la Oncolliga, la Associació de Cardiopaties Congènites, la Fundació Impulsa, Save the Children, la Fundació ACEAmics de la gent gran, el Hospital Vall d’Hebron y la Creu Roja. Como resume Josep Castany, jefe de relaciones externas de Bonpreu, “en total se han hecho 3,5 millones de donativos, que suman unos 635.000 euros y la idea es seguir. Esta iniciativa no tiene fecha de caducidad y el 2020 lo tenemos ya agendado”, añade. “Tenemos proximidad emocional con nuestros clientes. Son compradores solidarios y valoran estas ideas”, comenta Castany.

Campaña de redondeo solidario de Save the Children con los supermercados Bonpreu y Esclat. En la foto, un momento del ’casal’ de verano que la ONG realizó en Canovelles con el dinero conseguido con el redondeo. / FERRAN MARTÍ / VÍDEO: SAVE THE CHILDREN

De la misma manera lo ven en los restaurantes Viena, que han colaborado hasta ahora con la Fundació Pasqual Maragall, la Gasol Foundation y la Fundació Ampans. “La iniciativa ‘Cèntim a cèntim’ ha sido recibida con los brazos abiertos. Ofrecemos al cliente una manera sencilla de ser solidario, integrada en su rutina”, explica Anna Buil, directora de comunicación de Viena. “Con transparencia y sabiendo que el cliente podía consultar la recaudación o pedir el certificado de desgravación, conseguimos que confiara en la idea”, añade. Y parece que optando por pedir pequeñas cantidades, la recompensa puede llegar a ser muy grande. A día de hoy, Viena ha recaudado ya más de 350.000 euros en sus 58 establecimientos en Catalunya y Valencia. 

Saturación a la hora de pedir ayuda

Pedir un donativo cada vez resulta más complicado para algunas asociaciones y ONG, que detectan cierto cansancio entre la ciudadanía. “Hay estudios que demuestran que la petición de colaboración a la gente estaba saturada y con el redondeo solidario ponemos cómodo y fácil esto de ayudar Es una nueva forma de sensibilizar a la ciudadanía y, a la vez, recaudar fondos”, explica Arnau Bayarri, jefe de Alianzas estratégicas de Save the Children en Catalunya, una de las ONG que ha probado el sistema. “Tiene un gran impacto en el nivel de recaudación”, dice Bayarri. La misma opinión tienen en el Casal dels Infants, que colaboraron con Bonpreu de enero a marzo del 2019. “En estos tres meses se recaudaron 170.000 euros. Nunca hubiéramos esperado recoger tantos fondos”, confiesa Raquel Ortega, directora de comunicación del Casal dels Infants.

Campaña a favor de Arrels Fundació en un supermercado Condis. / MARC ESTIVILL (WORLDCOO)

El éxito del redondeo solidario es tal que distintos municipios catalanes, como Olot, han mostrado su interés por implementar este tipo de práctica en todos sus comercios, grandes y pequeños, para recoger fondos para proyectos cercanos a la ciudadanía. “De momento, no podemos ofrecer este servicio por cuestiones tecnológicas, pero esperamos tener la solución lista a lo largo del 2020”, comenta Anna Moragas, de Worldcoo.

“Las empresas están convencidas de que tienen que hacer acciones de retorno social y, en el futuro, estamos seguros de que este sistema crecerá, no hay duda. La empresa no hace una donación corporativa como tal, ella pone el canal y el donativo lo hacen los clientes. Pero su imagen también se beneficia y ayudan a ayudar”, explica Arnau Bayarri, de Save the Children. Pero, como recuerda Raquel Ortega, del Casal dels Infants, “el dinero obtenido es importante, pero la visualización de la entidad también. Los supermercados se volcaron mucho en hacernos de altavoz”. “La idea es consolidar el redondeo solidario a nivel español. Aspiramos a que esta sea una práctica cotidiana y sencilla que no nos venga de nuevo. Al revés: esperamos que llegue un día en que lo raro sea no redondear al comprar”, concluye Moragas. 

Ayuda con nombre y apellidos

Las donaciones mediante redondeo solidario siempre van destinadas a proyectos concretos de las organizaciones con las que se trabaja. “No ayudamos a financiar ONG, sino proyectos sociales concretos de una ONG. Por eso el dinero que se pide es para una tarea específica”, explica Anna Moragas, de Worldcoo. Esta decisión persigue una mayor implicación del cliente que dona con la ONG con la que colabora y, junto al terminal de pago, suele haber información de la campaña que se lleva a cabo.

Save the Children, por ejemplo, se asoció con Bonpreu en una campaña de redondeo solidario. Se recibieron 370.000 donativos y se recaudaron 62.000 euros. “El dinero se destinó a casals de verano para niños y niñas en riesgo de exclusión social en Canovelles, Badia del Vallès y Barcelona”, explica Arnau Bayarri, de Save the Children. En la colaboración del mismo supermercado con el Casal dels Infants los fondos “fueron para el refuerzo escolar de mil niños de los barrios del Raval y del Besòs (en Barcelona), La Mina (Sant Adrià), Sant Roc y Llefià (Badalona), Santa Coloma de Gramenet y Salt”, como enumera Raquel Ortega, directora de comunicación del Casal dels Infants.

Temas Solidaridad