Ir a contenido

Empresas con valor añadido

Normalizar la discapacidad es el reto social que da sentido a los Centros Especiales de Trabajo

C. E.

FEM-CET. Actividad en el Centro Especial de Trabajo de la Fundació Esclerosi Múltiple.

FEM-CET. Actividad en el Centro Especial de Trabajo de la Fundació Esclerosi Múltiple. / FERRAN NADEU

Toda persona en el paro, tenga o no alguna discapacidad, en cierto modo, se desintegra en la sociedad, al perder poder adquisitivo. Gracias al salario, en nuestro equipo, personas con discapacidad pueden sentirse integradas socialmente y, además, atendemos sus necesidades sociales y tenemos en cuenta toda la dimensión personal del trabajador, también las afectivas y personales”. Son palabras de Josep Maria Solanellas, fundador y director de la empresa de packaging, manipulados e inyección de plástico Miton, con 200 trabajadores el 93% de los cuales tiene alguna discapacidad. Hace 

"Quizás no hemos sido capaces de demostrar la aportación a las empresas de personas con discapacidad»

casi 30 años que Solanellas vio un vacío  en la profesionalización de las personas con discapacidad. “Pueden ocupar puestos tanto en el departamento de calidad, como siendo peones de cadena, llevando carretillas, en recepción, administración o limpieza, en todos los estamentos”, señala. Solanellas proviene de la educación especial. Y fueron sus seis alumnos los primeros empleados de la empresa que puso en marcha en 7 metros cuadrados de espacio. Hoy son 8.000 metros cuadrados en Abrera los que ocupan dos centenares de empleados. La multidiscapacidad, mental, orgánica o sensorial está ahí, pero no importa. En esa área de trabajo entran en juego las multicapacidades de cada persona. Echando la vista atrás, Josep Maria Solanellas lamenta que “todavía sea tan difícil concienciar al empresario sobre la aportación de las personas con discapacidad, sobre todo intelectual o mental. Quizás no hemos sido capaces de demostrar las posibilidades de estas personas”, dice, satisfecho, sin embargo, de que su empresa y sus empleados estén compitiendo perfectamente con empresas ordinarias del mismo sector.

Esclerosis múltiple al mando

Hace 18 años, la Fundació Esclerosi Múltiple (FEM), para dar respuesta a la necesidad de inserción laboral de sus usuarios, creó su propio Centre Especial de Treball, FEM-CET. Desde él ofrecen servicios de Call Center, administración y manipulados, y dan servicios de externalización en recepción y apoyo administrativo. Ferias como la del pasado mes en el Museu Marítim de Barcelona “nos permiten reclutar personal para futuros procesos de selección. Este año hemos reunido un centenar de currículos. Sus titulares serán entrevistados por nuestros técnicos de inserción y se valorará su perfil para futuros procesos de selección. Esperemos que el 15% de ellos sean insertados este año en nuestro CET”, explicó la responsable del FEM-CET, Marta Alzina.

Las 6 lavanderías industriales y 5 hoteles de Ilunion donde más del 75% de personal tiene alguna discapacidad demuestran que el mejor encaje para cada diferencia existe.