Ir a contenido

SAVE THE CHILDREN

"Los compañeros que no tienen móvil se sienten apartados porque no saben de qué va la cosa"

Charla con Lucía y Candela, de 12 años, sobre el uso y los riesgos de la telefonía móvil

Mireia Recasens (SAVE THE CHILDREN)

Lucía y Candela, con sus móviles.

Lucía y Candela, con sus móviles. / Ferran Mart C

Los niños y adolescentes de ahora son hijos de las nuevas tecnologías. El acceso a internet puede contribuir a desarrollar su potencial, pero también comporta graves riesgos. Charlamos con Lucía y Candela, de 12 años, sobre su uso y utilidad.

-¿Cuánto hace que tenéis móvil?

-Lucía: Desde febrero que fue nuestro cumpleaños.

-¿Cuánto hacía que queríais tener móvil?

-Candela & Lucía: Buf… Antes, mucho antes.

-Lucía: Cuando empezó el curso más o menos.

-¿En vuestra clase quién tiene móvil?

-Lucía: Casi todo el mundo.

-Candela: Y los que no tienen móvil se lo piden a sus padres porque se sienten apartados.

-¿Por qué?

-Lucía: Muchas veces nos ponemos a hablar sobre conversaciones de WhatsApp o vídeos que se han mandado y los compañeros de clase que no tienen móvil se sienten apartados y raros porque no saben de qué va la cosa.

-¿Para qué utilizáis el móvil?

-Lucía: Para mandar whatsapps.

-Candela: Y para jugar. Tenemos una aplicación que se llama Musical.ly donde te ponen música y tú tienes que hacer el baile. Luego lo publicas y tus amigos lo ven.

-¿Lo necesitabais ahora?

-Lucía: Sí, porque nuestro colegio no tiene instituto y queríamos tener los contactos de todo el mundo para poder vernos cuando empecemos en el instituto.

-Candela: Eso es… aunque era un poco excusa.

-¿Por qué creéis que vuestros padres no os lo querían comprar?

-Candela: Porque era muy pronto según ellos.

-Lucía: Somos pequeñas y pueden pasar muchas cosas en las redes sociales.

-¿Qué cosas?

-Lucía: Ciberacoso o que obtengan tus datos personales. Hay mucha gente del cole que se tapa la cámara porque te lo pueden piratear.

-¿Os han hablado de los riesgos que hay en internet y las redes sociales?

-Lucía: Sí. Gente que te puede buscar o saber dónde vives. Gente que te puede acosar…

-Candela: Por eso solo tenemos Musical.ly y la cuenta es privada.

-¿Os controlan el uso que hacéis?

-Candela: Sí. Y entre semana sobre todo lo utilizamos para trabajos y deberes del cole.

-¿Y qué os parece?

-Lucía: Me parece bien. Así, si vemos alguna cosa que no debemos ver nos pueden avisar.

-¿Podríais vivir sin Internet?

-Lucía: Hombre, vivir sí, pero nos costaría más porque estamos acostumbradas a estar con tecnología y sería más difícil.

-Candela: Además habría muchas cosas de las que no nos enteraríamos. Nos sentiríamos apartadas porque todo el mundo hablaría de lo mismo. Hemos vivido siempre con internet. Por ejemplo, sería muy difícil buscar información porque el señor Google te lo dice todo.

-¿Os han dado alguna formación sobre el buen uso de internet?

-Candela: Nuestros padres, y en el cole de redes sociales, sobre todo.

-Lucía: Pues que tenemos que tener cuidado porque hay mucha gente que puede decir cosas malas sobre lo que publiques

"Tenemos que tener cuidado porque hay mucha gente que puede decir cosas malas sobre lo que publiques"

Lucía, 12 años

, o que también te pueden buscar o tener tus datos personales. O sea que tienes que tener cuidado.

-¿Os ha pasado alguna cosa a vosotras o a vuestros amigos en las redes sociales?

-Lucía: Tenemos una amiga que hizo un vídeo y la gente empezó a decirle cosas malas. A otra amiga que tiene la cuenta privada pero acepta a gente, le empezó a hablar un señor. Nosotros le dijimos que como no sabía quién era que le bloqueara y al final lo hizo.

-Candela: A otra, un chico le pirateó la cuenta de Instagram y empezó a decir cosas malas de sus fotos y ella tuvo que bloquear la cuenta.

-¿Qué opináis sobre el anonimato en la red?

-Lucía: Puede que desde el anonimato sea más fácil decir cosas malas, pero afecta lo mismo por el móvil, por las redes sociales o en persona. Nosotras tenemos cuentas privadas y no aceptamos a gente que no conocemos porque nuestros padres no nos dejan, aunque nosotras tampoco lo haríamos

-Candela: O quizás sí. Pero estamos concienciadas de todo lo que puede pasar. Sabemos que es muy fácil engañar a través de las redes sociales.

-¿Con 12 años, se es suficientemente maduro y mayor para tener redes sociales?

-Lucía: No, creo que no. Pero como lo tiene mucha gente, pues es normal que lo queramos también.

-Candela: Yo creo que sí, pero con cuidado. Si se utilizan bien no hay ningún riesgo, pero si se utilizan mal, sí.

-¿Sois muy cuidadosas por vuestros padres o porque estáis concienciadas?

-Lucía: Nuestros padres desde pequeñas ya nos han dicho que pueden pasar cosas malas en las redes sociales y tenemos cuidado. Ahora lo que estamos intentando es que nos dejen tener Instagram… jaja.

-¿Por qué creéis que no os dejen?

-Candela: Pues no lo sé, porque Musical.ly es lo mismo.

-Lucía: Supongo que porque se piensan que Instagram lo ve más gente y que puede ser más peligroso.

Del patio a la pantalla

"Están en una edad que no sabes dónde poner el límite”, cuenta Maria del Carmen, la madre de Candela y Lucía. Es indiscutible que los niños, niñas y adolescentes son nativos digitales, ya no conciben el mundo sin internet, pero es necesario contar con herramientas de prevención que favorezcan el control del uso de las nuevas tecnologías.

En España, el 95% de los niños y niñas de entre 10 y 15 años utiliza internet, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El acceso a Internet, por un lado, puede ayudar a los niños a desarrollar su potencial abriendo un mundo de posibilidades de aprendizaje para ellos, pero, por el otro, también comporta riesgos relacionados con el ciberacoso, la suplantación de identidad, las adicciones, etc.

Los cambios en la forma de comunicarse de los niños, niñas y adolescentes y la percepción de las relaciones que implica la realidad digital, hace que, por ejemplo, el ciberacoso sea una forma de violencia de especial complejidad. Según el informe de Save the Children 'Yo a eso no juego', un 7% de los estudiantes dice sufrir ciberacoso. Este es especialmente preocupante porque además de los elementos fundamentales del acoso presenta problemáticas añadidas como la exposición de la víctima de manera ilimitada en tiempo y espacio y la impunidad que el anonimato da a los agresores.

La socialización de la infancia no puede ni debe canalizarse únicamente por el medio del ciberespacio. Este nuevo medio físico, psicológico y relacional, nos conduce a nuevas formas de comunicarnos que, sin control, derivan en trastornos ansioso-depresivos, trastornos del déficit de atención, trastornos de la conducta alimentaria o del sueño, llegando a los trastornos del manejo de impulsos y adicciones como el 'gambling', oniomanía o cibersexo.

Como decíamos, una cuestión que preocupa a los padres y madres incide en la limitación del uso de las nuevas tecnologías.  Cuando llega el momento en el que se plantea la necesidad de los niños de tener un Smartphone, por ejemplo, deberíamos tener presente la realidad madurativa y de desarrollo de nuestros hijos. Es clave que el buen uso pase por un marco de instrucciones protectoras de la imagen y de la identidad física y psicológica. Más allá de comprar o no comprar, al igual que pasa con un nuevo electrodoméstico que viene acompañado de un manual de instrucciones, deberíamos poder contar con “las premisas del buen uso”, acompañadas de las consecuencias y limitaciones del mismo.

En los diferentes escenarios de la vida cotidiana de los niños - en la calle, en el metro, en la televisión, en la escuela, en casa - tenemos la obligación de ofrecerles protección y amparo a cualquier manifestación de naturaleza violenta.  Pero, es más, debemos poner énfasis desde la primera infancia en los modelos educativos que representamos para la infancia, y qué herramientas y recursos les ofrecemos como juego.

Entregar una tableta o un 'smartphone' para distraer a los niños cuando son muy pequeños con el visionado de dibujos animados, o incluso poner la televisión para conseguir que coman, no resultan pautas educativas que favorezcan su desarrollo, ni aprendizaje de hábitos. Gran parte de los aprendizajes se dan mediante el juego. Por eso debemos garantizar que este se genere en parámetros de seguridad y prevención, que acompañen y estimulen para favorecer el desarrollo físico, intelectual y social de los niños para que así su realidad sea más que una pantalla.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.