Ir a contenido

VERANO SOLIDARIO

Escuela de jóvenes activistas ambientales

Los campamentos de voluntariado ambiental de Fundesplai y EL PERIÓDICO combinan el aprendizaje vivencial con el ocio, la convivencia y el contacto con la naturaleza

Júlia Hinojo

Los jóvenes han conbiunado el aprendizaje con la convivencia y el contacto con la naturaleza. / VINYET SOLÉ

Los jóvenes han conbiunado el aprendizaje con la convivencia y el contacto con la naturaleza.
Participantes en los campamentos de Fundesplai.

/

"Quiero contribuir a mejorar el medio ambiente porque lo necesita". Este es el motivo por el cual el Roger Jerez, de 14 años, aprovecha los veranos para participar en campos de trabajo. Este año optó por el campamento de voluntariado ambiental que organizan Fundesplai y EL PERIÓDICO. Más que un campamento, es una escuela de jóvenes activistas conscientes de la emergencia climática que sufre el planeta. En definitiva, una cantera de 'Gretas Thunberg'.

"Recomiendo a todo el mundo esta experiencia porque es una oportunidad para estar en contacto con la naturaleza, hacer amigos y sentir que estás trabajando a favor del medio ambiente", asegura el joven.

Desde la primera edición de los campamentos, hace tres años, hasta ahora, el número de participantes ha ido creciendo. Este año, 65 adolescentes de entre 13 y 17 años han mostrado su compromiso medioambiental sumándose a esta iniciativa de verano. ¿Los objetivos? Conectar con la flora y la fauna, mejorar los entornos naturales y alejarse de las aglomeraciones y la contaminación de las grandes ciudades.

A favor de la comunidad y el territorio

Los campamentos de voluntariado ambiental de EL PERIÓDICO y Fundesplai cuentan con un plan de actividades muy diverso y centrado en el aprendizaje vivencial. "Todos los campos de trabajo son proyectos de Aprendizaje y Servicio (APS) en los que se realiza algún tipo de trabajo de retorno a la comunidad y al territorio", explica Anna Puig, responsable de programas educativos en las casas de colonias de Fundesplai . Este año se ha puesto el foco en las tareas de voluntariado y el contexto en el que se realizan. "Queremos que los jóvenes tomen conciencia de la importancia que tienen estas tareas que hacen y que les den el valor que tienen", añade.

Puig asegura que los campamentos de voluntariado ambiental permiten aprender fuera del contexto de la educación formal, conocer nueva gente, fomentar la convivencia y conocer nuevas realidades. "Introduce los y las jóvenes en el mundo del voluntariado y los vincula con el valor que tiene nuestro territorio y la importancia de conservarlo".

Excursiones y experiencias nuevas

Los chicos y las chicas apuntadas se desplazaron a Ogassa y Sant Feliu de Buixalleu para disfrutar de actividades deportivas, acuáticas, de trabajo en equipo, de juegos de campo y de talleres plásticos, entre otros.

Por las mañanas se dedicaron a las tareas de voluntariado. Mejoraron el estado de las balsas para anfibios, arreglaron accesos a espacios naturales, hicieron márgenes con elementos naturales y técnicas de bioconstrucción, hoteles de abejas, refugios para conejos y cajas nido.
Por las tardes y las noches, era el turno de las actividades de ocio, en las que se facilitaba la cohesión de grupo. Para descubrir el entorno próximo y vivir experiencias nuevas, se organizaron varias excursiones, algunas de las cuales terminaron en noches de vivac, observando las estrellas, alejados del ritmo frenético que se vive durante el resto del año.

Consejos para ser sostenibles

Además, se trabajaron actividades para que los y las jóvenes aprendieran nociones de periodismo. Así, documentaron las tareas que iban haciendo para luego transmitir los conocimientos adquiridos a través de vídeos propios y de pequeñas investigaciones.
El grupo de jóvenes decidió comunicar sus acciones a través de un perfil de Instagram (@ CanMasseguer2k19). La mayoría de imágenes publicadas en esta cuenta giran alrededor de una idea: dar consejos para vivir de una manera más sostenible.

Algunas publicaciones daban herramientas para ahorrar agua o para construir una casa para abejas. En otros, recomendaban documentales sobre el cambio climático.

Finalmente, también había un espacio para la crítica constructiva y la denuncia. En un 'post' escribían: "Hemos ido al bosque en busca de plantas aromáticas y solo hemos encontrado plásticos".

Temas: Verano Niños