Ir a contenido

"Lo que viven los niños refugiados es una injusticia muy grande, son inocentes"

Cuatro niños de Lleida explican cómo ayudarían a los menores refugiados

Mireia Recasens

Dhouha, Anass, Sadrac y Alicia en un momento de la entrevista.

Dhouha, Anass, Sadrac y Alicia en un momento de la entrevista. / SANTI IGLESIAS / SAVE THE CHILDREN

Acogerlos, cubrir sus necesidades o cuidarlos como a un hermano. Así es cómo cuatro niños de Lleida, Alicia, Anass, Dhouha y Sadrac, de 11 años, ayudarían a niños y niñas refugiados que, a pesar de ser como ellos, no tienen sus mismos derechos. Los cuatro saben ponerse en su piel y hablan de injusticia, miedo y soledad. Esta es la lección que nos dejan.

-¿Habéis escuchado hablar de los niños y niñas refugiados?

-Dhouha: Sí, son niños que huyen de las guerras en su país y que injustamente tienen que irse a otro y cruzar fronteras o incluso continentes para llegar a los campos de refugiados, lugares donde acampan, donde no tienen la máxima seguridad. Y además por el camino pueden perder a algún miembro de su familia.

-Anass: Son niños que estan huyendo de la guerra o de la pobreza. En los campos de refugiados no están en unas condiciones perfectas. Pueden estar ahí pero no siempre, ya que en algún momento tendrán que irse a otro lugar.

-¿Cómo creéis que es la vida en un campo de refugiados?

-Sadrac: Imposible, muy difícil.

-Alicia: Tienen poca comida, se duchan con agua fría. Ducharnos con agua caliente es un privilegio y no lo vemos.

-Dhouha: No están con la gente que siempre han querido como sus amigos, familiares o sus paisanos. Pueden sufrir enfermedades porque un campo de refugiados no es una casa, están en el suelo. Pueden caer enfermos y morir. Su vida no es como la nuestra…

-¿Y qué opináis?

-Sadrac: Es muy injusto porque no han hecho nada y no hay derecho de que estén sufriendo así.

-Alicia: Lo que viven los niños refugiados es una injusticia muy grande, son inocentes y no han hecho nada.

"No hay derecho que otros descarguen su odio contra los niños y niñas"

Alicia, 11 años

No hay derecho que otros descarguen su odio contra los niños y niñas. Les destrozan la vida y tienen que escapar, y luego no les dejan cruzar las fronteras.

-Anass: No tiene sentido hacer esto. No pueden hacer guerras sólo porque les da la gana. Me parece estúpido. Un niño tiene que crecer y poder hacer algo mejor y ahora no tienen ninguna esperanza.

-¿Qué creéis que es lo que más puede echar de menos un niño que vive en un campamento?

-Alicia: A sus padres o hermanos si han fallecido, a sus amigos y toda su vida anterior. Y la escuela. Es muy triste que un niño no tenga el derecho de ir a la escuela. Todos somos personas.  

-Sadrac: Padres, familiares, amigos. Y la escuela también, porque no reciben educación.

-Dhouha: Deben echar de menos todos los derechos y obligaciones que tenemos los niños. La alimentación, la higiene, la seguridad, la educación… Hay niños que siempre se quejan de que la escuela es un rollo, de que si no le compran la Play, cuando otras personas están sufriendo muchísimo más.

-¿Cómo creéis que se siente un niño refugiado?

-Anass: Deben sentirse desgraciados, muy tristes, porque lo han perdido todo y ahora tienen que vivir con gente que no conocen de nada. Yo en su lugar no sabría qué hacer, estaría desesperado.

-Dhouha: Yo me sentiría sola, amargada…

-¿Habíais escuchado hablar de los refugiados antes?

-Sadrac: En la televisión. Que sufren bombardeos, que hay guerra en su país y que tienen que buscar refugio e irse porque si no pueden morir.

-Alicia: Yo lo he visto en la televisión y mi abuela también me ha hablado de eso. Ella tenía 15 cuando tuvo que escapar de Argelia por la guerra y me ha explicado todo lo que vivió. Estaba muy triste porque unos terroristas mataron a su padre cuando intentaban llegar a los campos de refugiados. Fue muy difícil porque había muchas fronteras, no dejaban pasar a la gente…

-¿Y cómo os ha hecho sentir conocer la historia de niños que son como vosotros y que están en estas condiciones?

-Anass: Impactado y sorprendido. Es difícil de creer.

-Dhouha: Impactada por lo que he visto y por lo que sé. Triste también, pero a la vez agradecida de saber que no pasa aquí en Lleida.

-Imaginad que viene un niño refugiado a vuestro colegio, ¿qué haríais para que se sintiera bien?

-Anass: Jugar y hacer deporte juntos para que olvidase las penas y también navegar por Internet porque seguro que en los campos de refugiados no ha podido.  

-Sadrac: Cubrir todas sus necesidades, hablar con él, jugar con él.

-Alicia: Acogerlo mucho y preguntarle cuáles son sus actividades y juegos preferidos así jugaríamos y se sentiría mejor.

-Dhouha: Hacer lo mejor para que se sintiese acogido. A parte de jugar con él también hablaría con su familia porque si no pueden cuidarlo lo podría hacer yo. Yo le cuidaría como a un hermano o hermana.

0 Comentarios
cargando